Arte contemporáneo y comida griega

Me gusta mucho el centro de Zapopan: los arcos, la Plaza de las Américas, la Basílica y claro, todos los barecitos y fondas que garantizan noches deliciosas… He descubierto que si te tomas el tiempo de recorrer el rumbo a pie y con calma, logras extraer el encanto pueblerino que ya en muchas zonas de la ciudad no consigues.

Basilica1

Yo lo visito con bastante frecuencia, mejor dicho, lo corro con frecuencia. Generalmente comienzo mi lunes y semana con mi equipo de entrenamiento, corremos desde el Club Atlas Colomos hasta la Basílica y de regreso. Subimos por Av. de las Américas, entramos por los Arcos y trotamos por el centro de la plaza que nos recibe y nos permite disfrutar de una Basílica iluminada y tranquila, como si todavía durmiera. Como los cuerdos siguen dormidos a esa hora, nos toca disfrutar del espectáculo solitos. Yo no sé qué tan creyentes o religiosos sean ustedes, pero independientemente de su credo o vocación, la madrugada, la quietud y el silencio rítmico de los tenis contra la piedra provocan un momento, una sensación de plenitud. El ardor que la calle empinada provoca en mis pantorrillas vale siempre la pena.

MAZ1

Pero bueno, si no son tan madrugadores hay otras opciones para disfrutar el centro de Zapopan. La semana pasada aproveché para visitar otro de mis espacios favoritos: el Museo de Arte de Zapopan (MAZ), ubicado en el Andador 20 de noviembre, abre de martes a domingo desde las 10:00 am y hasta las 18:00 horas (a excepción del jueves que cierra hasta las 22:00). La entrada es libre todos los días y no tiene problemas de accesibilidad, ya que cuenta con rampas en todas las salas y, de hecho, el mismo museo tiene tres sillas de ruedas para el uso de los visitantes que las requieran.

El caso es que no hay excusas, es un Museo que tienen que vistar. Lo que a mí me gusta del MAZ, es que nos da la oportunidad de aprender y reflexionar a través del arte contemporáneo.

El miércoles visité dos exhibiciones:

1. Atopía. Migración, legado y ausencia de lugar

MAZ4 Continue reading

El centro, mi abuela y una calandria

buren1

Sofi mi prima tuvo la iniciativa de invitar a mi abuela al Instituto Cabañas la semana pasada. Y a sabiendas de que yo soy fanática de ir al centro, me invitaron también. Al final, el plan contagió a mi hermana y a mi mamá y planeamos para ir juntas algún día de la semana. Si tienen ganas de ir a conocer yo recomiendo que vayan un martes, ya que la entrada es gratuita ese día. Nosotras, por cuestiones de horarios terminamos visitando el sitio el miércoles por la mañana. Nos fuimos tempranito, mi abuela nos había dicho: “nos vamos desde a desayunar. Las quiero llevar a un restaurante antiguo”.

hotelmorales

 

El miércoles a las 9:30 salimos de su casa y manejamos hasta el Centro Histórico de la ciudad. Hotel Morales, dijo que se llamaba, ¡qué conveniente, ja! En realidad, el lugar solía ser la Casa Verea, pero con la llegada del tren se transformó en hotelito para recibir a los visitantes. Ubicado en av. Ramón Corona 243, esquina con Prisciliano Sánchez, ofrece una vista preciosa al Jardín de San Francisco. Desayunamos ahí: molletitos con frijoles y pan francés con azúcar, canela y fresas. En la esquina del patio interior, un pianista tocando un vals. Había algo en el ambiente, más allá de la clara disposición que las mujeres de mi familia y yo teníamos por disfrutar la frescura de la mañana, el hotel, los arcos, el techo, los muebles, todo nos iba preparando para disfrutar por unas horas de una Guadalajara distinta.

 

hotelmorales2

gdl1

Salimos del Hotel con la intención de caminar hasta el Instituto Cultural Cabañas (unas ocho cuadras de distancia), pero a cinco minutos de camino mi hermana rememoró su infancia y djio: “algún día deberíamos pasear en calandria”. ¿Sí quieren? ¿Sí? Y no tardamos ni quince segundos en cambiar el curso hasta el Jardín San Francisco. Mi madre quiso negociar con el calandrero (¿a alguien le sorprende?), pero mi Tita no le dio chance. ¡Cuando menos pensamos ya se trepaba a otra calandria estacionada y no nos dio opción! Creo que este fue mi momento favorito de todo el día: ver a mi abuela tan decidida, tan dispuesta a pasarla bien, a enseñarnos desde la calandria dónde tomaba nieve en los portales. Deberíamos hacerle caso más seguido a nuestras abuelas.  Continue reading

¡Piggy-back a desayunar!

Piggy1

Todos tenemos nuestros lugares favoritos. Alguna cafetería donde desayunas chilaquiles, o un café donde saboreas los scones más deliciosos… A lo mejor te gusta un puesto donde sabes que los tacos de lengua nunca te van a decepcionar. Sí, todos tenemos nuestros lugares favoritos y yo, poco a poco les iré platicando y recomendando los míos. Sin embargo, hoy les quiero contar sobre un lugarcito que a pesar de tener tres años funcionando nunca había visitado.

IMG_3325

El viernes pasado Paco y yo nos encontramos en Chapultepec para desayunar. No teníamos un lugar ni un antojo definido así que optamos por caminar y encontrar un local que nos llamara la atención. Tras quince minutos de pasear por las calles de la zona y una ayudadita de Foursquare dimos con Piggy Back. Ubicado en Justo Sierra #1819, el restorán nos recibió con su vibra fresca y relajada; una tripita aluzada con paredes blancas, acentos de colores pastel y un celo amarillo.

Piggy3

IMG_3324

Entramos y atrevesamos el espacio para tomar una mesa. Ya el puro recorrido al interior vale la pena: pasar por la barra y mirar los Boings helados, las mesas de madera blanca, las sillas de plástico tejido, las copas chocomileras, las tacitas de porcelana vieja… Al fondo, una estantería con libros descarapelados y unas figuritas de los Beatles.

Continue reading

El centro en vacaciones

Plaza Tapatia1

Estos ojitos mexicanos casi se acaban de despertar. Como a la mayoría, también los lunes me cuestan trabajo y sobre todo después de un fin de semana tan bonito como el que tuve. Finalmente, después de 15 días de trabajo, ¡tuve un día libre! Y lo aproveché de principio a fin haciendo algunas de las cosas que más disfruto: caminar por mi ciudad, tomar fotos y comer rico. ¿No les pasa que seguido dicen: quiero ir a tal museo, o quiero probar tal restaurante, o quiero visitar tal parque, pero nomás nunca lo hacen? Honestamente, a mí sí. Solemos tener muchas ideas y planes pero la zona de confort también es muy convincente…

Mony11

Total que yo hace poco me enteré que por motivo de las vacaciones todos los museos de Guadalajara serán de libre acceso hasta el 18 de agosto. ¡Gratuitos! Tenemos una ciudad preciosa que nos ofrece una oferta cultural bastante amplia, el chiste es darse la oportunidad de descubrirla y yo los quiero invitar a que lo hagan.

Así que, para darles una probadita de lo que Tapatilandia propone me di una paseada por el centro y sus rincones con mi amigo, Francisco Espinoza (quien por cierto toma fotos increíbles que pueden checar por aquí).

Continue reading