Fiestas y altares por el Día de Muertos

IMG_8998

IMG_5645

A pesar de lo que diga mi feed en Instagram, octubre no significa, para mí, miles de árboles de colores ocres y amarillos decorando mi ciudad, ni pilas de hojas crujientes en el suelo, ni las primeras oportunidades para usar bufandas y botas de la temporada. No. En Guadalajara, octubre significa que tus feeds de Instagram y Facebook se llenan de las fotos de tu amigos en fiestas de disfraces o conciertos de Juan Ga en el Palenque, que ya puedes ir a Starbucks a comprarte un pumpkin chai latté, que, si tienes un poquito de suerte, comenzarás a sacar tus suéteres ligeros del clóset; y lo que a mí me emociona más, que llegan los guiños del Día de Muertos a la ciudad.

IMG_8997

IMG_9005

Por más emocionante que sea buscar un disfraz para la fiesta del viernes, que todos los supermercados te tienten con calabazas de plástico gigantes, que las tiendas las decoren con telarañas falsas y que no puedas cruzar la calle sin que la risa de una bruja mecánica te persiga, no creo que haya una celebración que durante este época anticipe más un mexicano que la de sentarse a la mesa con la familia y los amigos a compartir un pan de muerto calientito con chocolate caliente. ¡Vamos, esperamos todo un año para que podamos saborear este manjar!

IMG_9016

IMG_9000

Que los mexicanos tenemos una relación especial con la muerte, es un hecho conocido alrededor del mundo. Comer calacas hechas de azúcar, comprar jueguetes de doctores y abogados hechos esqueletos, y lo más bonito: armar altares para honrar a nuestros muertos con ofrendas, papel picado, flores de cempazuchitl, y objetos que recuerdan a sus pasatiempos, platillos y vicios favoritos, suele parecer extraño para todos aquellos que no crecieron en nuestro país. México es surrealista por excelencia. Ya lo decía Dalí, tras su visita a nuestras tierras, que no quería volver jamás a un lugar que era más surrealista que sus pinturas, ¡ja!

IMG_9051

IMG_5647

Mi hermana y yo tuvimos la fortuna de conocer y convivir con nuestros abuelos, abuelas y dos bisabuelas. Sin embargo, desafortunadamente, en los últimos cinco años hemos sufrido la pérdida de más de la mitad. No quiero sonar burda, ni faltar al respeto a ninguno, pero pareciera que se pusieron de acuerdo. A diferencia de muchos de mis amigos, a mí no me sacaron del salón en la primaria para avisarme que mi abuelita había muerto. No, Marifer y yo la libramos hasta hace cinco años, cuando mi Tito Poncho dijo adiós; hasta hace 18 meses, cuando mi Tito Pepe dijo adiós; hasta hace cuatro meses, que mi Tita Chata dijo adiós. Así que nos hemos visto sacudiendo la mano más de lo que nos gustaría, pero en el fondo tenemos el corazón contento, seguro de que nuestros muertos están, por estar muertos, más tranquilos.

IMG_8995

IMG_9056

Marifer tiene un corazón gigante y por segundo año consecutivo decidió que debíamos sumarnos a la tradición mexicana por excelencia e instalar un altar en la casa. Y, para armar el altar, no hay mejor lugar para surtirse que en la tradicional Feria del Cartón del Parque Morelos. ¿Lo han visitado? Ubicada en el Centro Histórico de Guadalajara (Calzada Independencia esquina con Juan Manuel), la Feria cuenta con más de 150 puestos de pan de muerto, calaveritas de azúcar, juguetes, artesanías y papel picado, y se puede visitar a partir del segundo fin de semana de octubre desde las 10 de la mañana.

IMG_9007

IMG_5644

IMG_9022

¡Es una experiencia ir a la feria! Revives tu infancia, tienes un reencuentro con tu mexicaneidad. Además, no todos los puestos son de artesanía, algunos venden garnachas, pizzas, gorditas de nata recién hechas, dulces y cajetas… Yo recomiendo ir por la tarde cuando comienza a bajar el sol (y el calor) para añadir misticismo a la experiencia y para tener la nariz y la barriga ya dispuestas a provocar el antojo.

IMG_9011

IMG_9057

IMG_9030

Cabe mencionar que la Feria del Cartón, como todo lo demás en el país, se ha visto afectada por consecuencias de la globalización. Vaya, algunos vendedores han cambiado las muñecas de cartón por máscaras de Freddy Krueger, y los platitos y comiditas de barro, por arañas y murciélagos de plásticos fluorescentes. Pero al fin, los mexicanos ya no sólo usamos huaraches y sería injusto pedirles a los vendedores que sólo vendieran figurines que cada vez se ausentan más, que no creemos poder usar como disfraz.

IMG_9049

IMG_9037

IMG_9027

Realmente les recomiendo que visiten la feria, que revivan un poco la tradición mexicana, que se coman una gordita de nata calientita, que celebren con cariño y flores a sus muertos, que armen un altar. Yo tengo muchas ganas de visitar los recorridos que ofrece el Panteón de Mezquitán o el Panteón de Belén por las noches, ¿han ido? ¿Cuál me sugieren? Creo que sí estrechamos un vínculo con aquellos que nos han dejado cuando celebramos que vivieron, cuando los ofrendamos, cuando dejamos en el altar naranjitos, tequila y dominó para que bajen y por un rato convivan y jueguen en nuestras casas, tomen vino de nuestros vasos, se calienten los huesos con nuestras velas. Que la verdad, ahora que reflexiono, pienso que si celebramos tanto su muerte, si nos reímos de ella, si le hacemos fiesta, algo de festividad debe existir por allá también. Quizá mis titos no están tranquilos por allá, donde sea que sea ese lugar; quizá están juntos, echándose unas cubas, comiéndose unos taquitos de chicharrón prensado a media partida de dominó, riéndose de nuestra cara de solemnidad cuando vemos su fotografía sobre el último peldaño del altar, compartiendo por unos días su fiesta y alegría con nosotros.

IMG_4129

IMG_9067

#BringItOnChicago2014 – La historia de mi maratón

Esta es la historia de mi maratón.

IMG_5178

El origen

El año pasado, después de un entrenamiento dónde me sentí fuerte, rápida y, para qué les miento, invencible, corrí con mi mamá y le dije: “mamá, ¿y si el año que entra corro el maratón de Chicago?”. A lo que me respondió: “si te entrenas, te llevo”. Entre que a la señora cualquier excusa para viajar le parece válida y yo, que me cucan los retos y los desafíos, parecía que el plan sólo requeriría de una inscripción para ponerse en marcha.

Ahí les va un poco de contexto: corro desde hace tres años y comencé porque mi familia política constantemente me animaba a acompañarla en carreras. Yo odié correr la mayor parte de mi vida. De verdad. No permitía que ni mis primas, ni mis cuñadas, ni mis ganas de bajar de peso me arrastraran a trotar un kilómetro. Para mí correr era el símbolo de mi asfixia, mi debilidad, mi empujón al colapso, a sentirme fuera de control, pero creo que si hay algo que me disgusta más que poner a mi cuerpo bajo esos síntomas, es decir: no, porque no puedo o, no porque no sé. Así que, tras varias ocasiones en que me negué a registrarme a un 5 u 8K, comencé a sentir muchísima vergüenza, muchísima decepción y, de pronto, muchísimo coraje. Tenía que dejar de decirles que no. Así que al día siguiente me desperté, fui al gimnasio, me subí a la caminadora y troté. Troté durante 35 minutos; mis primas pasaban frente a la caminadora con los ojos confundidos: ¡quién te viera! Yo miraba el cronómetro y a mis piernas en el espejo: ¡quién me viera!

IMG_0034

Así comencé a correr, con ganas de probarles a todos que la próxima vez que me invitaran no sólo no iba a huir, sino que iría y lo haría bien. Continue reading

Para los carnívoros, un poquito de BBQ

IMG_5039

¡Ya es lunes! Y como cada semana, me siento feliz de poder compartir con ustedes mis últimas experiencias gastronómicas y culturales. Y créanme cuando les digo que la de hoy es para chuparse los dedos, literal. Y lo que pasa es que, por fin, Guadalajara tiene un pedacito de Texas y sus deliciosas recetas…

wabba2

Wabba Texas BBQ es un restaurante dedicado a la preparación de comida digna del sur de Estados Unidos. Low and slow, como debe ser la cocción de todos los alimentos. Ubicado en avenida Ávila Camacho 2292, Wabba te espera con las puertas abiertas de martes a domingo de 13:30 a las 24:00 horas. El lugar es súper agradable: la adaptación de los contenedores, las mesas de madera, los letreros que te invitan a disfrutar la comida, y la barra llena de cervezas de barril y licores crean un ambiente moderno pero acogedor. Además, el diseño de todo el lugar y sus accesorios es muy agradable: los menús, los manteles de papel, las postales tipo vintage de Coca Cola, las tablitas de madera donde sirven la comida… ¡lo tienen que visitar!

wabba3

Como entrada yo recomiendo pedir el pulpo a las brasas, las alitas o el trío de hamburguesitas. O si prefieren algo un poco más light, pueden pedir una ensalada fresca, para luego comer el plato fuerte con más ganas. Porque prepárense…

wabba4

wabba5

De platos fuertes… uff… Ahí les va: unas costillitas, que están tan suavecitas que la carne se desprende con el primer golpecito del tenedor, bañadas en salsa BBQ. O qué tal un brisket: un platillo tradicional de la cocina tejana; un buen pedazo del pecho de la res, sazonado y ahumado a fuego lento durante más de 12 horas para que el sabor y la grasita se impregnen en la carne… O un sánwich de pulled pork (carne de cerdo deshebrada), queso amarillo, col, y una de las tres salsas que Wabba Texas BBQ pone en el centro de tu mesa (Texas, a base de chiles ahumados; New Orleans, con especies cajún y la Wild Kentucky, con un toque de bourbon y tamarindo). Continue reading