Due Cosmopolitan Cuisine – ¡rinconcito que tienen que visitar!

due1Ayer fui a comer a un restaurante que tenía más de un año que cruzaba mi camino. Lo veía en el carro, o durante algún recorrido a pie, o de reojo cuando iba a cenar a Gaspar. Pero por alguna extraña razón nunca me había animado a probar su cocina ni a conocer el local. A veces pasa, ¿no? Vemos y vemos lugares, pero no todos permanecen en nuestra memoria… Pues hoy quiero invitarlos a que dejemos esos prejuicios sesgados a un lado y nos animemos a visitar ese lugar que siempre ven, pero al que nunca acuden. ¡Podrían sorprenderse tanto!

Y es que así me pasó a mí el día de ayer, cuando me di la oportunidad de ir a comer en Due Cosmopolitan Cuisine (Lerdo de Tejada 2152). Por fuera, un toldo negro impide la visibilidad hacia el interior, ¡pero no se dejen engañar por la oscuridad! Una vez adentro, te percatas de que el restaurante es muy agradable: con espejos en las paredes, sillas y mesas de madera naranja y azul, una barra llena de alcoholes y copas, y un segundo piso con unas butacas amplias y cómodas. Sólo entrar al lugar hace que te quieras sentar a tomarte un vino y refrescarte.

due2

due4

Y fue lo que hicimos mi mamá y yo, quien me acompañó en la exploración. Comenzamos con un par de vasos con agua para quitarnos el calor y nos dispusimos a revisar el menú. Con una carta bastante amplia y accesible, el apetito se me abrió de volada. Estuvo difícil decidir entre el pulpo a las brasas, el bagel de de trucha verona, las tortitas de arrachera (que nos recomendaron mucho), o el atún tártaro. El mesero nos comentó que la tártara era una de sus platillos más sabrosos y vendidos, por lo que optamos por tomar su sugerencia y ordenarla.

due5

También pedimos vino, el chef, Adrián Castillo, se acercó a nuestra mesa y con mucha amabilidad nos platicó que tenía una botella de vino italiano que, a pesar de ser Cabernet, estaba muy ligero y sabroso para una tarde; ¡nos convenció! Y tenía razón, el Mezzacorona estuvo perfecto para una tarde y para los platillos que comimos después.

due11

due7

Antes de que nos sirvieran la tártara de atún, nos dieron unas bruschettas de cortesía de verdad deliciosas. El jitomate y la cebolla estaban muy frescos y bien marinados con aceite de oliva y pimienta. La tártara de atún también estuvo muy sabrosa, además es abundante, por lo que es una entrada perfecta para compartir y dejar el apetito suficiente para los platos fuertes.

Continuamos la comida con un salmón a la mostaza y vino blanco con puré de papa y espárragos salteados y un filete de res con foie gras. No es fácil encontrar platillos como estos y sobre todo con ese sabor y a ese precio (¡$160 y $180 pesos cada uno!), por lo que realmente quedé muy satisfecha. Mi salmón estaba perfectamente bien cocinado y los espárragos estaban tan ricos que quería pedir más. Intercambié platos con mi madre para probar su filete también. La carne estaba muy sabrosa, con un glasé muy bien sazonado y un paté muy suave, ¡lo recomendamos mucho ella y yo! Además, acompañado de una tercera copa de vino, los sabores resaltaron mucho más.

due8

due9

due10

Antes de pedir el postre y el café, el chef Adrián volvió a acercarse a la mesa. Yo no sé ustedes, pero, para mí, este gesto es una muestra de pasión y dedicación que muchos restaurantes podrían adoptar. Es bonito que se acerque el propio chef, que te platique su historia, dónde trabajó, dónde adquirió su gusto y sus habilidades en la cocina, y que, sobre todo, se acerque a explicarte sus creaciones, lo que te recomienda y cómo te sugiere maridarlo. Eso sí, todos los platillos de la carta vienen con una sugerencia para su maridaje, que van desde una cerveza oscura hasta un prosecco, ¡para que las tomen a consideración!

due6

Fue Adrián quien nos recomendó pedir, además de el bizcocho de chocolate, las Fresas Jubilee. ¡Hace tanto que no me comía unas! ¡Y estaban exquisitas! Flameadas con brandy y licor de naranja y acompañadas de helado de vainilla, fue el perfecto cierre (claro, siempre acompañado de mi café) para una comida deliciosa y llena de sorpresas.

due12
 

 

 

Sin duda regresaré y de verdad los invito a que ustedes también conozcan Due, ¡vale mucho la pena! Insisto, el menú es muy amplio (desde pastas al vino blanco y camarones a la mandarina, a taquitos pescado estilo La Paz y costillas de cordero y osso bucco) y además tiene precios muy justos y una atención muy amable. Además, los viernes tienen un grupo de jazz que ameniza las cenas y los domingos los niños pueden comer por sólo $50 pesos.

IMG_9500

Así que tienen tarea este fin de semana, ¡visitar Dué Cosmopolitan! O por lo menos algún lugar por el que siempre pasen, pero nunca se detengan. Es nuestro deber apoyar a los negocios locales, ¡siempre hay sorpresas gratas y deliciosas esperando! Yo seguramente regresaré a Due.

Horarios: lunes de 13:30 a 20:00 horas; martes a sábado de 13:30 a 00:00 hrs. y domingos de 12:00 a 18:00 hrs.

¡Abrazos a todos y feliz fin de semana!

due14

2 thoughts on “Due Cosmopolitan Cuisine – ¡rinconcito que tienen que visitar!

  1. Hola Mony, gracias por la referencia de “Due”. Como siempre tu redacción impecable!
    La comida se ve deliciosa y las fotos muy buenas también!
    Un saludo fuerte y esperando el siguiente Post!
    Mt

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s