7 consejos para comer delicioso y light en restaurantes

Con tantas festividades que hay en puerta y, por lo mismo, tantas citas, reuniones, búsquedas y pendientes que me tienen en la calle, me encuentro comiendo más seguido -sí, eso es posible- en la calle. Y aunque me encanta comer y disfrutar todo tipo de platillos, hay ocasiones en que el cuerpo, la cabeza y los pantalones ya piden recetas más saludables y menos engordativas. ¡Ojalá fuera yo una de esas personas que comen gorditas, enchiladas, pastas, donas, nieve de chocolate, gelato y refrescos sin subir de peso o engordar! Pero no, como la mayoría de las personas, tengo que ser disciplinada en el gimnasio y medirme un tanto en las comidas para sentirme fuerte, sana y en paz conmigo y con mi cuerpo.

Processed with VSCOcam with c2 preset

No quiero ser vanidosa, al contrario, les admito que de pronto soy bastante insegura con mi cuerpo, pero también es cierto que mucha gente me pregunta que cómo le hago para comer tanto y de todo y logro mantenerme en un peso sano. Y aunque admitiré que sí es un tanto difícil tener un blog que gire en torno a la comida y cuidarse al máximo, sí puedo compartirles algunos de mis tips y truquitos para que puedan salir a restaurantes tan seguido como yo y no tener que sacrificar los hábitos saludables ni la figura. Quiero recalcar que yo para nada soy nutrióloga ni estoy sugiriendo que sigan estos consejos como dieta cotidiana; sólo busco responder algunas de sus inquietudes y pasarles algunos de mis tips para cuando quieren cuidarse, pero, como yo, no pueden dejar de ir a restaurantes o comer en la calle con demasiada frecuencia.

  1. No te tomes las calorías – en algún libro o página de Internet leí este consejo y la verdad es que me ha funcionado un montón. Sé que a veces se nos podrá antojar un smoothie, un frapuccino, una malteada de fresa o alguna limonada llena de jarabe de frutas o azúcar. Y está bien tomarse estas bebidas de vez en cuando, pero no cinco de siete o cuatro de siete días de la semana. Intercambia esa bebida por una rusa de agua mineral, una naranjada sin azúcar o sólo un par de vasos con agua natural y muchos hielos.

  2. Intercambia el pan por las verduras – este truco no tiene por qué ser un suplicio o por qué convertir tu comida en algo aburrido y desabrido. ¡Para nada! Puedes pedir tu misma carne o tus tacos o tu pescado, pero en lugar de comer pasta o frijoles como guarnición, pide verduras al vapor o al grill, ¡con un poquito de sal y pimienta seguro complementarán tu proteína de una manera deliciosa! Lo que yo también hago es pedir tacos de lechuga o jícama y así me ahorro la tortilla.

    IMG_3067Processed with VSCOcam with a6 presetIMG_3071

  3. Siempre hay opción, aunque parezca que no – sí, a veces lo único que tienes al alcance son los taquitos en el puesto de la esquina, pero hasta en situaciones así puedes lograr una comida que no afecte demasiado tu dieta. Mi consejo en casos como éste sería que pidieras puros tacos de lengua y asada, que son los que menos grasa tienen y que pidas al taquero que te dore la tortilla en la plancha lo más que pueda para que también saque toda la grasa posible. También puedes pedir una orden de carne y así evitar las tortillas por completo. Insisto, no digo que las tortillas sean malas, pero cuando estás bajando su consumo o has tenido una semana de puro comer cochinadas, siempre es una opción quitarlas de tu alimentación por un día.

    IMG_3064
    Por ejemplo, yo ayer fui al Abrasadero (Naciones Unidas 5150, antes Tacos El Infierno) y comí delicioso y mucho más light que haber ido a los taquitos de suadero o a los hot dogs de la esquina. Pedí un diablito de filete, que no es más que una deliciosa tortilla dorada en el asador (no frita como los vampiros), con queso gratinado y carne muy sabrosa; una quesadilla de maíz y un taquito de bisteck, todo con montones de salsa de jitomate y habanero para un festín de sabor. O, a veces, cuando voy a los Providencia (soy mega fan por razones sentimentales, emocionales, históricas y sí, también por los tacos) pido media orden de asada y sólo un taquito de lengua. Cuando voy a los Asa2 Los Norteños pido tacos de lechuga.

    IMG_3063

    Processed with VSCOcam with s3 preset

  4. Evita los alimentos fritos y empanizados – gracias a la vida yo no soy tan fanática de los alimentos empanizados o fritos, pero sé que soy la excepción y que la mayoría de las personas sí los disfrutan. Pero evitarlos en las comidas cotidianas es un manera de evadir las calorías extras. Si vas a comer sushi, por ejemplo, no pidas rollos con camarones o algas empanizados; opta por rollos con mariscos frescos como el salmón, el pulpo y el atún. ¡Además son deliciosos! O mejor aún, puedes pedir un donburi, ¡les recomiendo mucho el de Uma Uma, es mi favorito!

    Processed with VSCOcam with a6 preset

    IMG_3073

  5. No te limites a fruta y ensaladas – en ocasiones, cuando entramos en un régimen alimenticio más cuidado y medido, podemos -erróneamente- pensar que las ensaladas son las únicas opciones que tenemos en los restaurantes. Y aunque no hay duda de que las ensaladas con muchas verduras y proteína (no las que están llenas de pasta y crutones) son súper saludables y ligeras, hay muchas otras opciones deliciosas que podemos ordenar y que nos darán una mayor sensación vientre repleto o mal del puerco.

    Processed with VSCOcam with s6 preset

    Por ejemplo, un corte de carne acompañado de ensalada es una buenísima opción para comer algo rico, saludable y que te deje muy satisfecho. Lo mismo pasa si te comes un filete de pescado a la plancha o un salmón al horno. ¡De verdad no hay motivos para sufrir! ¡A quién no le gusta un salmón jugoso con una guarnición de espárragos!

    IMG_3065Processed with VSCOcam with k1 preset
    En el caso de los desayunos, puedes pedir tu platito de fruta con yogur y granola, pero no dejes de lado la panela asada, los huevos estrellados o los omelettes de claras, ¡son ricos en proteína y puedes combinarlos con miles de ingredientes, como champiñones, pimientos, jitomates, espinacas!

    IMG_2394 IMG_3070 IMG_3069

  6. Nieve de yogur y otros antojitos sabrosos – Por más que se nos antojen los volcanes de chocolate con nieve de plátano o los strudels de manzana, también hay opciones sabrosas y bajas en grasa que podemos comer para quitarnos los antojos y las ganas de dulce. Si estás en la calle a media mañana y ya te ruge la tripa, pero quieres evitar las bolsas de papitas, recorre un par de calles más y seguro que te topas con un carrito de fruta picada. Un bote grande de pepinos, jícamas, papaya y naranja con limón, sal y chile y seguro calmarás el hambre. Por otro lado, si tienes antojo de algo más dulce, ¡cómete una nieve de yogur! ¡A mí me fascinan! Y mientras no atiborres tu vasito de helado con chocolates, panditas, chispas de colores, gomitas y cajeta, el postre se mantendrá sano y dietético.

    IMG_3062

7. El fin de semana no cuenta – sí, esta es una regla que mi mamá y yo aplicamos seguido. Nosotras procuramos cuidarnos toda la semana y el fin de semana disfrtuar y no privarnos de lo que se nos antoje. Es una manera que nos funciona para no dejar de lado los antojos, pero al mismo tiempo cuidarnos y no comer cosas demasiado grasosas todos los días. A lo mejor en la semana  no comí tortillas, pero el fin de semana me comeré un pepito, o una pizza o el postre delicioso y el vinto tinto que me gustan. ¡Inténtenlo! Es súper fácil.

Processed with VSCOcam with s3 preset

¿Cómo ven mis consejos? ¿Hay alguno que ustedes apliquen que me quieran compartir?Quiero insistir con que esto no es una guía nutricional ni dietética. Son sólo tips que pueden aprovechar. Pero si lo que quieren es una dieta o un régimen de alimentación súper sano, lo mejor es acudir a un nutriólogo y lo más importante: hacer ejercicio con frecuencia.

Processed with VSCOcam with s3 preset

4 thoughts on “7 consejos para comer delicioso y light en restaurantes

  1. Muy buenos tips, yo en lo personal sigo algunos de ellos (perdón soy super fan de la tortilla :P)
    sin embargo, para algunas personas, es un poco más difícil comer saludable por motivos económicos, (entiendo muy bien que son tus tips personales 🙂 ) Pero lamentablemente estamos en una sociedad en la que es mucho más caro comer saludable, por ejemplo, el bote de fruta ronda los $20, mientras unas papas básicas andan en los $7, y detallitos así que muchas veces, a mucha gente se le dificulta.
    Muy buen post! saludos!

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s