Casa Fuerte – ¡mi favorito en Tlaquepaque!

El fin de semana pasado cumplí seis años de novia con René y, para variarle a nuestra celebración anual y festejar con muchos ánimos y cariño nuestro último aniversario de noviazgo, decidimos ir a comer a Tlaquepaque. Ya salir a las afueras de la ciudad es suficiente para que el día tome otro ambiente y color, para que la emoción y el espíritu caminen contentos y para que las cervezas y los tequilas sepan mejor. Sobra decir que  yo además iba suspirando miel y cariño…

casafuerte3

casafuerte2

Llegamos a Tlaquepaque a eso de las dos de la tarde y, como habíamos desayunado antes en Becada, tuvimos la oportunidad de no sentarnos en el restaurante inmediatamente, sino de caminar por la calle principal y curiosear entre las tiendas de artesanías y antigüedades.

becada30

Entrar a las casonas llenas de cojines tejidos, lámparas de fierro, velas aromáticas y figurines de cerámica tomada de la mano de René fue para mí algo muy especial. No sólo nunca habíamos ido solos a recorrer Tlaquepaque, sino que sentí la ilusión de ver mesas de café y manteles que podrían llevar algo de nuestro México a nuestro futuro y extranjero hogar. No compramos nada, ¡ni siquiera sabemos en qué lugar de Estados Unidos vamos a vivir!, pero el anhelo de nuestro próximo huevito del amor no se ha esfumado de mi cabeza.

tlaquepaque2
IMG_3733

Después de una hora, el calor nos venció y nos regresó a nuestro principal destino y quizá mi restaurante favorito en Tlaquepaque: Casa Fuerte (Independencia 224). Me gusta todo sobre este lugar: entrar por un arco de follaje y pisar y oler las agujas de pino en el ingreso; el frescor de su patio central y la música con dejos jarochos que vuela desde la esquina del fondo; el niño que baila en una fuente de cantera y mosaico; los espejos con lámina de colores que reflejan las paredes amarillas; la familia de meseros siempre amables y orgullosos de su cocina, y su comida, siempre casera y abundante.

casafuerte5casafuerte4

casafuerte6

Pasamos a lavarnos la cara y cuando regresé a la mesa ya estaban nuestras cervezas y el guacamole esperándonos. Pedí además un molcajete con queso fundido, empanizado y bañado en una salsa verde, uno de mis favoritos de la carta, y así, Ren y yo tomamos nuestras cervezas y botaneamos el guacamole y el queso con tortillitas y totopos, tranquilos, sin prisas, platicando sobre los seis años que hemos recorrido juntos y todos los planes que tenemos para aquellos por venir. Medité un momento si pedir la Torta de Elote Colonial, ¡me encanta en Casa Fuerte! Pero no quería dejar de pedir mi plato fuerte, así que será hasta la próxima vez que la coma con su salsita cremosa de poblanos…

casafuerte7

casafuerte8

Nos dimos un espacio luego de las entradas -esto es lo bonito de no tener prisa-, yo pedí una margarita de limón y leímos con calma el menú. Yo no tardé mucho en decidirme, para mí, en esta época del año la cocina mexicana sólo tiene una opción, pero René sí debatió entre ordenar unas enmoladas, un pollo con mole o un filete Pepe el Toro. Cuando llegó el mesero, yo pedí mi chile en nogada, por lo cual el mesero me felicitó muy emocionado, y Ren se decidió por la carne bañada en una salsa de vino tinto, tuétano fresco y champiñones salteados.

casafuerte9

casafuerte9

Los platos llegaron pronto y mi chile estaba delicioso. Siguiendo la tradicional receta poblana, el relleno de carne, la salsa de nuez y la granada fueron un verdadero manjar. La carne también estuvo muy sabrosa, al término medio que tanto nos gusta. En otras ocasiones yo he ordenado la Sábana Huasteca, que va cubierta con frijolitos y una salsa de chile pasilla y queso Oaxaca gratinado, ¡también la disfruto un montón! Y en otras más he pedido el Chamorro Adobado con Plátano Macho, que si les gusta el chamorro, no se lo pueden perder. Sin duda la cocina de Casa Fuerte no sólo cumple, sino que supera tus expectativas, además de que en ese ambiente que crean y proponen, todo tiene mejor sabor.

casafuerte10

casafuerte12

Confieso que después de tanta comida, poco espacio quedó para el postre. Pero eso sí, no perdoné el café y me lo tomé a traguitos, mientras René se recargaba en mi hombro, agotado por el mal del puerco. Salimos de ahí como a las seis de la tarde, fue una comida prolongada, deliciosa y llena de amor y Tlaquepaque fue la opción perfecta. De verdad les recomiendo que vayan y disfruten de este lugar tan bonito que tenemos tan cerquita. No tienen que ir en pareja, también es un lugar para convivir con la familia y los amigos, para comer rico, para tomar mejor, y para comprar muebles, artesanías y manteles tradicionales y llenos de color.

casafuerte13

¿Cuál es su restaurante favorito en Tlaquepaque? ¿Qué tienda no pueden dejar de visitar cada que van? Ya saben que me encantan sus comentarios y opiniones, así que no duden en responder.

Abrazos a todos,

M.

casafuerte14

Días de descanso en Vallarta

vallarta20vallarta28

Me tomé unos días de descanso y me fui a la playa. No sé si lo sepan, pero en el periódico mis descansos no son fijos, así que mis fines de semana pasan de ser de fiesta intensa una semana (cuando tengo libre viernes y sábado) a una tranquilidad exponencial a la siguiente (cuando descanso domingo y lunes). En esta ocasión, descansar domingo y lunes (que suele ser la opción que no prefiero) tuvo sus beneficios, y es que en el periódico nos dieron libre el 15 de septiembre (no salió periódico el 16), así que yo sí, a diferencia de la gran mayoría de ustedes -y sí me estoy burlando un poquito-, tuve puente. Me fui entonces a Vallarta con mi mamá, que no pierde oportunidad para salir de la ciudad y tomarse unas vacaciones, y gocé de unos días repletos de sol, arena, mariscos y descanso.

vallarta21

vallarta22

¿Por qué les platico esto? Sinceramente, porque la pasé tan bien que es lo que más tengo ganas de compartirles el día de hoy. Más que la recomendación de un restaurante, hoy ofrezco la recomendación de unos días de verdadero descanso, de unos días de calma, de unos días de desconectarse del trabajo y los pendientes, y hasta los compromisos sociales, para luego regresar con mayor ánimos a despacharlos. ¿Que qué me gusta hacer a mí en la playa para descansar? Todo dependerá de mi humor, aunque generalmente suele ser el mismo: uno calmo, sin prisas, con predilección por mi casa más que por algún rincón de moda o de tumultos.

vallarta23

vallarta24

En estos días me desperté cuando el cuerpo quiso despertar; salí a correr sólo lo que las piernas me aguantaron; ¡desayuné! (aunque no lo crean casi nunca desayuno entre semana) y tomé café en el balcón y viendo al mar; bajé a la playa y leí en un camastro acurrucado en la arena; me bañé en el mar cuando el calor comenzaba a adormilarme; tomé agua de coco; comí pescado, camarones y carpaccios de pulpo; vi la televisión acostada en mi cama; volví a tomar café a las seis de la tarde y me comí un par de chocolates; platiqué con mi mamá y tomamos vino viendo puestas de sol; me dormí temprano. Sí salimos a comer a Mariscos Titi’s un día y a cenar a Frascati (¡delicioso y bonito, por cierto!) en la Cruz de Huanacaxtle en otra ocasión, pero fueron salidas breves y ricas, de esas que aumentan el descanso y no propician el agotamiento.

vallarta25

vallarta26

vallarta27

vallarta28

No saben cuánto atesoro fines de semana como estos. Me permiten ponerme al día con mi sueño, con mis libros, con mi cuerpo. Y como no suceden con frecuencia, más los vivo con plenitud, más los agradezco. La próxima semana volveré a escribir sobre algún restaurante o cafecito que descubra, pero por hoy, es todo, sólo este breve comentario de mi felicidad.

vallarta29

Hemingway’s – sándwiches y drinks para una noche tranquila

hemingways1Ayer traía un antojo voraz de un sándwich de roast beef. ¡Rarísimo! Pero así pasa a veces con los antojos, te llegan y no hay manera de aplacarlos más que dándole al estómago lo que pide. Así que cuando mi mamá me preguntó que qué quería comer le dije que quería ir a Hemingway’s. Ubicado en el corazón de la colonia Providencia, (José María Vigil 2854, esquina con Rubén Darío), Hemingway’s te recibirá con las puertas abiertas de lunes a sábado, desde las 13:30 y hasta las 24 horas. Sus sillas de nylon trenzado, los manteles blancos, el papel tapiz de libros y la barra al fondo atiborrada de alcoholes, vinos de mesa abiertos, cervezas del mundo y champañas crean el ambiente de bistro parisino que atraía al escritor estadounidense.

hemingways2

hemingways3Hemingway’s es un lugar agradable -sobre todo por la noche- pequeño y con ventanales que permiten la vista al a calle y sus actividades desde cualquier mesa. Tiene una luz muy bonita y una terraza para quienes quieran la experiencia parisina completa y prefieran sentarse al borde de la calle. Adentro o afuero, una música tipo bossa nova añadirá al tono relajado del lugar.

hemingways4hemingways5

Aunque puede ir a comer una cena completa y abundante, a mí Hemingway’s Bistro se me antoja más para ir con compañía agradable y tomarme unos vinos con unas tapas o un sándwich. Y pareciera que su carta está diseñada para justo eso, porque a pesar de que sí tienen pastas y pescados, los montaditos y sus famosos wontones tienen un lugar preferencial en el menú. Para que vayan abriendo el apetito, el chef muy amablemente les mandará un wonton de mozzarella, tomatitos cherry y una reducción de albahaca. El molotito viene amarrado junto con una frase del afamado escritor, un detalle bonito para el comensal. Quiero destacar que aunque el ambiente y el lugar recreen el famoso bistro francés, la carta tiene toques de la cocina mexicana, chilena e internacional.

hemingways6

Yo les recomiendo que continúen con las bolitas de filete de res (van empanizadas y tienen una mayonesa de chipotle muy cremosa); las gorditas de confit de pato (preparadas con ese toque mexicano, a la mesa llegan cuatro gorditas de masa rellenas con pato y cebolla guisada, además de una salsa de xoconostle para que las adereces al gusto, ¡muy ricas!), o las croquetas de jamón serrano (otras bolitas empanizadas con jamón serrano, tradicionales y deliciosas).

IMG_3384

Como les mencionaba antes también vale la pena probar los wontones, además de que es algo que no sueles encontrar en otras cocinas. Yo he probado el de cochinita pibil, la orden viene con tres piezas y es ideal para compartir. Uno de mis favoritos es el montadito de jamón serrano; la orden trae cuatro montaditos preparados al estilo catalán, con pan untado de la pulpa de tomates maduros y una laja de jamón llena de sabor y consistencia. Éso y unos traguitos a un cabernet, ¡se me hace agua la boca!

hemingways8Si quieren continuar su tarde con algo con menos pan, tienen que pedir la ensalada Nicoise, una muy clásica preparada con jitomates, cebolla, ejotes, atún, huevos cocidos y anchoas; o una sopa de cebolla calientita y sabrosa. Pero lo que yo realmente quiero que prueben son sus sándwiches tipo chilenos. Mi favorito es el Hemingway’s, que era ayer dueño de mis antojos y que va preparado con roast beef, queso gouda, aguacate untado, mayonesa de la casa, jitomate y chiles jalapeños. Todos los sándwiches vienen con ensalada rusa.

hemingways9

Mención especial merece su prime rib. Para los que tengan ganas y estómago para una buena carne, Hemingway’s prepara uno de los más ricos de la ciudad. Su lenta preparación asegura un corte jugoso y cocinado a la perfección; se acompaña de puré de papa y puedes pedir también una guarnición de espinacas a la crema; además, te entregan más jugo de carne para que la carne no pierna su humedad y sabor.

hemingways10

De postre, la verdad es que yo me tomaría otra copita de vino y un café, quizá un whisky (¡de verdad que el lugar te los antoja por las noches!), pero para los que no perdonan el final dulce, recomiendo que pidan la tarta de pera con helado de vainilla y moras. Lo disfruto porque es suave y no demasiado dulce. También tienen un nuevo capuccino con arroz con leche que quiero regresar a probar, ¡suena súper interesante!

hemingways11

¿Cómo ven? ¿Ustedes ya han ido? ¿Cuál ha sido su experiencia? ¿Qué otro bistro me recomiendan? ¡Aprovechen el fin de semana y descubran todos los lugares que tiene su ciudad!

hemingways12

Becada – propuesta de autor, cariño familiar

Hay mucha gente que de pronto me dice que por qué escribo tanto sobre lugares ubicados cerca de la zona de Chapultepec, López Cotilla, la colonia Americana y Libertad. Y he llegado a una conclusión muy sencilla, pero explicativa: las nuevas propuestas gastronómicas de la ciudad las encuentro por esos rumbos. El café más barrial, pero gourmet; las hamburguesas más artesanales; la cevichería más creativa; el asador más literario… En fin, pareciera que lo más nuevo y cuidado brota por naturaleza en esa área. Y no es que discrimine la zona de Providencia o Guadalupe, por ejemplo, porque me encanta ir, pues además de que me queda cerca de casa, hay lugarcitos que se han ganado mi cariño por su consistencia y sabor. Pero no dejo de ver que, aunque también abren y cierran y vuelven a abrir restaurantes y locales nuevos, suelen salir del mismo saco de sabores y decoración.

becada1Por eso estoy feliz aquí sentada en Becada Café (Montevideo 3181), tomándome un latté sencillo y comiéndome un Croque Atorame mientras escribo. Veo a mi alrededor: las paredes son blancas y hay un ventanal de cristal que deja ver una tienda de ropa de diseñadores y marcas mexicanas, ganchos de donde cuelgan vestidos ligeros, blusitas metálicas, bragas con transparencias; al fondo y del lado derecho una fuente sencilla que suma con su borboteo al jazz que emana de las bocinas; las mesas de madera, largas para compartir con cariño un desayuno; una banca llena de cojines para acomodar a quien visite, y mi favorito, una barra para el que, como yo, quiera llegar sólo a tomarse un café y platicar un rato con quien te atienda.

becada2

Más allá de la estética minimalista y orgánica del lugar, Becada es muy especial. No sería raro que se encontraran aquí a los creadores de este concepto que me tiene fascinada y sintiéndome como en casa: Sergio Meza y Tomás Bermúdez, partícipes -y el segundo también creador- de otro de mis restaurantes favoritos, La Docena. Y no sé si ustedes lo sepan, pero como yo soy una ñoña de la cocina y de los restaurantes que alberga la ciudad (aunque en general en todos los aspectos de mi vida), conozco que entre los chefs de los mejores locales, cafeterías y restaurantes de la ciudad se ha formado un tipo colectivo, pero más que otra cosa, una amistad que fomenta sus uniones y visitas a las cocinas de los otros, así como la creación de festivales y cenas colaborativas. Por eso, tampoco es raro que mientras tú das sorbitos a tu café preparado en Chemex, a un lado tuyo, como justo ahorita me sucede, Tomás y Sergio estén esbozando proyectos y compartiendo secretos culinarios con Francisco Ruano y Paco Hidalgo (ambos de Alcalde), con Tomás Fernández (de Casa Tomás y Puerco Espada), o como hoy, que me tocó la suerte de escuchar entre pláticas a Dante Ferrero, chef argentino que reside en Monterrey y es famoso por abrir y cocinar una vaca entera. La mafia culinaria se juntó y tuve la suerte de presenciarlo.

becada3

Pero sobre el menú de Becada, que es lo que a la mayoría de ustedes los tiene leyéndome desde hace un rato. El chiste aquí no es atiborrar a los comensales con infinitas opciones, sino ofrecer una carta contundente, llena de sabor, creatividad y calidad. Para abrir el apetito, sugiero que pidan un latté o un café negro; aventúrense y pidan un método como el Chemex, el clever o el V60. Si no saben cuál pedir, ahí estará Ángel Ponce para explicarles a detalle las diferencias y particularidades de cada proceso de preparación para que se tomen el café como les gusta: concentrado, ligero, con cuerpo o una ligera acidez. Para los que prefieren la teína, también pregunten por los nuevos tés que pueden ofrecer; a mí me dieron un vasito con un masala chai con la especias y los aromas muy bien definidos. Para endulzar las bebidas, las opciones son igual de variadas, cuidadas y orgánicas. Por ejemplo, jamás te ofrecerán un sobrecito de Splenda, pero sí un par de hojas naturales de stevia para que las sumerjas en tu café.

becada4

Para desayunar o mejor, para ir de brunch, Becada pone en la mesa un menú creativo e ingredientes selectos con amor de chef y arte en el corazón. Para asentar el estómago y prepararlo para el festín, recomiendo pedir un Caldo de Oso, un sopa fresca de tomates, jugo de apio y vinagre; o un plato de frutas, que variará dependiendo de la temporada, pero ahorita incluye melón, higos, papaya, manzana y fresas, lajas de queso rallado y una miel suave y deliciosa. Para continuar, quiero insistir que prueben dos de mis platillos favoritos: el primero -que ya mencionaba antes- es el CroqueAtoram: un pan brioche estilo pan francés, con una costra de queso Durango, un huevo frito, cuatro lascas de tocino y kale marchito. Si te gustan los huevos, esta opción te va a encantar, y si le pones un poquito de los chiles encurtidos que te ofrecen, ¡uff!

becada7

becada5

becada6

Mi segunda recomendación -y de verdad me tiene enamorada- es el sándwich sencillo de atún. No se aburran, no es un sándwich normal de ensaladita de atún, ¡lejos de serlo! Este verdadero manjar (¡ya quiero otro!) es un pan campesino, embarrado con guacamole del día, atún en cubitos, mayonesa casera y arúgula. ¡No lo dejen de probar!

IMG_3212

becada8

A lo que tengo ganas de volver (y creo que lo haré el fin de semana) es a probar el sándwich de carne añejada 40 días. Según me platican, es un sándwich de lajas de rib-eye añejado durante precisamente 40 días, acompañado de mayonesa de la casa, suena espectacular. También me hace falta probar los huevo benedictinos, pero si es como el resto del menú, seguro serán garantía.

becada9

Si todavía les queda un huequito, también hay opciones dulces que vale la pena experimentar. El parfait de chocolate, por ejemplo, o el pain au chocolat (de Saint Michel); pero si buscan un sabor más nuevo y original, no se pierdan la panna cotta de lavanda, es suave, dulce y aromática, además de que tiene una presentación muy linda.

becada10

A mí Becada Café me tiene impactada, más allá de su propuesta gastronómica, me gusta que me hacen sentir en casa, siempre me reciben con una sonrisa, platican conmigo y siempre están dispuestos a explicarme, a mostrarme sus nuevos productos (el otro día probé su queso de Durango con miel y hasta me cocinaron un cocuixtle), a explicarme y a enseñarme por qué combinan algunos ingredientes o de dónde provienen sus nuevas inspiraciones e ideas. Para mí es como entrar unos momentos al gremio, como asomarme un ratito por sus cabezas. Y aunque para muchos podrá parecer extraño que en el menú detallen que no modificarán sus platillos a petición del comensal, a mí me parece que demuestra su amor a sus ideas y creaciones.

becada11

Vayan pronto, de verdad no se van a arrepentir. Tenemos que apoyar las nuevas propuesta gastronómicas -estén en el barrio o colonia que estén- para que proliferen y nosotros podamos seguir experimentando y comiendo bien.

Horarios: lunes a sábado de 8:00 a 17: horas
Dirección: Montevideo 3181
Instagram: @becadacafe