Maison La Crème: café francés en Providencia

5E22B845-B342-4AE4-930A-A3F3A90CC03F

Ya llevaba varias veces pasando por Maison La Crème. En el carro de camino a la tiendita o tomando algún atajo para evitar un par de cuadras de Pablo Neruda. La esquina de paredes blancas, barandal de hierro negro y la tranquilidad que parecía emanar de ahí se me antojaban. Así que hace un par de semanas que René vino a la ciudad, conseguí la ocasión perfecta para darme una vuelta y probar el nuevo restaurante de aire francés en Providencia.

27B24FC6-67B2-46D2-B9DA-073E700777FC

A9A268A1-EAB3-417D-BE15-2451B6A66852

Sobre Milán 3050 (esquina con Quebec) y enfrente del Parque Italia, Maison La Crème hornea sus croissants y prepara sus mermeladas. Fue fácil estacionarnos, con el llamado Parque de los Perros, hay mucho lugar, sobre todo si llegas tempranito en la mañana. Escogimos una mesita en la terraza; siempre me gusta tener vista a la gente que pasea, a los perros que corren, a la ardilla que cruza corriendo el cable de la luz, a toda la vida que se desenvuelve en un par de tazas de café.

13F6ABEE-56FC-4246-881F-624B689987A3

3BEB0DE3-DD62-41A9-BD0F-E4CE000F422B

Había algunos comensales más en el lugar y todo lo que tenían dispuesto en sus mesas se veía delicioso. Nos trajeron la carta y con eso una canasta de pan dulce. Ren y yo compartimos una pieza con crema pastelera y chispas de chocolate. Además, él pidió un chocolate caliente. El menú, al igual que todo el lugar, sus cajas, sobres y detalles, mantiene su elegancia y sencillez a base de líneas limpias y los acentos en negro, blanco y dorado. Muy francés, al igual que los títulos y nombres de los platillos.

4E0E5606-C1E6-40BE-8FEA-B25F21736FF6

Casi como regla, Ren leyó “Huevos Benedictinos” y encontró su desayuno. A mí también se me antojaron, pero para no ordenar lo mismo, opté por un omelette (de puras claras, siempre) con queso crema, salmón y espárragos. La verdad es que la sección de Pan Francés y todas sus variantes me tenía salivando, pero en vista de que en pocos días me iría a la playa preferí mantenerme lejos, ja. ¡Y es que de verdad se ven sabrosísimos! Imagínense, tienen uno llamado S’Mores, y sí, lleva bombones y chocolate calientitos.

A89D9A65-DD45-45F6-B090-CF22567DD869

Me sorprendí cuando llegaron nuestros platos. El omelette, doradito, venía acompañado de un par de rodajas de jitomate con sal y pimienta y un trozo de pan. La verdad muy rico, sobre todo con una cucharadita de salsa, pero debo admitir que Ren eligió la mejor opción. Sus Benedictinos cumplieron las expectativas. Ya más de alguna vez les he comentado que es difícil encontrar huevos benedictinos bien hechos en esta ciudad, pero Maison La Crème estuvo a la altura: los huevos tiernitos, la salsa (con su propio toque e interpretación de la salsa holandesa) cremosa y rica, y la ensalada de la casa como guarnición, el toque final. ¡Muy recomendables!

5E615E0E-C480-4D3D-AE1F-090B644DECA1

Me gusta Maison La Crème también para ir por la tarde con las amigas o con tu mamá, para comerme un bocadillo salado y luego compartir un postre. Y es que su lista de tartines tiene una pinta delectable. Por ejemplo, me gustaría pedir un tartine Loire: con rebanadas delgadas de jamón serrano, sobre una mermelada de higos (¡amo los higos!), con queso gorgonzola y arúgula. Y luego, una vez terminado este manjar, pedir un espresso y compartir el Pan Francés Eloise: un pan brioche forrado con una costra de nuez y glaseado con miel de maple calientita.

38C66BD2-66BF-4DB3-AACD-B11B4A5E0CF8

La última vez que visité el Maison fue con mi madre. Las dos pedimos café y yo, que la ocasión anterior me había quedado con antojo, no consentí quedarme sin probar el Pan Francés Charlotte: relleno de crema y plátanos caramelizados y cubierto con un caramelo suave como la cajeta, ¡espectacular! Como todo buen pan francés, por fuera estaba doradito, pero por dentro mantenía una suavidad húmeda y deliciosa. Mi mamá, que no conoce mejor delirio que el chocolate, pidió un Noisette: también un pan brioche, pero este más extendido, untado de nutella y decorado con fresas, plátanos y almendras rebanadas. Además de vistoso, ¡riquísimo! Sobre todo si, como mi madre, no le encuentras sentido al postre si no tiene chocolate.

57ECE1A9-71B0-4CFB-807B-1609B9286F96

FEA96330-156C-40C6-9AF7-721CA596F663

Como podrán percatarse, este no es el lugar para ir cuando estás a dieta, pero si vas con restricciones, siempre puedes pedir un plato de fruta con yogur y granola. Así que ya saben, si quieren pasar una tarde tranquila y agradable en compañía de sus amigas o su familia, ¡o hasta con ustedes mismos y su libro!, Maison La Crème es un lugar ideal para hacerlo. Se me ocurre que si viven por la colonia hasta se pueden ir caminando, paseando a su perro y parar por tentempié. ¿A poco no se les antoja? Y como siempre les recuerdo: ¡aprovechen que es fin de semana y visiten un lugar nuevo de la ciudad! Yo aquí les dejo una gran opción.

52A6A5F8-7A81-4DD5-80AB-74EA0B2779B6

Ubicación:
Milán 3050 (esquina con Quebec y frente al Parque de los Perros)

Horario:
Lunes a viernes: 8:00-22:00
Sábado: 9:00-20:00
Domingo: 9:00-16:00

Il Duomo: tradición italiana, excelente servicio y calidad

¡Hola a todos! ¡Ya casi es fin de semana! ¿A poco no les emociona un montón? A mí sí, sobre todo porque significa que tengo tres días casi libres de pendientes para ir a desayunar, comer y cenar a restaurantes nuevos o ya favoritos con mucha calma.

10E8E8C2-BB98-4845-8060-9347F24CD72B

Hoy les quiero platicar de un restaurante ya tradicional en Guadalajara. Uno de los mejores italianos de la ciudad, donde además de servirte comida deliciosa, te atienden con un servicio excelente. Les estoy hablando de Il Duomo, (que antes era Macomeno y sigue en el mismo lugar, Américas 302). Y les digo que ya es tradicional porque en esta escena tapatía donde los restaurantes duran tan sólo un par de meses, Il Duomo ya cuenta con más de dos décadas. De hecho, Il Duomo fue el restaurante con el que Grupo Pasta, en 1994, inició su actividad culinaria. Sí, antes de que existieran Il Diavolo y La Pastería, Il Duomo ya deleitaba a los ciudadanos de Guadalajara con sus platillos apegados a la cocina original del país de la bota.

38039388-08CA-4E94-AF4E-EEFC1EFC72CF

¿Qué me gusta de Il Duomo? La verdad es que todo. Empecemos por su ambiente y decoración. El lugar tiene una ubicación excelente (eso sí, el estacionamiento es un poco complicado y el valet parking cuesta $30 pesos, ¡carito para mi gusto!), puedes estacionarte a un par de cuadras o, si tienes suerte, en la misma calle con la que hace esquina, Joaquín Angulo.

This slideshow requires JavaScript.

El lugar es muy bonito. Es como si entraras a una casona o bodega italiana, con las paredes de ladrillo envueltas en enredaderas. Por dentro, el piso es de mosaico, las paredes son de piedra y sirven de lienzo para alguna que otra pintura o verso en italiano, las luces cálidas, una cava enorme y variada, las mesas con manteles blancos, y una barra donde también puedes sentarte a tomar un aperitivo o un café. A pesar de los tonos tibios, el lugar se mantiene fresco. También cuenta con una terraza, donde la luz entra más clara y se escucha el agua que cae de una fuente alegre y ancha.

FA941ADB-9CB3-4ED8-9BC7-4CAD2A410DF4

La terraza

A59CD67A-10B7-4E59-8BC2-33A6A3FCA2C2

Pedir vino siempre es la mejor opción en lugar como este, pero claro, dependerá de su antojo y de sus ganas. A veces una naranjada mineral basta. La carta es amplia y vale la pena tomarse su tiempo para revisarla. Los meseros siempre estarán dispuestos a darte sus sugerencias con amabilidad y gran conocimiento de los platillos que se preparan en el restaurante. La verdad es que eso es algo que yo aprecio mucho. Que no me digan que “todo está rico” o que “depende del antojo que usted traiga”, sino que con certidumbre y hasta con cariño por su cocina te den sus recomendaciones y te garanticen que no te vas a arrepentir con el Ravioli al Tartufo.

293AF9FE-2691-4BF8-92E6-CC4CF55BEBE3

Costata di Manzo, Ravioli Tartufo, Cozze Marinara

¿Qué sugiero yo que pidan de entrada? Pues fíjense que Il Duomo tiene algo que a mí me FASCINA (así en mayúsculas) y que es muy difícil de encontrar en esta ciudad: ¡un exquisito queso burrata! Es un queso fresco italiano que se hace con crema, y así queda, por fuera más sólido, con su capa de queso mozzarella puro, y por dentro cremosito, suave, ¡espectacular! En Il Duomo lo sirven sobre una cama de arúgula, aceite de oliva, sal, y acompañado de tomatitos cherry, aceitunas y balsámico. ¡Es exquisito y lo tienen que probar! Además te lo sirven con una tabla de pan para que lo untes o lo sirvas como montadito, ¡yo hasta a cucharadas me lo como!

38F19D3A-F5D1-4BBA-8FFF-B77306C609E7

Burrata

Otra entrada clásica de Il Duomo son sus flores de calabaza rellenas de queso de cabra; van fritas y sobre un espejo de pimiento rojo, ¡muy sabrosas! Si quieren algo más tradicional aún, no duden en ordenar el carpaccio de pulpo o de atún. La verdad es que todo es muy rico y no tiene pierde.

734C75E8-78A8-421F-B936-ADA43E0AC97E

Fiori Fritti

85FC0886-624D-4D33-BCE8-536AF302F091

Carpaccio di Polipo

6A99F98A-EC64-47EB-A531-63D3125E9E5F

Carpaccio di Manzo

¡Como segundo tiempo también les tengo muchas sugerencias! No sé si lo sepan, pero a mí la trufa negra me encanta, siento que da un toque especial a platillos que podrían ser bastante aburridos. Pues en Il Duomo tienen más de una preparación con trufa negra. Así que si quieren aventurarse, podrán pedir una pasta Tagliolinni, que es artesanal (hecha en casa) y se prepara con mantequilla, queso grana padano y ralladura de trufa, o quizá querrán probar el Risotto Porcini al Tartufo, que lleva hongos deshidratados y se perfuma con el aceite de la trufa.

B04873FD-B08F-4437-8E96-84D1AE40B6F9

También como segundo, Il Duomo tiene una tártara de res muy sabrosa. Este es otro platillo difícil de encontrar en Guadalajara, pero en Il Duomo se hace con justicia y se prepara en la mesa, lo que además añade a la emoción de cada comida. Otro de mis platos fuertes favoritos son los Ravioli Burrata, jaja, ¡no me juzguen! ¡Es que amo este queso con locura! Pero además, estoy segura de que una vez que prueben estos ravioles también quedarán enamorados. Los molotitos de pasta van rellenos de este queso cremosito y llevan una salsa de crema, queso y vino blanco, ¡realmente espectacular! El plato no es muy abundante, pero si además comparten una ensalada, quedarán más que satisfechos.

8FD3BF84-615A-460E-8E2D-3750DA7E21AF

Ravioli Burrata

¡El Salmón Etrusco también es riquísimo! Viene sobre una cama de papardelle (esa pasta parecida al fetuccini, pero más ancha) en salsa fiorentina y mariscos (calamares, camarones), ¡muy recomendado! El Costata di Manzo también vale mucho la pena; es una costilla de res importada, horneada en salsa de vino tinto y hongos porcini, que se acompaña de puré de papa y espárragos. Il Duomo también ofrece platillos un poco más elabordos, como el rack de cordero, la cabrería de res, langostinos, pato, bacalao negro y rib eyes añejos y preparados con delicadeza y perfecto sazón.

FD02E37D-74BA-4D1B-BF16-8E84411CAAE0

Salmón Etrusco

Una vez que terminen con los fuertes, es momento del postre. ¡Me encanta el postre! Yo tengo un lugar especial para el tiramisú y cada que voy a un restaurante italiano me gusta probar su tiramisú. Estoy así como en una misión de encontrar el mejor tiramisú de la ciudad. Y déjenme decirles que el de Il Duomo está en la pelea: es esponjoso, húmedo y lleno de sabor. El volcán de chocolate con helado también es rico y todo siempre sabe mejor si se acompaña con una taza de café.

1A37A9AB-B0AD-44C2-B95C-7D6F687F1093

Tiramisú

9157430E-265B-45DF-ABB0-AA95E0F3F269

Volcán de chocolate

Aprovechen que es fin de semana y conozcan o reencuéntrense con Il Duomo (aprovechen que van con sus familias para que los inviten, ja), pasen una tarde o noche deliciosa y disfruten con sus seres queridos.

Domicilio: Américas 302 (esquina con Joaquín Angulo)

Horarios:
Lunes a jueves: 1:30 a 12 AM
Viernes y sábado: 1:30 a 1 AM
Domingos: 1:30 a 6 PM

Preámbulo Café – sabor, café y tranquilidad

4E7A84D5-F8CA-4D5B-A54A-8EB8457A24D9

Después de un complicado inicio de diciembre (cerró el periódico donde trabajaba y el estrés se nos subió hasta las orejas) y luego un vacacionado cierre de año, estoy de vuelta en la ciudad, desayunando en lugarcitos nuevos, degustando cafecitos y una vez más frente al monitor, lista para contarles sobre mis nuevos descubrimientos culinarios y planes de vida (¡son tantos!).

Pero para no abrumarlos ni enfadarlos con mis discursos motivacionales y muy personales, hoy les quiero recomendar un cafecito que se ha ganado mi corazón.

15C1AC42-AB19-43CD-9805-12DC083A2B72

En un rincón tranquilo de la colonia San Antonio, en una cuadra en donde López Cotilla encuentra calma después del barullo de la colonia Americana y antes del estruendo del Centro, hay una casita verde que despide notas de los años 20s, mientras en su interior gotea un café lleno de cuerpo. El interior de la casa, con piso original y paredes blancas, da hogar a una cafetería local que, con detalles sencillos y aromas alegres, da la bienvenida al comensal que busca refugio del bullicio o un lugar donde parar antes de iniciar un día atropellado y lleno de ruidos y pendientes. El preámbulo perfecto, así como lo antoja su nombre.

83F363C4-1A0C-43C7-91F1-8FB21D4BA0F5

Con mesas de madera vieja, sillas blancas y plantas en macetas de cerámica, Preámbulo tiene más de un rincón que invita a sentarse y desayunar. Las ventanas arrojan sombras y cobijan libros en los alféizares. Al fondo en la barra, un V60 en uso, y el barista dibujando una flor en un latté calientito.

El menú es breve pero delicioso y  no toma más que un platito de fruta para abrir el apetito. Pido al mesero -muy joven- un muffin inglés, los demás ordenan chilaquiles, otro, un muffin con salchicha. Llega el café y el primer sorbo despierta a Edith Piaf, que desde hace rato murmura al fondo. Platicamos. Disfrutamos el domingo. Por un resquicio nos toca el sol y alcanzamos a ver a los ciclistas que se dirigen a la Vía Recreactiva. Los jugos ya están en la mesa: naranja, verde, fresa con naranja. También chisporrotea un chocolate caliente.

8808894D-3B42-495E-9004-D12211482493

¡Mi muffin inglés está muy sabroso! El pan, con frijolitos negros, queso gratinado, un huevo estrellado, tocino crujiente y miel de maple, abraza la lengua y deja al paladar contento. Para complementar, un puré de papa suave deja una estela de mantequilla en la boca. A un lado, los chilaquiles en salsa de chile pasilla y los trozos de pancita comienzan a desaparecer. Al otro lado, otro muffin -aunque este con salchicha- es devorado.

7D31FB39-1F43-4C6C-BBF5-167075030EDD

Nos retiran los platos, pero aún quedan traguitos de café en nuestras tazas. Un charleston reanima las anécdotas y nos queremos quedar ahí un ratito más. En la carta, nos hace ojitos un pan francés con fruta y queso de cabra, pero la barriga está satisfecha y tendrá que esperar para la próxima visita. La cuenta, el dinero, y nos marchamos con el corazón alborozado, dispuesto a prolongar esa placidez, a evadir el tráfico y el trabajo aunque sea cinco minutitos más.

EB9845A0-71E4-463E-9CC7-E10C80D8D401

Preámbulo, Cafetería Local abre de lunes a sábado, de 8:30 a 22:30 horas. Los domingos, de 8:30 a 16:00 horas. ¡No lo dejen de visitar!

Si quieres escuchar un poco de música para sentirte en el ambiente de Preámbulo, da click aquí.