Reflexión postelectoral…

screen-shot-2016-11-09-at-10-49-49-am

De la página del New York Times

Descontento, miedo, incredulidad, miedo, sobresalto, miedo, indignación, miedo, decepción, terror… Así el ambiente generalizado entre mis grupos de amigos, en mis redes sociales, en mi familia, en titulares de periódicos y sus contenidos… Y de alguna manera -¿rebelde, ridícula?- dentro de mí agoniza un atisbo de esperanza de que existen procesos de apelaciones para los resultados electorales; de que a lo mejor este payaso naranja sin experiencia política nos jugó una broma y realmente tiene en su cabeza y en su corazón una genuina intención de mejorar su país y el mundo; o, mejor aún, de que sigo dormida y en cinco minutitos más que despierte la elección de la gente habrá sido otra.

Pero no.

Me asusta el despliegue insospechado de odio que existe en el mundo, la contundente evidencia de su misoginia, la falta de amor. Pero creo que me asusta más que ante este testimonio de aversión y fobia, que ante este triunfo de la segregación, el sexismo y la discriminación, sigamos quietos y, peor, ¡apáticos! Inertes en un momento en que las entrañas de la solidaridad deben estar despertando -preguntándose: ¿qué sigue? ¿cómo avanzamos? ¿cómo ayudamos? ¿dónde nos reunimos?-, revolviéndose, vomitando, alertando a sus amigos y compatriotas para preparar un frente de apoyo a los ciudadanos que lo necesiten, ¡para todo el país! ¡Para que no se disemine más el rencor, más la marginación, más el horror al otro, al diferente, al desconocido, al colorido, al femenino!

Que este golpe sirva de impulso. Que no se quede sólo en expresiones de derrotas virtuales, en memes, en estados de indignación que sólo las personas de nuestra limitada burbuja leen. Que nos movilice. Que nos saque a l porrazo, tomar un segundo aire y avanzar. De verdad que no se trata sólo de un país. Esta es una llamada para el mundo entero y sería no sólo cagante, sino una pendejada, dejarla pasar.

Les comparto también unos links con más material sobre el tema:

An American Tragedy de The New Yorker

What Do We Tell The Children? – Huffington Post

El discurso de Trump al ganar en el New York Times

Our Unknown Country de Paul Krugman en el New York Times

Una tragedia para México de Jorge Zepeda Patterson en El País

Un loco a cargo del manicomio de John Carlin en El País

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s