Sorpresas e impresiones de Panamá (I)

Ya con dos meses viviendo en la ciudad de Panamá, creo que va siendo hora de que les platique un poco sobre cómo está la onda. Ya saben, ¿cómo es la ciudad? ¿El clima? ¿La gente? ¿La comida? Obvio con tan poco tiempo no soy una experta en esta urbe y su ritmo, pero con cada día que pasa voy aprendiendo algo nuevo y entendiendo más la dinámica con la que se desarrolla.

Processed with VSCO with s3 preset

Les voy a ser muy franca. Yo no sabía mucho de Panamá antes de mudarme. Quizá lo que se escucha en conversaciones rápidas y generalizadas o los propios juicios que me ingenié por su mera localización geográfica: un país tropical, en desarrollo, latinoamericano, con un canal que funge como las puertas del mundo. Sin embargo, desde que llegué me he dado a la tarea de salir a explorar, de platicar con la gente local y de leer blogs y artículos de expatriados y gringos retirados en este ciudad (literal hay una guía). Y la verdad es que me he llevado muchas sorpresas, unas positivas y otras no tanto. Pero por eso hoy les quiero compartir sobre esas primeras impresiones que obtuve al llegar y lo que poco a poco a revelado y descubierto.

Processed with VSCO with s2 preset

Cinta Costera en Panamá

1. Edificios, edificios, edificios – Cuando llegué no sabía realmente qué esperar en cuanto a la arquitectura y construcción en sí de la ciudad, lo que sí es que no esperaba toparme con la cantidad de rascacielos que de esta tierra se dispara. Desde que sales del aeropuerto de Tocumen y comienzas tu recorrido a la zona urbana, docenas de edificios empiezan a asomarse y a delinear la costa que delimita la zona. Se me figura como un mini Miami. Y aunque la ciudad no deja de ser chica (de la urbe principal a Costa del Este son sólo 10 kilómetros), la cantidad de torres no deja de engañar al ojo y de impresionar por su hermosura (¡sobre todo de noche!) a cualquier visitante. Según entiendo, desde hace 16 años que Panamá recuperó el control del canal (antes a manos de Estados Unidos), la ciudad vio un boom inmobiliario y un desarrollo dramático, tanto que ahora es “La ciudad de los rascacielos de América Latina”. Y como la ciudad estaba imposibilitada para crecer al norte y hacia las cuencas del canal, sus opciones eran: hacia el este o hacia arriba. Nosotros, como dato curioso, ¡vivimos en el piso 60 de una de las 10 torres más altas de la ciudad!

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

La vista desde nuestro departamento

img_4149
Foto de Mauricio Toussaint

2. Panamá es una ciudad pequeña – Con poco menos de un millón y medio de habitantes en toda el área metropolitana, Panamá es realmente una ciudad chiquita. En Guadalajara, por ejemplo, estamos casi llegando a los cinco millones, ¡es más de tres veces más grande! En cuestión de extensión, el área metropolitana de la ciudad de Panamá es similar a la de Guadalajara, sin embargo, la mayor parte de este territorio es rural y el núcleo urbano es mucho más pequeño y cuenta con sólo 400 mil habitantes.

Processed with VSCO with a6 preset

Desfile por la Independencia de Panamá

3. El Casco Viejo – Que quede claro que no todo es rascacielos en Panamá. Una de mis zonas favoritas de la ciudad es el Casco Viejo, y ahí no abundan más que construcciones coloniales e históricas que mantienen la tradición de la antigua ciudad. O, realmente, de la segunda antigua ciudad de Panamá, y es que, la primera fundada en 1519, sólo duró 152 años, pues en 1671 el Gobernador Juan Pérez de Guzmán, optó por quemarla antes de que la atacaran el pirata Henry Morgan y su tripulación. En 1673 se inauguró la nueva ciudad, construida en una península totalmente aislada por el mar y un sistema de murallas, es esto lo que ahora se conoce como Casco Viejo. La zona se encuentra en restauración, así que muchos edificios están colmados de andamios y material de construcción, sin embargo, muchos ya yerguen terminados, pintados y orgullosos de alojar hoteles boutique y bares y restaurantes de mucho diseño y cocinas gourmet. ¡Vale mucho la pena!

4. Amplia y deliciosa oferta gastronómica – Algo que me encanta de Panamá es su oferta gastronómica. Ya saben que mis fines de semana giran en torno a restaurantes y mercaditos donde pueda probar, comer, tomar y disfrutar a gusto. ¡Y Panamá nos ha colmado de riquísimos momentos culinarios! Siendo sincera, la comida tradicional panameña no ha sido mi hit: pollo frito estilo kentucky, arroz con pollo desmenuzado, pescado frito con patacones… para mí nada especial. Pero hay un “pero” y es uno grande. Y es que por ser una ciudad súper internacional y cosmopolita (por el canal y por ser un paraíso fiscal, la cantidad de extranjeros y foráneos que visitan o de plano viven en Panamá es muy significativa), los buenos restaurantes proliferan y atraen a comensales hambrientos. Thai, japonés, peruano, italiano, chino, vietnamita, india, española, ¡no hay ninguna cocina que falte! Además, he notado que los restaurantes tienen mucho detalle en su decoración, así que una buena comida en un espacio súper bonito nunca será escasa.

5. El tranque – Así le llaman los locales a los traficales y embotellamientos de miedo que se crean en la ciudad a horas pico. ¿Se preguntarán cómo es que en una ciudad tan pequeña hay tanto congestionamiento vial? Quizá la densidad de la población, la falta de vías alternas y un sistema de transporte público aún deficiente son los motivos principales. Lo que sí les puedo decir es que aquí se tiene que manejar con paciencia. Lo bueno es que están trabajando en este problema y acaban de inaugurar un metro muy moderno y hay otra línea que se encuentra en construcción.

Processed with VSCO with a6 preset

6. Rápido y furioso se queda corto – No es broma, los primeros días (o el primer mes) regresaba a casa estresada de estar en la calle haciendo pendientes. Y es que agarrar la camioneta me daba hasta miedo. Con una cultura vial de “quítense que ahí les voy” y de “primero yo”, manejar es un reto y una aventura todos los días. Aquí es mejor no esperar a que te den el paso -aunque sí hay personas que de pronto te sorprenden- y lanzarte a la kamikaze a ese retorno que estás a dos de pasar.

7. Claxon sin mesura – Y para terminar con el tema de las calles y la cultura vial, algo que me sorprendió mucho al llegar a Panamá es lo mucho que usan el claxon. En algunos lugares, como Estados Unidos, por ejemplo, es contra la ley usar el claxon a menos de que sea para prevenir un accidente. Pues aquí no. Aquí te pitan si vas caminando, si te cruzas o cambias de carril, si te quieren dar el paso, si vas caminando, si un taxi quiere hacerte ver que está libre y te ofrece sus servicios… Para lo que sea y a la hora que sea, el claxon es una herramienta fundamental para todo quien maneje en esta ciudad.

8. Tres aeropuertos – Sí, aunque les comenté hace rato que Panamá es una ciudad pequeña, tiene tres y medio aeropuertos. El más grande e internacional es Tocumen, a donde llegan todos los vuelos de Europa, Asia, México y Estados Unidos. También tienen el Aeropuerto Panamá Pacífico, a dónde llegan vuelos de bajo costo desde Colombia. En tercer lugar se encuentra el Albrook Marcos A. Gelabert International Airport, que solía ser una estación de la fuerza aérea. De este aeropuerto puedes viajar a otras ciudades de Panamá, Costa Rica y Colombia por AirPanama, aerolínea de bajo costo.

img_3823

9. La gente –  Muchos amigos me han preguntado que cómo es la gente por acá. Y lo primero que les respondo es que para empezar la “gente” en Panamá no se compone de sólo panameños. No, Panamá, es casa para personas de todo el mundo, y al ser una ciudad chica, la diversidad es muy notoria. Yo cada que me subo a un Uber de plano le pregunto al chofer si él o ella sí es panameño, ¡es más fácil que sea de Colombia o Venezuela! En nuestro edificio también, por ejemplo, nos topamos en el elevador con personas de España, Japón, Costa Rica, Estados Unidos, vivimos en un lugar súper multicultural. Sobre los panameños, puedo decir que son personas amables, expresivas, ruidosas y muy orgullosas de su ciudad.

Processed with VSCO with s3 presetimg_2879

10. Moneda dolarizada – Aunque la moneda oficial de Panamá es el Balboa (el nombre viene del explorador español Vasco Nuño de Balboa, que descubrió el Pacífico en 1513 en su travesía por el istmo de Panamá), su economía, desde 1904, es una dolarizada. Esto significa que un Balboa es igual a un dólar y que sus billetes en circulación son de hecho dólares. Lo que sí tienen son monedas: de un Balboa, de medio Balboa… a mí sólo me ha tocado ver de esas, por lo demás, sigo usando quarters, dimes, nickels y pennies.

Hay muchas cosas más que les quiero platicar sobre Panamá y las sorpresas que me he llevado, así que creo que escribiré una parte dos de esta entrada para no saturarlos en esta ocasión. Me interesa mucho saber quién de ustedes conoce esta ciudad y que me cuenten de sus impresiones y experiencias. ¡No duden en platicarme y comentarme, y hasta visitar!

Processed with VSCO with s3 preset

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s