5 libros que les recomiendo comprar en la FIL 2018

¡Ya llegó la Feria Internacional del Libro a Guadalajara! Y como soy ávida lectora y quiero incluir esta faceta mía en el blog, hoy quiero compartirles los detalles de este evento, así como algunas recomendaciones de libros para que vayan preparados y hagan sus compras sin abrumarse.

Para mí, lo más emocionante de una FIL son sus encuentros con autores, sus mesas de diálogo y discusión, las firmas de autógrafos si viene un autor que te encanta, las presentaciones de libros… ¡la oportunidad de descubrir nuevos escritores! De hecho, hace tres años les escribí una entrada con muchos consejos sobre cómo vivir una FIL provechosa. Y hoy que la releo compruebo que sigue vigente y los invito a que se den una vuelta por lo que entonces compartí.

engaged7

Además sigo firme con lo que hace tiempo les dije: para mí, la FIL no es para ir a comprar sus futuras lecturas. Hay tanta gente, tantos puestos, tantos libros que yo termino atarantada y con sensación de que quizá hice las compras incorrectas. Por eso, yo mejor voy preparada con mi listita de libros que me ha costado trabajo conseguir en las librerías de la ciudad y trato de enfocarme en conseguir esos.

Así que sin más, les dejo una lista de libros para que ustedes también vayan bien armados este año. Son libros que estoy casi segura que no han leído, que les recomiendo con el corazón, que he disfrutado mucho y que considero son merecedores de sus horas libres.

1. Corazón tan blanco de Javier Marías –No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola…”. Así comienza la exquisita novela del español Javier Marías (¡por favor ya denle el Nóbel!). Una novela espectacular sobre los secretos, el matrimonio, el asesinato, lo que implica escuchar aún cuando uno no quiere saber ni enterarse ni conocer. El libro lo encuentran en Penguin Random House (F1) y DeBolsillo (KK10).

IMG_5960

2. La Casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata – Para hacer mi lista más diversa, escogí esta hermosa novela corta del Premio Nóbel japonés Yasunari Kawabata.  El protagonista, Eguchi, aturdido por la soledad que trae consigo la vejez, visita una casa de citas. Pero no es una casa de citas cualquiera. La casa de las bellas durmientes es una posada a las afueras de Tokio donde ancianos adinerados pueden comprar la compañía nocturna de mujeres jóvenes, desnudas, narcotizadas hasta el sueño. Las reglas son claras en esta casa: los clientes no las pueden despertar, ni pueden tener relaciones sexuales con ellas. Con una prosa poética y delicada, el  libro reflexiona sobre temas que nos hace a bien visitar: la vejez y la juventud, la soledad y la muerte.

IMG_2604

3. La Tía Julia y el escribidor de Mario Vargas Llosa – Sé que Mario Vargas Llosa es uno de los autores más populares durante la FIL, así que quiero recomendarles un libro suyo que amo y que, a pesar de ser una obra magistral, suele quedar relegado a la sombra de sus textos más recientes. La novela -semi-autobiográfica- se teje entre el pecaminoso romance entre el adolescente Mario Vargas y su tía Julia, y las dramáticas radionovelas del excéntrico escritor Pedro Camacho. Si buscas un libro que te haga reír y que te entretenga mientras disfrutas una prosa deliciosa, esta es la opción perfecta. Encuentras el libro en Penguin Random House (F1) y DeBolsillo (KK10).

IMG_8708

4. Casi Nunca de Daniel Sada – ¡No podía faltar un autor mexicano en mi lista! Conocemos a Fuentes, a Villoro, ¡a mi idolatrado Rulfo!, pero, ¿por qué no darle una oportunidad a la palpitante prosa de este autor de Mexicali? Casi nunca cuenta la vida de Demetrio Sordo, un agrónomo que redescubre la vida y su sentido a partir del sexo con Mireya la prostituta; que luego busca escapar de su ordinaria vida campesina y termina por establecerse con la virginal Renata. Una novela que discute, con una prosa que se antoja sexualmente activa, sobre el deseo y el recato, el impulso y la regla, la naturaleza y la sociedad. Encuentran el libro en editorial Anagrama (H1).

IMG_2518

5. Todos los nombres de José Saramago – Portugal es el país invitado de honor en esta edición de la Feria Internacional del Libro, así que considero pertinente incluir a un autor de dicho país. He leído varios libros de este autor tan querido por muchos en México y Latinoamérica, y me atrevo a decir que mi favorito es quizá uno de sus menos populares. Todos los nombres relata la historia de José, un funcionario del Registro Civil que colecciona recortes de revistas y periódicos sobre personajes famosos. Un día, la mujer de uno de sus artículos lo enamora, lo obsesiona. Tanto, que dedica su vida a encontrarla. Escrito al verdadero estilo de Saramago, el libro cuestiona la relación entre lo privado y lo público, lo ético y lo prohibido.

Estos son los cinco libros que quisiera incluyeran en sus bibliotecas. Podría sugerirles muchos otros que adoro con locura, pero en esta ocasión quise enfocarme en lecturas menos populares pero igual de ricas. Les dejo también aquí los links para que chequen mis reseñas literarias de All the Light We Cannot See (La luz que no puedes ver) de Anthony Doerr y de Drácula de BramStoker, ¡que también son novelas que les súper recomiendo!

Este 2018, la FIL inició el sábado 24 de noviembre y se extenderá hasta el domingo 2 de diciembre. Como cada año, el evento se lleva a cabo en la Expo Guadalajara y abre al público general el 29 y 30 de noviembre y del 1 al 2 de diciembre de 9:00 a las 21:00 horas. Hoy 27 y mañana 28 de noviembre, puedes visitar la feria de 17:00 a 21:00 horas.

Si tienes una sugerencia de libro para mí, no dudes en dejarla en los comentarios. ¡Siempre estoy en búsqueda de nuevas lecturas!

 

Del caos a la calma: de Hanoi a Halong Bay

Cuando nos mudamos a Singapur tenía muy claro que no podía regresar a Occidente sin visitar Vietnam. De todos los países que componen el Sudeste Asiático, Vietnam me atraía como ningún otro. Quizá sería su pasado comunista y el contraste cultural, o sus sabrosos caldos con fideos o su belleza natural… Lo que sí es que tuve mi probadita y me quedé con ganas de más.

Hanoi y Halong Bay fueron los destinos elegidos para mi primer viaje. ¡Y qué magnífica introducción! Viví un contraste explosivo entre el bullicio de la capital y la serenidad de la preciosa bahía que me abrió los ojos a todo lo que el país y su gente tienen que ofrecer.

Processed with VSCO with s2 preset

Hanoi

Comenzamos en Hanói, una ciudad con marcadas influencias locales, chinas y francesas, y con casi siete millones de personas que pareciera sólo se trasladan en motos. Un fascinante caos. Con decirles que cuando llegamos a nuestro hotel nos entregaron una hoja con instrucciones para cruzar la calle: “caminen con confianza. No duden, ni se regresen; las motos sabrán esquivarlos”. ¡Ja! Honestamente jamás había visto tantas motos en mi vida. ¡Ni escuchado tantos claxons! Una locura que te exige dinamismo, rapidez, atención a todo lo que sucede a tu alrededor y que te transporta a la realidad exhilarante de la ciudad que estás por descubrir.

Processed with VSCO with a6 preset

Caminar por las calles de Hanoi es un deleite. Literal. No hay banqueta que no esté cubierta de sillas y mesitas de plástico, de antojados comensales sorbiendo fideos, de cazos humeantes guisando ostras y caracoles, de tiendas de abarrotes sirviendo cervezas. Y como podrán imaginarse, ni Ren ni yo pusimos resistencia, y nos dispusimos a encontrar el mejor changarrito para cenar.

Processed with VSCO with s2 preset

Hanoi es la capital de la comida callejera

Processed with VSCO with a6 preset

Ninguna banqueta está libre de puestos callejeros de comida

Así pues, perdiéndonos entre letreros de neón, bares baratos y locales de masajes, dimos con el mejor pho que haya probado en toda mi vida. ¡Lo alucino! ¡Sólo por ese caldito de res y fideos de Phó Bò Dac Biêt volvería a esta ciudad! Como con cualquier puesto de comida callejera que vale la pena, a simple vista no hubiéramos dado ni tres pesos por el lugar, pero la recepcionista del hotel no se había cansado de recomendarlo y cuando llegamos y vimos que éramos los únicos turistas entre puro local, sabíamos que cenaríamos en el spot correcto.

6174623776_IMG_7576

El pho es quizá el plato más típico del país y es originario de Hanoi. Es un caldo de res con fideos de arroz y trozos tiernos y delgados de carne. También se puede pedir con albóndigas, tripas o pollo, pero nosotros optamos por el tradicional, que además viene adornado con cebollines, brotes de soya, cilantro, gajos de limón y rebanadas de chiles rojos. La salsa picante es opcional, y yo, como ejemplar mexicana, vertí una generosa porción a mi sopa. ¡No saben la delicia! ¡No es broma, esta sopa fue el highlight de mi estancia en la ciudad!

Processed with VSCO with a6 preset

6174623776_IMG_7564

Processed with VSCO with a6 preset

Luego de cenar y tomarnos una cerveza en otro de los muchos puestos que abarrotan las calles, nos fuimos a descansar. Nuestro siguiente día comenzaría temprano con nuestro traslado a la icónica Halong Bay.

Halong Bay

Hay dos maneras diferentes de vivir Halong Bay. La primera es mediante un tour de ida y vuelta desde la ciudad de Hanoi. La segunda, que es la que nosotros vivimos e insistimos que ustedes también elijan, es hospedándote en uno de los diferentes cruceros que navegan sus aguas. Y cuando digo crucero no se imaginen un Symphony of the Seas con tobogán, casino y todo, sino un pequeño y rústico barco de tan sólo 15 habitaciones. Eso sí, con su restaurante y hermosa cubierta para absorber todas las vistas de este Patrimonio Mundial de la Humanidad según la Unesco.

Processed with VSCO with s2 preset

La tranquilidad de Halong Bay es palpable, sobre todo después de haberse paseado por las enredadas calles de Hanoi. Aquí se viene a contemplar el paisaje, a comer gustoso y a disfrutar el tiempo con tu pareja.

6174623776_IMG_7848

Admirando la belleza de Halong Bay

Processed with VSCO with s2 preset

¿Por qué es tan especial? Porque en esta bahía de aproximadamente 1,500 kilómetros cuadrados brotan más de 1,600 islotes de piedra caliza y vegetación creando un panorama majestuoso.

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a9 preset

Dos noches en el barco son más que suficientes para empaparte de la belleza de Halong Bay. El primer día te paseas en una lanchita de remos para ver más de cerca las rocas y admirar el color del agua. Por la noche te enseñan a cocinar los típicos spring rolls, cenas comida tradicional y, si te gusta la pesca, puedes intentar atrapar un jugoso calamar para tu siguiente desayuno.

Processed with VSCO with s2 preset6174623776_IMG_7640

Processed with VSCO with s2 preset

Aprendiendo a hacer spring rolls

Processed with VSCO with s2 preset

Ren pescó un calamar

El segundo día en el Signature Royal es un poco más aventurero, pues te animan a dar un paseo en kayak y a darte un chapuzón en las frías aguas. Es un lindo paseo que además te ayuda a ejercitar el cuerpo. El resto del día puedes gozarlo en la tina de tu cuarto, tomándote un vinito, leyendo tu libro favorito y asombrándote con el atardecer. Mi esposo y yo vivimos un par de días muy románticos.

Processed with VSCO with s3 preset

Processed with VSCO with s2 preset

Processed with VSCO with a8 preset

Nuestra estancia en Vietnam fue muy corta, pero fue suficiente para demostrarnos que es un país que vale la pena explorar y saborear con calma. El dinamismo de Hanoi, la paz de Halong Bay y la dulzura de su gente en ambos lugares nos invitan a volver y a recorrer los rincones que nos hacen falta.

¿Tú ya conoces Vietnam? ¡Quiero que me cuentes tu experiencia! Y si no has visitado, platícame en los comentarios qué es lo que más te llama la atención. Recuerda que amo leerte y que me encantaría que compartas esta entrada si fue de tu agrado. ¡Hasta la próxima!

Processed with VSCO with a8 preset

El Panzón y yo gozando