Singapore: expectations vs. reality

Llegué a Singapur hace unos 15 días, pero entre tanto empacar y desempacar, vuelos eternos, pasillos de Ikea, vueltas al supermercado y filas de cafeterías, no había tenido oportunidad de sentarme a a escribir y platicarles todo lo que he estado viviendo.

I got to Singapore 15 days ago, but amidst all the packing and unpacking, the eternal flights, the never ending Ikea halls, the runs to the supermarket and the unavoidable cafeteria queues, I had not taken the opportunity to sit down and write everything that’s been going on in my life. 

Processed with VSCO with s2 preset

Y la noticia ya circula en el aire y no es necesario guardármela más: ¡me mudé a Singapur! Sí, otra vez me volví a mudar… Ya ven que llevo vida de gitana. En esta ocasión, la mudanza sucede a causa de la maestría de Ren, mi marido. Así que, mientras él estudia y trabaja para conseguir su tan anhelado MBA (Masters in Business Administration) de la Universidad INSEAD, yo aprovecharé al máximo esta oportunidad que me da la vida para conocer otra cultura, aprender otro idioma, explorar otra ciudad y, claro, viajar por el mundo.

But news is out and there is no need for me to keep it secret any longer: I moved to Singapore! Yes… I moved, once again… You know I’ve been living the gypsy life. This time around though, the move is a product of my husband’s masters degree. So while he studies and works hard to get his yearned for MBA from INSEAD, I will seize this opportunity that life gives me and get to know another culture, learn another language, explore the city and, of course, travel the world. 

Processed with VSCO with s3 preset

IMG_8070.JPG

Sin embargo, antes de adentrarme en los detalles de los ricos cafés y deliciosos restaurantes que ya comencé a descubrir, quiero compartirles un poco sobre los prejuicios que rondaban mi cabeza antes de aterrizar en la ciudad, y las realidades que poco a poco he ido constatando. En otras palabras: mis expectativas contra las realidades.

However, before I plunge deep into details about all the yummy cafés and delicious restaurants I already started discovering, I want to share with you a little bit about the preconceived ideas that roamed in my head before landing in this city, as well as the realities I have encountered. In other words: my expectations against the reality. 

IMG_8069.JPG

1. Singapur es el supra primer mundo – Sin importar con quién me encontrara platicando, en cuanto pronunciaba “me voy a vivir a Singapur”, escuchaba “¡wow, eso sí es el primer mundo!” o “¡es padrísimo, ahora sí vas al primer mundo!” o “¡te va a impactar! ¡Eso es más allá del primer mundo”. Así que sí, el mes previo a mi partida me imaginé que arribaría a un estado-ciudad con todos los servicios automatizados, sistemas de reciclaje mega avanzados, calles impecables, automóviles del año y cuadras y cuadras de rascacielos de lujo.

Singapore is the ultimate first world country – No matter who I was talking to, as soon as the words “I’m moving to Singapore” came out of my mouth, I would here: “wow, that really is the first world!” or “it’s amazing! Now you are truly gonna live in the first world!” or “you’ll be stunned! Singapore is beyond the first world!”. So for entire month previous to my arrival, I spent my days imagining I would come to live to a city-state with all the automatic services, incredibly advanced recycling systems, impecable streets, brand new cars and blocks and blocks of luxury skyscrapers. 

Processed with VSCO with s3 preset

View of the Marina Bay Sands/Vista del Marina Bay Sands

Processed with VSCO with s3 preset

Processed with VSCO with s3 preset

Y sí, no puedo negar que los freeways y autopistas lisas y sin baches, la arquitectura de vanguardia, el eficiente (y climatizado) sistema de transporte público y la cantidad de gente en el metro con bolsas Louis Vuitton me tienen atónita. Pero la verdad es que no todos los servicios son automatizados, las oficinas de gobierno son igual de burocráticas que en México, no hay rascacielos en cada esquina y tampoco he tenido una epifanía que me descubra que todas las ciudades/países tienen que seguir el modelo singapurense. Aunque con tan sólo 15 días aquí, aún hay mucho tiempo para que la urbe me sorprenda.

And I can’t deny that the smooth freeways and roads, the avant garde architecture, the efficient (and air conditioned) public transport system and the amount of people carrying expensive (read: Louis Vuitton, Coach and Gucci) bags in the subway have me quite impressed. However, in reality, not all services have been automated, there aren’t crazy amounts of skyscrapers, government offices are as bureaucratic as in Mexico, and I haven’t had an epiphanic moment that reveals to me that all cities and States should follow the Singaporean model. Nevertheless, with only 15 days in town, there is still a lot of time for the city to surprise me. 

Processed with VSCO with s3 preset

Show de luces impresionante/Impressive light show

Processed with VSCO with a6 preset

Clean running lane/Pista para correr muy limpia

Processed with VSCO with s3 preset

Clear blue skies in Singapore/Cielo azul en Singapur

2. Singapur es un país limpísimo – Esto lo esperaba y lo encontré. La ausencia de basura en las calles y todas las zonas públicas es realmente palpable y admirable. De hecho, el gobierno tiene tanto interés en hacer de Singapur una ciudad verde, que los impuestos al tabaco y los automóviles son exorbitantes. Buscan desincentivar el consumo de cigarros y la compra de coches para mantener la altísima calidad del aire y las banquetas libres de colillas. También el agua de la llave es pura y saludable, digna de apaciguar nuestra sed. Cabe destacar, que la multa de $2,000 dólares por tirar basura a la calle también mantiene a los cochinos en el corral.

Singapore is an extremely clean country – This is what I expected and this is what I got. The absence of trash on the streets and public areas is palpable and worthy of admiration. In fact, the government has such a great interest in making Singapore a green city that taxes on tobacco and cars are outrageous! They hope to discourage cigarette consumption and car sales to ensure an excellent air quality and stub free sidewalks. Tap water is also pure and drinkable. I must mention that the $2,000 dollar fine for littering also keeps the messy, dirty people in place.  

Processed with VSCO with s3 preset

Extremely clean and air conditioned bus in Singapore/Autobús súper limpio y con aire acondicionado en Singapur

Processed with VSCO with s3 preset

Ren in a very clean Singapore/Ren en una Singapur muy limpia

3. El inglés es el idioma oficial, así que todos hablan inglés – Sí. Y no. Desde que llegué me ha quedado claro que el inglés es el idioma oficial en Singapur. Todos hablan inglés: el chofer del camión, la cajera en la tiendita de la esquina, el recepcionista del banco, el conserje de tu edificio de departamentos. Pero de ahí a que les entiendas… eso es otra cosa. Y es que es una obligación aprender inglés en este país; es el idioma con el que enseñan en las escuelas y con el que desarrollan juntas y actos oficiales de gobierno. Sin embargo, pareciera que en los hogares aún predominan las lenguas maternas, especialmente el mandarín, el malayo y el tamil. Así que, quizá necesitarás que te repitan (o repetir) las frases, preguntas y respuestas un par de veces para lograr una comunicación exitosa.

English is the official language, so everybody will speak English – Yes. And no. Since I got here one thing has been clear: English is Singapore’s official language. Everybody speaks it: the bus’ driver, the clerk at the grocery shop, the receptionist at the bank, your building’s janitor. But one thing is that they speak English and a totally different one is that you will understand it. By law, Singaporeans take all school classes in English, and all official events and meetings take place in this language too. However, it seems like mother tongues (mandarin, malay and tamil) are still predominant in households, casual conversations and work places. So maybe you might need people to repeat phrases, questions and answers a couple of times before you can achieve a successful communication. 

Processed with VSCO with a6 preset

Hindu temple/Templo hindú

Processed with VSCO with s2 preset

Festival en Singapur/Singapore’s festival

4. Multas y extrema vigilancia – Otra cosa que me advirtieron muchísimo antes de venir es que me cuidara de no romper las leyes y reglas en Singapur porque las multas son carísimas y los castigos, severos. Que si no puedes mascar chicle, que si no puedes cruzar mal la calle, que si no puedes tender tu cama encuerada… Obviamente me metí a Internet a investigar todas esas reglas que pueden parecer exageradas o ridículas para no cometer ningún error durante mi estancia aquí. Y todas son ciertas y ya les hablaré más de ellas en otra ocasión. Y por lo mismo, también confieso que me imaginaba que me encontraría con una dictadura hecha y derecha (porque dictadura es, al fin y al cabo), con guardias y policías en cada esquina y agentes disfrazados de civiles atentos a cada uno de mis pasos. Tenía un poco de miedo y pensé que el resto de los ciudadanos lo tendrían también.

Fines and extreme vigilance – One thing I was warned about constantly before coming to Singapore was to be careful not to break any laws or rules because fines are expensive and punishments, severe. That you can’t chew gum, that you can’t jaywalk, that you can’t make your bed while naked… So I obviously got online and researched all these crazy and over the top rules to prevent myself from making any mistakes during my stay. And they are all true. But I’ll address this topic on another occasion… So after all my research and all the warnings, I confess I figured I would arrive to dictatorship through and through: with guards and cops in every corner, and secret agents dressed as civilians alert to my every move. I was a little scared, and really thought all the rest of the citizens here would be too.

Processed with VSCO with s3 preset

No cops to be seen… /Sin policías a la redonda 

¡Pues, oh sorpresa! No podía estar más equivocada. Ciertamente los posibles castigos y las exorbitantes multas mantienen la ciudad limpia, en orden, segura y en paz, pero también les comparto que he visto a muchas personas cruzar la calle sin ser en una esquina y una que otra botella de plástico olvidada debajo de un árbol, y ni guardias en cada esquina, ni policías armados afuera de cada almacén, ni agentes vestidos de civiles esperando a que cometa mi primer error.

Oh, surprise! I could not be any more wrong. Of course the shadow of possible punishment and terribly costly fines keep the city clean, in order, safe and in peace, but let me share with you that I have seen lots of people jaywalking and one or two forgotten plastic bottles under trees, and no guards in every corner, or armed police men outside of every establishment, or secret agents disguised as civilians waiting for me to make my first mistake. 

Processed with VSCO with s3 preset

Still no cops to be seen…/Aún sin policías a la redonda

Es más, les confieso que cuando entré al país olvidé que traía un paquete de chicles en la bolsa… Y sigo aquí, fuera de rejas, sin multas y protegiendo a mis chicles en el buró.

Even more surprising so: I confess that when I entered the country I forgot I had a pack of gum in my purse and did not throw it away or declared it… And here I am: out of jail, with no fines, and securing my pack of gum in my nightstand. 

5. Singapur es seguro – ¿Seguro? ¡Segurísimo! En los 15 días que tengo aquí no he tenido miedo o sentimientos de peligro. Ni saliendo a correr a las 6:00 am en plena oscuridad, ni tomando sola el metro o el camión, ni caminando de regreso del mercado a las 9:oo de la noche. Y algo que me impacta aún más: en ninguna ocasión, sola o acompañada, me he sentido presa de miradas o actitudes lascivas, ofensivas o acosadoras. ¿Y les digo algo? No extraño para nada los chiflidos hostigadores de los machos mexicanos. Para mí, esta sí es una prueba contundente de que Singapur es primer mundo.

Singapore is a safe country – Safe? Remarkably safe! In the 15 days I’ve been here I have not felt a shred of fear or an ounce of danger. Not running at 6:00 in the morning when it’s still dark, not riding by myself in the metro or a bus, not walking back home from the supermarket at 9:00 pm. And something even more jaw dropping: in no occasion -alone or accompanied- have I felt prey of lascivious glares or harassing attitudes. And you know what? I do not miss the harassing whistling of the many macho Mexican men. For me, this is tangible evidence that Singapore is definitely a first world country. 

Processed with VSCO with s2 preset

Walking safely in Singapore/Caminando seguros en Singapur

Processed with VSCO with s2 preset

Running alone without fear/Corro sola sin miedo

6. Singapur es carísimo – Pues ni cómo decir que no. Singapur es costoso por donde le vean, sobre todo si vienes de un país como mi México, donde se produce todo (frutas, verduras, ganado) y la vida es barata. Por el contrario, Singapur es una isla donde la mayoría de los productos se importan, así que ya se imaginarán. Sin embargo, los precios realmente sorprendentes son los de otros artículos. El alcohol, por ejemplo, tiene un importe escandaloso: con $88.00 dólares singapurenses por litro de alcohol. ¡Esto significa que es difícil conseguir una botella de vino por menos de 25 dólares! De igual forma, a los automóviles los castigan con una cuota de registro del 150% sobre el valor del carro. ¡Increíble!

Singapore is expensive – There’s no point denying this. Singapore is expensive from whatever angle you look at it, specially if you come from a country like my Mexico, where lots of fruits and vegetables are locally grown and life is cheap. On the other hand, Singapore is an island that imports lots of its products; so go figure! However, the prices that really amaze me are not those of fruits and veggies. Alcohol, for example, has a scandalous price: with an $88.00 Singaporean dollar tax for every liter of alcohol! This means that finding a bottle of wine for less than $25 dollars is quite de challenge! Similarly, cars are punished with a registration fee of 150% on the cars market value! Incredible!

Processed with VSCO with s3 preset

En una ciudad donde todo es caro… cenar sushi ya no es tanto lujo

Processed with VSCO with s2 preset

Having a drink at Kinki Rooftop Bar/Tragos en Kinki

7. El clima – Expectativa: tropical, húmedo, de lluvias cortas pero constantes, caliente… tal cual como Panamá. Realidad: ni tan lluvioso, ni tan caliente. Eso sí, bastante húmedo. Realmente estaba preparada para algo más intenso y agotador. Así que ha sido una grata sorpresa descubrir que puedo caminar sin problemas de insolación en la calle y correr por las mañanas sin sentir que me voy a desmayar.

The weather – Expectation: tropical, humid, constant yet short rainfalls, hot… just like Panama. Reality: not as rainy, not as hot. Singapore is definitely humid. I was truly prepared for more intense and exhausting weather, so its certainly a nice surprise to realize that I can walk down the street without insolation and go out for an early morning run without fainting.

Processed with VSCO with s3 preset

Morning run in humid Singapore weather/Corrida mañanera a pesar de la humedad

Processed with VSCO with s2 preset

Así que ahí lo tienen, mi lista de expectativas y realidades sobre esta hermosa y moderna ciudad que será mi hogar durante los próximos meses. ¿Qué opinan? ¿Ustedes conocen ya? ¿Cuáles son sus ideas sobre Singapur? ¿Los rumores que han escuchado? ¡Háganmelo saber! Y recuerden compartir esta entrada si fue de su agrado. ¡Hasta la próxima!

So there you have it: my list of expectations and realities encountered in this beautiful and modern city that will be my home for the following months. What do you guys think? Have you been here before? What are your preconceived ideas of Singapore? The rumors you have heard? Let me know in the comments! And don’t forget to share this post with your friends and family! Until next time!

Processed with VSCO with s3 preset

Brunch en San Diego: mis lugares favoritos

Processed with VSCO with a6 preset

Tengo muchas ganas de platicarles sobre mi vida en Panamá, pero siento que me he saltado muchas etapas y además todavía no tengo suficientes fotos sobre mi vida en Centroamérica, así que he decidido esperarme un poquito y mejor compartirles sobre uno de mis pasatiempos favoritos en una ciudad que me encanta: ¡San Diego!

Antes de mudarme para acá, tuve la oportunidad de residir en lo que se me antoja como una extensa vacación californiana. Durante tres meses me desperté para trotar en el extenso y hermoso Balboa Park, compré mis tomates -orgánicos- en Trader Joe’s y tomé copas de rosé mientras admiraba puestas de sol espectaculares desde nuestro balcón. ¡Hay tanto que quiero contarles sobre mi estancia en el sur de California! Pero todo a su tiempo…

Processed with VSCO with s3 preset

Balboa Park

Processed with VSCO with f2 preset

Rosé en el balcón

¿Total, qué les quiero platicar? Sobre un pedacito del fin de semana que seguro ya saben que disfruto con locura: una actividad exquisita no sólo por los aromas y sabores, sino por la hora del día en que se realiza, sin madrugadas ni prisas ni desvelos: ¡el brunch!

Processed with VSCOcam with s3 preset

Admito que soy una persona mañanera. Me gusta levantarme temprano, ver el sol nacer mientras corro, tomarme el primer café a las 8 a.m., bañarme y estar lista para seguir con mi día antes de las 10. Por eso me costó un poco de trabajo encariñarme con el brunch: no me gustaba la sensación de culpa de llegar al restaurante a las 11 del día y probar bocado hasta las 12. Pero una vez que aprendes a levantarte un poquito más tarde, a bañarte con calma y a esperar con una taza de café a que tu esposo salga de la regadera para cambiarse y partir, el brunch se presenta como la comida perfecta del fin de semana.

Y aprovechando que San Diego es una ciudad muy visitada por tapatíos y mexicanos en general, quiero recomendarles tres restaurantes que ofrecen un brunch delicioso.

1. The Cottage en La Jolla Es obligatoria mi parada en The Cottage con cada visita que hago a San Diego. Ya sea sola con René, con mi familia, con visitas o con quien sea que tenga antojo de los mejores huevos benedictinos que he probado en mi vida. Literal. Esa es la especialidad de la casa y los preparan de cinco formas distintas: con lomo canadiense; con polenta y pesto; con pechuga de pavo y aguacate (California Eggs Benedict); con tocino canadiense, espinacas, champiñones y balsámico (Eggs La Jolla); o con cangrejo crocante. Mis favoritos son los California y los Eggs La Jolla y sólo pensar en ellos me pone a soñar que ahorita estoy ahí, saboreándolos todos y dándole sorbitos a un café, un bloody mary o una mimosa.

cottage

En algunas otras ocasiones opto por ordenar el Fried Egg Sandwich, ¡que me encanta! Con pan sourdough doradito, gruyere, tocino crujiente, arúgula, cebolla, alioli de limón amarillo, jitomate y unas gotitas de salsa Cholula, este platillo me parece una transición perfecta entre desayuno y lunch. Claro que hay mil opciones más: huevos al gusto, omelettes, pancakes con limón y ricotta (¡esponjosos y riquísimos!), granola hecha en casa, ensaladas, tuna melts y hasta chilaquiles, yo sólo les hago hincapié en mis favoritos para que se animen a probar.

Processed with VSCO with a6 preset

Y guardé lo mejor de este lugar para el final. Y es que cada visita mía tiene tres partes: la primera es el café y el pan dulce mientras espero la mesa (¡siempre hay fila así que vayan mentalizados!); la segunda es el abundante desayuno, el jugo de frutas, el café, la mimosa; y el tercero y a veces más difícil de conseguir pues se necesita de la solidaridad de tus acompañantes: ¡el postre! Sí, leyeron bien, hay un platillo que no perdono como postre cada que visito: el Stuffed French Toast con extra topping de fresas, berries y plátanos. Este no es cualquier pan francés, es una delicia de los dioses gastronómicos: tres piezas de pan brioche con mantequilla, rellenas de compota de fresa y queso mascarpone, espolvoreadas de azúcar glass, fruta y miel… ¡Fuera de este mundo de verdad!

Processed with VSCO with a6 preset

Mis recomendaciones son que cada quien pida su plato principal y al final compartan el pan francés, que vayan con tiempo, con mucha hambre (para mí es el premio perfecto después de una carrera o larga corrida) y que después de todo, disfruten de un hermoso día caminando por La Jolla, por la playa soleada, por la bahía repleta de focas. Tendrán un sábado o domingo para recordar.

2. Snooze En el corazón de Hillcrest (el barrio gay de San Diego) hay un lugar de abundantes desayunos y suma popularidad. En honor a su nombre, este lugar te dará el placer de esos cinco minutitos más de sueño cuando suena tu alarma. Con un café helado recién hecho y una vibra juvenil y alegre, Snooze te espera con su propia interpretación del tradicional desayuno americano.

img_1247

¿Qué ordenar? Si son fanáticos del hash brown (papas ralladas y sofritas) les recomiendo el Snooze Spuds Deluxe: una orden de hash brown cubierta con queso cheddar gratinado, cebollines y un par de huevos estrellados. Una mezcla original, calientita y cremosa para empezar el día con el corazón y la barriga contentos. Otra opción sabrosa es un Sammie (sandwich) de corned beef, queso suizo y aderezo mil islas o, uno de mis gustos culposos, un Grilled Cheese con sopa de tomate, ¡deli!

img_4687

Sea lo que pidan, aquí también deberán dejar espacio para el postre, porque el OMG! French Toast realmente te dejará sorprendido. Un pan francés con mascarpone, crema de vainilla, caramelo salteado, fresas frescas y coco tostado es el final perfecto para una mañana con amigos.

3. Great Maple Seguramente han escuchado de las donas de maple espolvoreadas de trozos de tocino crujiente, ¡pues en Great Maple las preparan a diario y son espectaculares! Y si esa no es razón suficiente para visitar el restaurante, el resto de su menú creativo y moderno lo será. Prueben los Popovers (unos tipo muffins con un par de huevos poché encima y salsa holandesa) con flores de calabaza fritas rellenas de queso de cabra, con champiñones, tomates rostizados y una vinagreta de fresa. O si prefieren algo dulce, dense un lujo con los pancakes de fruity pebbles o los de peanut butter y plátanos fritos o los de chocolate y tocino, ¡no se arrepentirán!

img_1474

La comida es parte esencial de un buen viaje, así que no se olviden de estas tres recomendaciones la próxima vez que estén por San Diego y sus alrededores. Hay muchos otros lugares que deben probar, pero empiecen por estos y verán que quedarán súper satisfechos.

Medellín – símbolo de transformación e innovación

Tenía ganas de visitar Medellín desde que en la universidad me enseñaron sobre el gobierno de Sergio Fajardo y sus campañas de educación. En un país infestado de drogas, violencia y dolor, una transformación desde la raíz y la cultura suplicaba urgencia. Tuve la oportunidad de escuchar al ex alcalde de Medellín y, posteriormente, ex gobernador de Antioquia, en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara en 2010, y su creencia de “lo más bello para los más pobres” me cautivó.

Así que llegué a Medellín con mucha expectativa e ilusión. Una parte de mí no sólo admira su transformación de capital de narcotráfico a ciudad de innovación y crecimiento por ser un ejemplo de superación, sino por ser un ejemplo que ojalá México pueda seguir y hasta mejorar.

Aterrizamos de noche y la ciudad nos recibió centellando desde el fondo del valle que la acoge. El camino del aeropuerto a la masa urbana te envuelve en sus curvas y te da tiempo para absorber su paisaje arbolado, su gente tomando aguardiente en los miradores, la calidez de las palabras del taxista orgulloso de su tierra y listo para presumírtela.

IMG_3054.JPG

Así con esa placidez, con ese gozo y con esa expectativa transcurrió nuestra estancia en Medellín y sus alrededores. Y tal como lo hice en la entrada anterior, hoy les quiero contar mis siete experiencias favoritas para que se emocionen y se animen a conocer.

Processed with VSCO with s2 preset

1. Su gente – Los “paisas”, como les dicen a los habitantes del noroeste de Colombia, y sobre todo al pueblo antioqueño, se caracterizan por su genuina amabilidad. Solidarios, agradables y con un sentido de orgullo y pertenencia que da envidia, los habitantes de Medellín te reciben con sonrisas, anécdotas y consejos sobre cómo moverte por su tierra y dónde comer mejor. Si vas en el metro, por ejemplo, y te encuentras inseguro sobre qué parada te deja más cerca de la Plaza Botero, no dudes en preguntarle a otro viajante. Es más, sin duda más de uno escuchará y tendrás en segundos a dos o tres paisas queriéndote ayudar. Confía, la ciudad es segura, y la sencillez de su gente to lo confirmará.

Processed with VSCO with s2 preset

Processed with VSCO with s2 preset

Tradicional Bandeja Paisa

2. Plaza Botero y Museo de Antioquia – Nuestro primer día en la segunda ciudad más grande de Colombia lo dedicamos a recorrer sus sitios más turísticos e históricos. Iniciamos con la Plaza Botero y el Museo de Antioquia. La Plaza es la antesala de lo que te espera en el recinto: una arbolada donde habitan las gigantes y redondas figuras del artista mundialmente afamado y puños de vendedores que ofrecen Bon Ice y sombreros típicos. Recorrer la plaza y admirar a Adán y a Eva, al Hombre a Caballo y a La Mujer Reclinada, al Gato y a La Mano (pachona), permite descubrir no sólo la sensualidad de las curvas, sino los demás edificios que comparten la plaza con el museo, como el Palacio de la Cultura Rafael Uribe.

Processed with VSCO with a6 preset

img_3862

Processed with VSCO with a6 preset

Vale muchísimo la pena entrar al Museo de Antioquia. El mismo Fernando Botero ha contribuido a su valor, pues ha donado las suficientes (¡muchísimas!) piezas para poblar la Sala Internacional y la sala que lleva su mismo nombre. Bosquejos, ilustraciones, dibujos, pinturas, esculturas, tanto material te permite apreciar la evolución de Botero y su arte, que no sólo se trata de gente “gorda”.

3. San Javier – Comuna 13 – Ir a la Comuna 13 sin duda fue una de mis partes favoritas de nuestro viaje. Aquí late la transformación de Medellín, su recuperación del espacio público y su esfuerzo por acercar a la gente de las orillas, a los más marginados, a la cultura, a la educación y al movimiento de la ciudad. Hace un par de años, esta Comuna clavada en la montaña, albergaba el ambiente más violento de la ciudad. De hecho, en 2011, la revista Insight Crime escribió que con la banda criminal Los Urabeños siempre cerca del territorio controlado por la mafia, no había señal de paz en el horizonte:

“Comuna 13 is the most violent neighborhood in the embattled city of Medellin. And with the powerful Urabeños criminal gang edging in on territory long controlled by the city’s feared mafia, there is little sign of peace on the horizon”.

¡En 2011! Esto quiere decir que en menos de una década este barrio ha pasado de 243 muertos (en 2010) a casi ninguno en 2016 (según el guía que nos explicó). Y todo se debe a las ganas de ganar paz y, a la construcción de los seis pisos de escaleras eléctricas que permiten una conexión antes imposible con el centro de la urbe. Estas escaleras han sido merecedoras de análisis y estudios, de planes para réplicas en países como Brasil y, más importante, de motivo de orgullo y catalizador de la paz para la población de la Comuna. Las escaleras viven como ejemplo de cómo un medio de transporte público puede unir clases y fomentar la paz.

Para llegar a la Comuna 13, Ren y yo tomamos el Metro hasta San Javier. De ahí tomamos un camión (autobús) que nos llevó hasta arriba de los seis pisos de escaleras. Desde que vas en el bus comienzas a tomar conciencia de lo que te rodea: cesan los edificios de ladrillo y comienzan los techos de lámina, terminan los Lexus e inician los coches despintados con más de 15 años. Pero de la misma manera, cuando llegas hasta arriba, dejas de ver paredes con anuncios de la mejor masa para arepas y se despliegan, con toda su honra, los murales de pavoreales, mujeres mulatas y niños abrazados. ¡La experiencia es increíble! Llegar a la cima y encontrarte con un guía que con emoción te platique la transformación que él mismo vivió; bajar cada piso de escaleras entendiendo su papel en su metamorfosis; admirar el arte urbano que cuenta la historia del barrio y su gente y su evolución. ¡Realmente lo recomiendo! Y sí, seguramente no es lo más turístico de la ciudad, y sí, quizá a mucha gente le seguirá dando miedo, pero no se engañen, porque la Comuna sí provoca una reflexión profunda y abre los ojos a una Medellín transcendente y pacífica.

Processed with VSCO with a6 presetProcessed with VSCO with s3 preset

3. Guatapé – A dos horas al este de Medellín, late un pueblo que probablemente necesitaría su propia entrada en mi blog. Guatapé, su hermosa laguna, su famosa piedra del Peñol y sus zócalos vibrantes invitan a cualquier residente o turista a una visita. Teníamos la opción de pedirle a un taxi que nos llevara y nos guiara todo el día por la zona o la de contratar un tour. Por ser dos personas nos salía mejor (más económico y además estaba también muy recomendado) tomar el tour, y eso hicimos. Nos recogieron a las 7:30 en el punto de encuentro (el Parque Lleras). En una van con otras siete u ocho personas nos dirigimos a la primera parada: un desayunador en la carretera donde probamos las arepas con quesito fresco y chocolate caliente en agua. Rico, pero no muy sustancioso, recomiendo llevar unas manzanas para el resto del recorrido.

Processed with VSCO with a6 preset

Te demoras dos horas en llegar a Guatapé, pero se alarga la ida porque vas parando en otros dos pueblitos turísticos: Marinilla (en lo personal no me impresionó, pero igual ya fui y ya le puse palomita) y en El Peñol (un pueblo que fue construido para reubicar a la gente que vivía en lo que ahora contiene la presa de Guatapé). Este segundo pueblo vale más la pena, porque además ahí cerca hay una réplica del antiguo pueblo del Peñol y así puedes comparar dónde vivían antes (un lugar con una iglesia muy bonita y una plaza preciosa) y dónde viven ahora (el nuevo pueblo es mucho más gris, y su iglesia está construida de material de albañilería buscando imitar la gran piedra de El Peñol… o sea, no tan lindo).

Processed with VSCO with a6 preset

Réplica del viejo pueblo El Peñol

Processed with VSCO with s2 preset

Finalmente te transportan a la famosa Piedra del Peñol, ¡una formación monolítica de más de 2 mil metros de altura! Ahí tienes la opción de quedarte abajo y curiosear o subir los 740 escalones que concluyen en un mirador. ¡Sin duda la mejor opción es subir y sólo te toma unos 15 minutos! ¡La vista es espectacular! Y, por lo menos para mí, muy diferente a lo que acostumbro ver (siempre he visto lagunas inmensas y sin interrupciones de brazos y ramas de tierra, que es lo que aquí se puede admirar).

Processed with VSCO with s3 presetProcessed with VSCO with s3 preset

Una vez que hayas inhalado y saboreado todo el paisaje (y obvio tomado miles de fotos), desciendes por otro set de escaleras y emprendes el camino ahora sí al pueblo de zócalos, Guatapé. En el camino hicimos aún otra parada a comer el pescado frito tradicional de la zona y a subirnos a un tipo ferry que nos dio un recorrido panorámico por la laguna.

El pequeño pueblo tiene un encanto muy particular: todas las calles y todas sus fachadas se adornan de zócalos que representan a la familia que habita la casa, a la comunidad, o a las tradiciones de todo el pueblo. Es bonito caminar y observar los diferentes diseños y combinaciones, llegar a la Plazoleta de los Zócalos y tomarte un espresso en Café La Viña mientras absorbes tanto color, tantas figuras, el pescado plateado montado en un pedestal.

4. Carmen – Si después de mucho caminar y recorrer las calles de Medellín o sus pueblos tienen antojo de una cena ES PEC TA CU LAR, ¡vayan a Carmen! Ren y yo degustamos ahí la mejor comida del viaje: un tiradito con cítricos, hueva de pescado y aceite de chiles, y unos sandwichitos de cerdo estilo koreano como entradas. Langosta con noodles al curry picante y lechón laqueado en hoisín, como segundos. Y copas de cabernet y merlot para redondear una noche fantástica. Eso sí, ¡reserven!, porque se llena.

5. Parque Arví – En las alturas de Medellín, después de un bonito paseo en Metrocable, arribas al Parque Ecoturístico Arví. Una zona montañosa, protegida y perfecta para escapar un rato del bullicio de la ciudad. Si tienen tiempo en sus itinerarios, vale la pena darse la vuelta y tomar un tour de caminata para que te expliquen sobre la flora, la fauna, y los proyectos de conservación que ahí se trabajan. Además, tienen un mercadito donde venden productos orgánicos y caseros, y siempre es interesante ver y probar.

Processed with VSCO with a6 preset

6. Metrocable y Metro – ¿Cómo va a ser que el Metro está enlistada como una atracción turística? Bueno, si eres como yo, y te interesan las campañas de educación y cultura de una sociedad, poner atención cuando viajes en el Metro te va a encantar. Seguramente en su visita a Medellín usarán el Sistema Metro más de una vez para transportarse. Y para hacer su trayecto interesante basta con escuchar la voz que te recuerda las paradas y los comportamientos dignos de “Nuestra cultura Metro”. La voz no sólo se limita a decir: “Parque Berrío”, sino que dice: “Parque Berrío. Estación cercana con Plaza Botero, Palacio de la Cultura”, etc. Otro ejemplo. La voz no sólo se limita a decir: “No empujes y cuida tus cosas”, la voz dice: “Sabemos que estás cansado de trabajar durante el día y quieres llegar a tu destino, pero por favor respeta y no empujes…” ¡Qué importantes diferencias! El Metro une, el Metro educa, el Metro crea comunidad. Además, en las estaciones hay puntos de préstamos de libros gratuitos, exhibiciones de arte, entre otros proyectos que fomentan la cultura.

Processed with VSCO with a6 preset

7. Parque Lleras – El mejor lugar para tomar unas copas (y hospedarte) es en El Poblado, la zona que circunda al Parque Lleras. Con una vida nocturna enérgica y la mayor variedad de bares y restaurantes, esta es la opción para una noche de fiesta o una cenita romántica. Por eso también sugiero hospedarse en esta zona, pues todas las noches podrás comer o bailar a un ritmo distinto.

Processed with VSCO with f3 preset

Zona natural en El Poblado

Sé que este post es un poco más largo de lo usual, pero es que Medellín cumplió y superó mis expectativas y quiero invitarlos a que también ustedes se dejen sorprender por esta hermosa y valiente ciudad, por su gente, por sus paisajes, por su transformación. Hay mucho más que hacer que lo que yo aquí sugiero, como ir al Museo de Arte Moderno de Medellín, pasear por el Jardín Botánico, comer una típica Bandeja Paisa y bobear y comprar en todas las tiendas que ofrecen lo último del diseño y la moda en Colombia. Espero les sirva esta guía que yo les armé, ¡espero sus comentarios y disfruten!

Processed with VSCO with a6 preset

En el Museo de Arte Moderno de Medellín

Processed with VSCO with a6 preset

Tips para vivir una FIL increíble

IMG_0732

A días de que inicie la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, se me ocurrió que hoy podía escribirles algunos consejos para que puedan vivirla y disfrutarla. No es sorpresa que me encanta leer y que mis libros son -junto con mis zapatos y vestidos- mis objetos personales más queridos, cuidados y custodiados.

Para mí, entonces, la FIL es un evento especial, un evento que espero con ansias y mucha emoción. Es una semana en la que puedo compartir mi furor por los libros sin sentirme rara, en la que puedo platicar sobre autores, títulos y conferencias y recibir un interés casi recíproco de personas que no suelen interesarse por estos temas y acontecimientos.

IMG_6499

Así que yo celebro la FIL, celebro que aunque sea por unos días el interés por la lectura y el conocimiento crezca, y que más de alguno quede impregnado de por vida con la emoción y la curiosidad literaria.

¿Pero qué es lo que más vale la pena en la FIL? Porque a diferencia de lo que muchos piensan, para mí la FIL no se trata de ir a comprar libros. ¡Para nada! Es más, para mí resulta complicadísimo comprar libros en la Feria: primero que nada, se atasca, así que a menos de que vayas con acreditación las primeras mañanas del evento, resulta incómodo y agobiante caminar por los pasillos u hojear páginas de poemarios o novelas con tranquilidad; en segundo lugar, los precios de los ejemplares suelen ser los mismos que en tienda, así que si tu idea de vivir la FIL es ir a comprar libros porque ahí están más baratos, pues realmente estás cayendo en un error. Claro que si vas a la venta nocturna el último día, sí encontrarás ofertas valiosas.

IMG_5152

Les dejo pues una lista de lo que deben aprovechar durante la FIL para sacarle todo la carnita a la experiencia:

1.Mesas y conferencias – la Feria Internacional del Libro de Guadalajara es un espacio padrísimo para escuchar, conocer y aprender de las palabras y experiencias de algunos de los personajes más importantes e influyentes de la esfera literaria, cultural y hasta política. ¡Aprovecha la FIL para explorar que temas que te interesan pero que usualmente no se discuten en la ciudad! Puedes asistir, por ejemplo, a una mesa de diálogo. A mí se me antoja ir el sábado 28 de noviembre a las 17 horas en el Salón Agustín Yáñez de la Expo, a la Mesa: México roto. Literatura y resistencia, que contará con la presencia de Julián Herbert.

IMG_4627IMG_9443

2. Presentaciones de libro y autógrafos – en honor a mi ñoña personalidad, conseguir un autógrafo de alguno de mis autores favoritos es siempre un premio dulce y gozoso. Así que qué mejor ocasión que la FIL para obtenerlo. Revisa el programa de la Feria y descubre qué autores visitarán la Expo y en qué actividades estarán participando. Quizá presenten uno de sus libros nuevos o el de algún colega; quizá participen en una conferencia o mesa de diálogo; quizá simplemente estén en el stand de autógrafos conociendo a sus fanáticos y regalándoles abrazos y fotografías.

Processed with VSCOcam with c2 preset

Con Alessandro Baricco en 2013

3.   País invitado de honor – Cada año, la FIL tiene un país invitado de honor, y una gran parte de sus actividades gira en torno a dicho huésped. En 2014, Argentina fue el Estado homenajeado; en 2013, Israel; en 2012, Chile. Y este año hay un invitadote: ¡Reino Unido! El Reino Unido podría ser uno de los países con más obra y autores reconocidos e importantes a nivel internacional. William Shakespeare, Charles Dickens, Jane Austen, Virginia Woolf, George Orwell, todas estas mentes brillantes y más provienen de este Estado. Así que aprovecha para escuchar todas las mesas de discusión referentes a ellos y a sus obras, o para comprar ediciones hermosas de sus novelas o colecciones, o para explorar las nuevas propuestas de la región.

IMG_5147

En el pabellón de Israel en 2013

4. Conciertos y actividades no literarias – La FIL no sólo trata de literatura. La FIL es un espacio donde convergen otras áreas de la esfera cultural. Hay discusiones sobre ciencia y tecnología, paneles políticos, debates sobre conflictos actuales como la migración, la violencia y las desapariciones forzadas, ciclos de cine (en este caso del Reino Unido y en el Cineforo). Hay temas tan variados que este año ofrecen una conferencia magistral titulada “No todos podemos ser pandas. La sociedad para la preservación de los animales feos” (1 de diciembre a las 19:30 horas, Salón 6).

5.   Compras especiales – Ya sé que a principio les dije que la FIL no era para comprar libros. Y es que si van a ir a comprar el bestseller que está hasta en Wal-Mart, pues la verdad no tiene mucho caso pasar por el ajetreo y el amontonamiento. Sin embargo, sí hay algunos motivos especiales para ir de compras a la FIL: primero, cuando has estado en busca de un libro durante mucho tiempo y no has tenido éxito. ¡La FIL congrega a más de mil 900 editoriales, precedentes de 44 países! Así que algún libro escaso o raro podría aparecer entre uno de los cientos de stands instalados en la Expo Guadalajara. Yo voy a la FIL y siempre me acerco a las editoriales para mí desconocidas, las que se ven nuevas, las independientes, las de países lejanos. ¡Siempre encuentras novedades en cuanto a contenidos y formatos! ¡Ediciones preciosas! ¡Autores increíbles!

Processed with VSCOcam with c1 preset

6. Hay algo para todos – Les repito una vez más: la FIL es para todos. Si eres un primerizo con los libros o un fanático, si eres un niño o un señor canoso, si eres un seguidor de Cortázar o un adepto al manga y al animé, si eres un activista o ciudadano participativo o simplemente quieres ir a disfrutar de un buen concierto, ¡revisa el programa de la FIL! ¡Encontrarás algo que te llame la atención, estoy segura!

Y para que su visita a la FIL sea todavía mejor, les ofrezco para terminar algunos datos y tips:

  1. La FIL se desarrolla del 28 de noviembre al 6 de diciembre; el costo de entrada es de 20 pesos, o 15 pesos los niños, personas con credencial del Insen, estudiantes con credencial, maestros y miembros de la UdeG).
    IMG_5960
  2. Entre más temprano, más a gusto. Para el público en general, la FIL abre el 28 y 29 de noviembre y el 3, 4, 5 y 6 de diciembre de 9:00 a 21:00 horas. Y el 30 noviembre y 1 y 2 de diciembre de 17:00 a 21 horas. Yo sugiero que si van a comprar lo hagan los primeros días.
  3. Lleguen con tiempo a las conferencias, mesas de diálogo y otros eventos. ¿Por qué? El cupo suele ser limitado, al igual que las sillas. Si quieres disfrutar  de la charla o el coloquio sentado, llega con 20 minutos de anticipación.
    IMG_1661
  4. El estacionamiento puede ser un poco complicado. Por eso, sería buena idea hacer rondas. El costo del estacionamiento en la Expo es de 50 pesos.
  5. Revisa el programa antes de que inicie y antes de visitar la Feria. De esta manera no te perderás de los eventos que más atrapen tu atención y sabrás en dónde y a qué hora se llevarán a cabo.
  6. En la FIL tendrás acceso a todo lo que necesites: cajeros, baños, cafetería y hasta un directorio digital de libros, autores y editoriales.
  7. Para más datos curiosos y una numeralia extensa de la FIL, da click aquí.IMG_6500