Para este terrorífico día: “Drácula” de Bram Stoker

¡Halloween! Día de los zombies, las calabazas, las arañas. De los cementerios, las casas embrujadas, los espíritus demoniacos y lo más importante: ¡las leyendas e historias de terror! Así que en este espíritu y con un timing atinado hoy quiero hablarles de Drácula, la espeluznante, fascinante, ¡clásica! novela de Bram Stoker.

Todos conocemos que Drácula es un vampiro, ¿pero y qué más? ¿Cómo logró este ser entre la vida y la muerte, que chupa sangre de sus víctimas para volverse más poderoso, convertirse en uno de los personajes de miedo favoritos de todos los tiempos? ¿En un ícono? ¡En una marca! ¿En el origen y la inspiración detrás de mil y una copias azúcaradas (léase Crepúsculo)? ¿Qué más saben de la vida de este Conde, sus gustos, sus planes para conquistar el mundo? Y es que más allá de verlo desfilar en colegios y vecindarios en los días próximos al Halloween, desconocemos su historia. Y yo estaba igual hasta hace unas semanas que -¡por fin!- compré el libro y me di a la tarea de empezarlo.

IMG_6700

¡Y lo devoré! Lo leí con una rapidez y una emoción que hacía tiempo no me inspiraba una lectura. ¡Es una obra espectacular! No soy mucho de leer novelas de miedo, pero Drácula es un clásico que había estado en mi lista desde años atrás. Además me encontraba en Londres y hay algo irresistible sobre leer un libro mientras paseas por las mismas avenidas y parques que mencionan los personajes…

No quiero contarles todo lo que sucede en la novela, pero a resumidas cuentas va así: el agente inmobiliario Jonathan Harker viaja a Transilvania para reunirse con su misterioso cliente, el Conde Drácula. Sin embargo, su visita termina siendo una aventura escalofriante con encuentros excitantes, descubrimientos siniestros y la realización de que, sin querer, ayuda al malévolo Conde en sus planes de expansión.

Por otra parte, se desarrolla también la historia de Lucy Westenra, amiga de Mina (prometida de Jonathan), que cae en cama con una extraña enfermedad. Sus diferentes pretendientes, guiados por el experto doctor Van Helsing, rastrean el origen y la cura de su padecimiento, pero, ¿será ya demasiado tarde?

La narrativa se conforma de entradas de diarios, cartas, recortes periodísticos y recados, lo cual nos permite conocer las suposiciones, sentimientos y sospechas de cada personaje. Bram Stoker nos entrega pistas y evidencias de los misteriosos acontecimientos sin revelarnos del todo la causa del padecimiento de Lucy, las intrigantes desapariciones de niños y la presencia de esas brumas inquietantes sobre el mar.

Y aunque muy probablemente (ya sea por películas, historietas o simplemente por saberes de la cultura pop) ya conozcamos el final de la novela, ¡vale la pena leerla! De hecho, conocer el final añade un matiz seductivo de ironía dramática (cuando el lector está al tanto de situaciones en la trama pero los personajes no) ¡que no resta a su capacidad de  provocarnos pánico!

Además, Drácula es la pieza gótica por excelencia por sus sombras, romanticismos oscuridades y descripciones carnales. El empolvado castillo del Conde y una Londres victoriana son el escenario perfecto para que los ataques de Drácula y sus cómplices revelen la innegable relación entre la sangre y el sexo. La violencia y la lujuria.

Y pensar que fue escrito hace más de 120 años, en 1897, cuando todavía no existía la televisión, ¡y que con la finura de su prosa logre actualmente suscitarnos escalofríos! ¡Imagínense cuando recién fue publicado! Así que si están al acecho de una novela terror, aquí tienen su solución. Les confieso que sin duda ha despertado mi interés por explorar más este género.

Si quieren comprar la novela en español, la encuentran aquí. Si prefieren leerla en inglés, aquí la consiguen.

Platíquenme: ¿ya leyeron Drácula ustedes? ¿Qué otros libros de terror me recomiendan? Ah, ¡y feliz Halloween!

Processed with VSCO with hb2 preset

*Las imágenes del banner son portadas de libros existentes.