Dreaming LA – highlights de mi viaje de verano

LA16LA1Como muchos ya sabrán, me tomé unas cortas vacaciones (¡nunca son suficientes!) para pasar tiempo con mi hermana, mi mamá y una amiga y descansar de un año de mucho trabajo y estrés. Así que casi de un día para otro nos alocamos, agarramos nuestras maletas y nos fuimos a Los Ángeles. No es inusual que una vez al año nos escapemos las mujeres de mi casa y nos vayamos de paseo, pero confieso que en esta ocasión le insistimos a mi papá que fuera con nosotras. Sin embargo, él sabía a lo que íbamos, y muy sabiamente respondió: “si van a ir de compras, me da flojera, mejor no”.

LA28

Así que las cuatro mujeres nos trepamos al avión un martes y aterrizamos en Los Ángeles, lugar que nos vería reír, comer y comprar como locas durante ocho días. Y para que ustedes también compartan un poquito de mi experiencia por allá, hoy les dejo una lista de los lugares más memorables de mi viaje.

  1. Fashion District – Reamente el propósito de nuestro viaje eran las compras. Con la lista tan larga de eventos que tenemos por delante, nos parecía una gran oportunidad para comprar todos los vestiditos y outfits necesarios para cada ocasión. ¡Yo compré mi vestido para la boda civil! Y aunque hay muchísimos centros comerciales y zonas padrísimas para ir de shopping en LA, yo quedé impresionada con el Fashion District, un área llena de locales a donde muchas tiendas van a surtirse de ropa para luego sólo estamparles su etiqueta. Eso sí, tienes que ir con disposición de buscar y con paciencia para encontrar algo que te guste, ¡es tan grande que hay para todos los gustos y preferencias.

    LA25

  2. Beverly Hills – Si más que zonas con tiendas tipo bodegas, tienen ganas de ir a comprar marcas high end o simplemente pasear por un lugar trendy, lleno de restaurantes y cafecitos coquetos, recomiendo que vayan a Beverly Hills. Las calles llenas de palmeras conducen a exclusivos callejones con casas grandiosas, jardines pulidos, automóviles de lujo y tiendas con aparadores padrísimos. ¡Vale la pena caminar por ahí! Sobre todo después de un día maratónico de tiendas, para darse un respiro y disfrutar.
  3. LA22LA23Wally’s at Beverly Hills – Y para continuar en la zona, les platico que una tarde, caminando por Beverly Hills, buscábamos un lugar donde sentarnos a tomar un vino y platicar. Muchos lugares estaban o atascados y llenos de gente o tan vacíos que tampoco eran apetecibles. Al final nos convenció Wally’s, un lugar que por fuera parecía una terraza sencilla, pero que al ingresar, ¡wow, descubrimos que no era menos que una biblioteca de vinos y quesos! No es broma, estanterías llenas de botellas y etiquetas clasificadas con un sistema sofisticado, mesas imperiales para compartir con otros grupos de comensales, un pequeño mercado de carnes frías, quesos, mermeladas y otros productos delicatessen, luces bajas, y una cocina que rumiaba y chisporroteaba con aceites y especias a la vista del cliente.Para no perdernos de toda la experiencia, nosotras pedimos un vino californiano muy recomendable (Maier Family Meritage 2007, Sonoma), una ensalada de berros, betabeles curtidos y huevitos de codorniz y una pizzeta de buffala mozzarela y aceite de trufa exquisita. Además, como que le caímos bien al chef (o mejor digo que como que le hacía ojitos a mi mamá) porque nos mandó cuatro helados de postre como cortesía.

    LA21IMG_2050

  4. Huckleberry’s – Para continuar con el recorrido gastronómico, les cuento que nuestro desayuno en Huckleberry’s también estuvo delicioso. Dimos con el lugar por recomendación de Juan, un amigo que disfruta de comer y fotografiar como yo. ¡Gracias, Juan! Del lugar pequeñito desborda vida y alegría. Las paredes altas son utilizadas como pizarrón para apuntar el menú y los especiales del día, y en la barra donde te atienden tienen desplegados todos los panes dulces y ensaladas para que vayas observando qué quieres degustar. Sí, la dinámica es un tanto diferente en Huckleberry’s: llegas, haces fila, te toman la orden y ya después te ayudan a encontrar un lugar donde sentarte a desayunar. Todo en Huckleberry’s es orgánico (es Los Ángeles, en algún punto tenía que entrar a algún lugar así) y fresco. Yo ordené un Fried Egg Sandwich, altamente recomendable; Gaby pidió Green Eggs and Ham, de verdad muy sabrosos; mi hermana un Grilled Cheese Sandwich,y mi mamá Proscuitto Hash con arúgula y un huevo estrellado. Además saboreamos un Blueberry Ciabatta,un croissant de almendra y nuestros respectivos cafés. Como extra, nos encontramos a Arnold Schwarzenegger desayunando en la mesa de atrás, ¡ja!
    LA20 LA19LA2LA17
  5. Santa Monica Pier – Después de desayunar nos dirigimos al muelle de Santa Mónica, definitivamente uno de mis lugares favoritos durante el viaje. Lleno de juegos mecánicos, una rueda de la fortuna, helados, música, niños corriendo, bañistas y sol, Santa Mónica contagia su espíritu alegre y festivo a quien sea que la visite. Además, a un par de cuadras del muelle hay un montón de tiendas, así que pueden hacerle como nosotras e irse de shopping cuando el sol esté en todo su esplendor y luego irse al muelle a disfrutar de una nieve y a subirse a los juegos y ganar peluches en la feria.

    LA5LA8LA3

  6. Camarillo Outlets – A una hora de Los Ángeles, los outlets en Camarillo no sólo están enormes, sino que están súper bien surtidos. Además, como están un poco más retirados que los demás, no hay tanta gente y puedes comprar las mejores rebajas sin atarantarte. Están como para pasarte todo el día: tempranito desde que llegas y hasta tipo las 18 horas, cuando ya puedes salirte a buscar un lugar rico para cenar.

    IMG_2045

  7. Urth Café – Después de darle con todo a las tiendas en Camarillo, volvimos a Beverly Hills porque yo quería ir a una tienda donde presentía estaría mi vestido para mi boda civil (¡y sí lo encontré ahí!). De camino a dicha tienda, me topé con Urth Café, un lugar que mi amiga Odette Cressler (fanática de la comida sana y deliciosa y en vías de ayudar a un montón de gente con sus programas de ejercicio, síganla aquí) me recomendó muchísimo. Así que decidí aprovechar la casualidad para pedir el Matcha Latté que me sugirió. ¡Estaba delicioso! La fila y la espera valieron la pena al darle el primer traguito de ese té verde espeso y calientito. Perfecto para continuar con la caminata antes de irnos a cenar.

    urth

  8. Il Pastaio in Beverly Hills – Y cuando me terminé mi matcha latté y compré mi vestido, continuamos con la búsqueda de un lugar delicioso para cenar y brindar por el viaje tan bonito que estábamos viviendo. Y justo recordamos que un par de días antes se nos había antojado un restaurante italiano ahí mismo en Beverly Hills, pero estaba tan lleno de gente y teníamos tanta hambre que optamos por dejarlo para otro día. Para nuestra suerte el lunes que fuimos encontramos una mesa desocupada y pudimos gozar de una cena súper rica, acompañada de un vino también muy sabroso. Yo ordené un rigattoni con salsa de tomate y chiles, berenjenas, alcachofas y queso parmesano; mi mamá una ensalada muy fresca; Gaby un risotto con betabel y queso de cabra, y Marifer unos ravioles al dente. El mesero se portó muy amable con nosotros y todas la pasamos tan bien que hasta derramamos unas lágrimas de felicidad.

    LA14

  9. Newport Beach – Nuestro último día en Los Ángeles estábamos en una disyuntiva: ir a Disney (porque Disney es lo máximo del mundo) o terminar de comprar las cositas que nos hacían falta y dar una vuelta por otro lugar. Y aunque sí se nos hacía agua la boca con Disney, decidimos que todavía teníamos algunos pendientes en las tiendas, por lo que optamos por irnos a Newport, donde confiábamos habría tiendas, además de un lugar hermoso que conocer (mi mamá repetía que era bellísimo). ¡Y la verdad que fue una decisión súper acertada! A diferencia de Venice Beach, lugar al que íbamos con altas expectativas, pero que no terminó enamorándonos, Newport resultó ser un pueblo pintoresco, a la orilla de la playa, con un boardwalk lleno de jóvenes patinando, niños en bicicleta y familias alistando sus sombrillas para meterse al mar. Nosotros rentamos unas de esas bicis/carros para cuatro personas y dimos la vuelta hasta que el sol nos agotó y el cuerpo nos pedía una cerveza helada. ¡Vale muchísimo la pena ir a conocer! Y aunque ya no fuimos de compras ahí, regresamos a la ciudad justo a tiempo para terminar todos nuestros pendientes.

    LA13LA9LA12 LA11 LA10

  10. Downtown Glendale/La Americana – Nuestro hotel estaba ubicado en Glendale. Una zona súper bonita al norte de Los Ángeles, llena de tiendas, restaurantes, cafeterías y un centro comercial enorme, además de que estaba súper bien ubicada y a cortas distancias de todas las atracciones de la ciudad. Así que ahí teníamos todo a la mano: desde Bloomingdales y Nordstrom, hasta un Marshalls; desde un Porto’s Bakery y un Cheesecake Factory, hasta los afamados Sprinkles Cupcakes (yo me comí uno sabor Chocolate Marshmallow); Urban Outfitters, Madewell, Free People, Sephora, Victoria Secret, en fin, todo a un par de cuadras caminando del hotel. Y no es que sólo sean las tiendas las que nos llamen la atención, sino que el lugar te invita a pasear: una fuente que baila, sombrillas, perros paseando, jardines verdes. No pudimos quedarnos en un mejor lugar.

    LA15

¿Cómo ven? ¡Nos la sabemos pasar padrísimo! Durante la semana comimos delicioso, tomamos vino, compramos y compramos y conocimos lugares a los que sin duda quiero regresar. Lo bueno es que el próximo año tendré una corta vida en California, por lo que aprovecharé para visitar estos lugares y un par que todavía están en mi lista, como el Griffith Observatory, el LACMA y claro, Disney.

LA7 LA6 IMG_2176

Boulangerie Central – pan artesanal y boutique de desayunos

bc15
Decidí visitar Boulangerie Central con algo de escepticismo. A oídas de algunos conocidos me lo habían recomendado sin realmente describir lo que experimentaría. Ve, me dijeron. Está delicioso, el pan te va a encantar. Y no más. Así que con tan vagas referencias fui a conocer un día que ni tanta hambre tenía. Y la verdad es que ¡cuánto me arrepentí!

bc1

¡El lugar, la panadería, los desayunos son espectaculares! Desde que te asomas por la ventana del carro o caminas por Morelos hasta ubicar el 1984, la tranquilidad de la zona y sus árboles te invaden y llenan de calma, te seducen a desayunar sin prisas y saborear y disfrutar cada ingrediente, cada sorbo de café. La placidez aumenta cuando subes las escaleras de Boulangerie Central y descubres que las paredes, las mesas, los menús, los platos, todos los elementos son blancos con guiños de azul: algún monograma, los merengues que acompañan las cuentas en otras mesas y lo más representativo y bonito del lugar: las gotas de agua que escurren de la pared y dan hogar a peces betta.

bc3

Pero no todo es pulcritud y estética, pues al fondo tienen la cocina y la panadería abierta, sin mamparas o puertas que obstruyan la visión del comensal. Desde tu mesa observas los rodillos extender las masas, las cazuelas endulzar mermeladas  y los hornos exhalar mantequillas. Un espectáculo cálido y delicioso.

bc2

bc6

La primera vez que visité (y ya van varias veces desde aquella) pedí mi café negro y un jugo de naranja. El primero venía acompañado de una galleta suave con forma de tetera y el nombre del restaurante inscrito en el cuerpo. El segundo, venía servido en una copa de vino, fresco y recién hecho. Como ya dije antes, Ren y yo íbamos sin hambre, pero necesitados de un buen café. Sin embargo, cuando revisamos el menú con curiosidad, quedamos atrapados, y cuando nos llegó el pan francés y nos lo devoramos, pude confirmar con seguridad que tenía que regresar. Se los describo: un pan brioche hecho en casa, espolvoreado con gránulos de azúcar, cubierto de fresas y adornado con nieve de mantequilla, hojitas de albahaca y miel de abeja. ¡La gloria!

bc5

Todo estuvo tan delicioso y pasamos una mañana tan bonita que pronto volví para probar los desayunos en forma. Así que volví y en mis regresos ya he descubierto otros platillos que no encontrarás en otros restaurantes y que no se podrán perder. Empezemos, entonces.

Pan dulce y entremeses

Por lo general, a mí me gusta comenzar mi desayuno con un pan dulce o un platito de fruta, un entremés, vaya, antes de entregarme al plato fuerte. Y Boulangerie Central ofrece las opciones perfectas. Al ser panadería, pueden ordenar un croissant hecho en casa con la mermelada del día (también hecha en casa); o un chocolatín (un pan tipo croissant pero con chocolate); o unas tostadas campesinas, que son rebanadas de pan con labneh -yogur griego-, fresas y amaranto con miel orgánica, o un sándwich de crema de avellanas, con pan brioche a la plancha, mermelada casera y nueces de castilla caramelizadas… ¡a poco no se les hace agua la boca! Además, pueden compartir esa entradita y así quedarse con suficiente hambre para el plato siguiente.

bc7

De beber

Ya saben que mi opción predilecta es el café negro, aunque a veces disfruto de un latté o capuchino. Si van acompañados pueden aprovechar para pedir una prensa y compartir un rico café. Si prefieres algo dulce, pide el chocolate caliente, ¡es espeso y delicioso!

Desayunos

Hay muchas opciones para continuar con el festín, pero les voy a platicar sobre mis favoritas. Comenzaré con los Huevos a la Bañera, que se han vuelto un favorito entre sus comensales asiduos: en una tinita -sí, en una tina pequeñita- sirven un par de huevos poché sobre una cama de tocino y pimientos rojos, bañados en una salsa de curry y queso gratinado, acompáñalos con pedacitos de pan con especias y ¡tendrás sabores bailando y festejando en tu boca! Los Huevos Tunecinos son otro must: huevos escalfados montados sobre muffin inglés y espinacas a la crema con trocitos de tocino, bañados en una salsa rosa cremosa y queso parmesano, ¡sabrosísimos!

bc8bc9

Al ser un local inspirado en lo francés, no puedes dejar de probar el Croque Madame (un sándwich de pan campesino, queso gouda, jamón, un huevo estrellado y salsa bechamel); o el croissant sándwich, un pan fresco con huevos revueltos a la mantequilla.  En otra ocasión me aventuré por el sándwich clásico y quiero decirles que fue perfecto: un preparado sencillo pero lleno de sabor, pues está hecho con dos lajas gruesas de pan brioche a la plancha, jamón, queso y alioli que te hará chuparte los dedos.

bc10

bc11

Si lo que quieres es deleitarte con el pan de Boulangerie Central y desayunar algo más tradicional, mi recomendación es que pidas  los huevos divorciados o los chilaquiles rojos. Aunque realmente insistiría a que te animaras a probar algo que no encontrarías en otro local.

El Postre

Y si todavía te quedó un huequito, ¡y esperemos que sí! ¡Pide algo dulce de postre! Como ya les dije antes, el pan francés de Boulangerie Central es un pedacito de cielo, ¡el mejor que haya probado en la ciudad! No obstante, también puedes ordenar un Cacao Roll Brulee, un roll relleno de cacao (77%), dulce de leche, canela, pasas y nuez, servido con mermelada de la casa y fresas; un alfajor; un brownie, o un biscotti. ¡Los quiero todos!

bc12

bc13

Para llevar

Y es que la panadería y las jaleas de Boulangerie Central son tan frescas y ricas que estoy segura que querrán llevarse algo para su casa; qué tal, por ejemplo, una hogaza de pan campesino, un baguette multigrano, bollos para hamburguesas, panqué de nuez, relish de piña, mermelada de guayaba o una crema de semillas? Lo que sea que escojan estará delicioso y recién hecho, ¡se los garantizo!

bc14

Saldrán, entonces, llenos de comida en la barriga y en los brazos, felices y, eso sí, con mayores de ganas de continuar con un día relajado y fresco, como el lugar de donde acaban de salir.

M.

IMG_1386

IMG_1380

Oh La La Bistro: el verdadero sabor de la campiña francesa

ohlala1

A veces, cuando voy a desayunar no siempre busco un plato abundante, que me deje sintiéndome como un balón que si se cae de la silla rodará hasta su carro y con trabajos podrá treparse y regresar a casa. A veces busco un desayuno que por su sencillez y calidad en ingredientes, me deje queriendo un poquito más.

Así me pasa cuando voy a Oh La La. Voy con la consciencia de que desayunaré un omelette o un baguette delicioso y que no podré evitar (por más dietas que lleve u objetivos que me proponga) comerme un pan hecho en casa. Y es que Oh La La es un bistro francés que comenzó sólo como panadería –ubicada en Sebastian Bach 5074-, así que puedo confiarles que la especialidad del lugar es el su pan. Para nuestra buena suerte, en avenida Terranova 608 ubicaron su segundo local, pero con este decidieron ampliar el concepto y montar un pequeño bistro donde puedes desayunar, tomar café, ir al brunch con tus amigas, o hasta comer algo rico por la tarde.

ohlala2

El lugar es pequeñito y siempre hay fila de espera, pero vale la pena estar sentada en las banquitas de afuera durante 15 tediosos minutos, aunque ni tan fastidioso, ya que el borlote de las señoras tomando café o de las amigas abrazándose en su reencuentro siempre es entretenido. Además, puedes amainar la espera pidiendo un café en lo que te dan tu mesa. Una vez que entras y el mesero te dirige a tu lugar, alcanzas a ver de reojo la vitrina de cristal en donde almacenan -o mejor dicho, exhiben- toda la panadería. Si vas por primera vez, yo recomiendo que no dudes en acercarte para que puedas observar todas tus opciones con detenimiento; sino, puedes seguir al anfitrión hasta tu mesa y esperar a que te seduzca la canastita de croissants y bizcochos.

ohlala4

ohlala4ohlala3

Les comento que a diferencia de otras cafeterías, en Oh La La Bistro el café americano no es de refill. Como no lo hacen con cafetera, sino con máquina, cada café es recién hecho y todavía llega a tu mesa con la crema del grano caliente y espesa. Además de café negro, puedes pedir capuccino, espresso, latté, tés de distintos sabores, limonadas, refrescos, y cerveza y vino por la tarde. Pidan, entonces, su café, en lo que discuten con sus antojos si optarán por abrir su apetito con un croissant de nutella, un scone de frutos rojos, un pain au chocolat o un pan relleno de crema de almendra y chocolate. Y cuando ya tengan su cafecito y su pan en la mano, dispónganse a probar de un pedacito de la campiña francesa. Y díganme después si les miento cuando les aseguro que comieron uno de los mejores panes de la ciudad (claramente no busco que los comparen con unas conchitas o donas sumergidas con chocolate caliente, sino con la boulangerie francesa de tradición). Lo padre de Oh La La es que también puedes comprar tu pan y llevártelo a casa, ya sea los manjares dulces o los baguettes y demás panes salados que pueden aprovechar cuando quieren hacer cenitas o picnics con una masa más artesanal.

ohlala6

La estancia continúa con un desayuno exquisito. Debo decir que los platillos no son abundantes, sino porciones justas y eso sí, preparadas con ingredientes de muy alta calidad. Y creo que este es sin duda un concepto fundamental en Oh La La, pocos platillos, sencillez en sus preparaciones, pero resultados frescos, deliciosos y donde cada sabor se distingue y sobresale.

En el acotado, pero deleitable menú encuentras fruta con yogur, omelettes, baguettes, sándwiches, y por la tarde, ensaladas, tartines, nuevamente baguettes y algunos platillos más elaborados como magrets de pollo y pescados.

ohlala7

Pero volvamos a los desayunos: a mí me encanta pedir el omelette de champiñones a la francesa, los champiñones van cocinados con sal, ajo y aceite de oliva y van conmplementados con queso; todo va coronado con trocitos de tocino y como guarnición, una torrecita de berros y muchos tomatitos color piolín. Pero si los champiñones no son de su gusto, pueden pedir el omelette de pimientos, o el de mozzarella y albahaca, o el nacional, con jitomate, cebolla y chile verde. El sándwich de huevo al eneldo también es uno de los preferidos de los comensales.

ohlala8

ohlala8

Los baguettes también son muy sabrosos (les recuerdo que el pan es artesanal y eso hace toda la diferencia) y el que no se pueden perder es el de higos, queso brie y mermelada de zarzamora, ¡es un pedacito de cielo! Para los carnívoros, el de carnes frías es ideal y para los que gustan de sabores más fuertes, está el bagnat de atún.

IMG_8473

ohlala9

Y aquí no se termina el festín, porque para terminarte la segunda taza de café y salir con el mejor sabor de boca, necesitan comerse otro panecito, o por lo menos la mitad (que la otra mitad la disfruten sus acompañantes). No se enojen conmigo por el atasque de carbohidratos al que los estoy encomendando, ¡realmente vale la pena! Y créanme que para que hasta a mí me valga, es porque verdaderamente son un manjar.

IMG_6613

¿Cómo ven? ¿Se animarán este fin de semana a probar un desayuno distinto? ¡Espero que sí! Y que cuando lo hagan me platiquen cómo les fue, qué desayunaron y qué les pareció. ¡Los quiero mucho! ¡Disfruten su fin de semana desde hoy!

Los famosísimos waffles de La Antigua

Antigua1Es domingo y despiertan con un hambre impaciente. Se les antoja algo masivo, que los deje no sólo satisfechos, pero con la sensación de que los últimos dos bocados estuvieron de más. Pero también quieren disfrutar su mañana, pasarla bonito en un lugar que no los aviente una vez que terminaron de desayunar. Las ahogadas, entonces, quedan descartadas; los tacos de barbacoa, por más ricos que sean, tampoco son la opción que están buscando; ¿pero qué tal un waffle recién hecho con platanitos y rompope? ¿O una crepa de pierna y queso gouda? ¿O un lonche de jamón con tocino y un huevito para coronar? ¡Ahora sí estamos hablando!

antigua2

Cafetería La Antigua es un restaurante especializado en crepas y waffles desde 1994. La señora Guillermina Chávez fundó el lugar y ahora son los hijos y los nietos los que se encargan de ellos. Y digo ellos porque ese lugarcito que comenzó a unos metros del Mercado Juárez no fue suficiente, por lo que tuvieron que abrir dos locales más dentro de la zona. Así pues, si quieren deleitarse con uno de sus abundantes y económicos desayunos, pueden visitar la original y sus ramificaciones en Prisciliano Sánchez esquina con Argentina (repito, enfrente del Mercado Juárez). O, la novedad, si tienen un antojo brutal, pero no alcanzan a ir para allá, les tengo la noticia de que ya abrieron otra sucursal en Golfo de Cortéz 4136. Yo ya visité esta última sucursal y les aseguro que es el mismo sabor y el mismo precio, la diferencia es que en acá te sirven el chocomilk en mason jars en lugar de copas chocomileras. Continue reading

Palreal: lo más rico del café y del barrio

IMG_4607

¡Buenos días a todos! Entre fin de semanas largos y las mil cosas que tuve que hacer durante la semana siento que hace mucho que no escribo y comparto con todos ustedes. Pero ya es lunes y aquí estoy otra vez, feliz y muy emocionada, lista para presumirles un lugar que se ha ganado mi corazón cafetero.

IMG_4274

Se trata de Palreal, ubicado en Lope de Vega 113, es un lugar chiquito y muy acogedor adaptado a una casa muy de barrio, con pisos de mosaico, mesas de madera o metal, una barra y el personal más amigable y buena onda. Pareciera que los utensilios (platos, tazas, vasos, floreros) son piezas que han ido rescatando de sus propias casas, de las casas de sus abuelas, de algún tianguis en la ciudad y, precisamente, esto es lo que le insufla el ambiente de cafetería local, donde sabes que el barista podría ser tu vecino y vas a encontrar mucho, mucho cariño por lo que ahí se produce.

IMG_4605

IMG_4603

IMG_2644

Dados mis extraños horarios de editora y periodista, sólo he tenido oportunidad de ir a desayunar y a tomar café. No obstante, sé que también están abiertos por la tarde. A diferencia de los anteriores lugares que he recomendado, Palreal tiene un menú bastante pequeño, pero no necesitan más. Primeramente es un “expendio de café”, como dice su carta, y te ofrecen espressos, machiatos, capuccinos, lattés y lo que más me gusta: café negro de distintos orígenes, lleno de cuerpo y con la libertad de que escojas su método de goteo y preparación. ¿Han escuchado hablar del aeropress, el clever v60, la prensa francesa, el chemex? Palreal sí y además están felices de explicar de qué va cada uno de ellos.

IMG_4600

IMG_4604

IMG_4167

También tienen tés (verdes, blancos, oolongs), chocolate, cervezas artesanales y copas de vino en su menú. Yo cada que voy procuro probar algo distinto, realmente he disfrutado mucho el café hecho con clever, pero si ustedes son más de café con leche, les recomiendo el latté; preparan uno rico, ligero y cremoso.

IMG_4597

IMG_4598

En cuanto a los alimentos… Puedes elegir entre tres o cuatro distintas preparaciones de huevos y omelettes (recomiendo el omelette de queso gruyere y selva negra, viene acompañado de unas rodajas de jitomate, aguacate, un par de zarzamoras y aceite de oliva y pimienta y, uff, no tiene madre), bisquets dulces o salados y las especialidades: los lonches y las encacahuatadas. Los lonches no son cualquier lonche, tienen de atún y de panza que es, probablemente, el más famoso porque tiene la pancita de cerdo (y de verdad crean que yo no soy mucho de estas cosas, pero este hace que te chupes los dedos) bien marinada en cítricos y bañada en salsa verde, adornada con cebollita y cilantro, con frijolitos negros, todo adentro de un bolillo salado… Las encacahuatadas son unas tortillas rellenas de requesón fresco bañadas en una salsa de cacahuate adornada con crema. ¡Ya se me hizo agua la boca de sólo describirles las delicias que he comido ahí!

IMG_4377

Por la tarde tienen especiales como las enmoladas de pato, el atún con guacamole y claro, mucho café. De hecho, Palreal forma parte del mismo grupo que tiene Café Sublime, el 5pm Café, Caligari y Adobe, ¿qué más credenciales necesitan para que los convenza de que vayan a visitar? Eso sí, el lugar suele estar abarrotado, pero vale la pena la espera, en serio, confíen en mí. Además, es pet friendly así que pueden llevar a sus cachorros, no es raro ver a los comensales con sus peludos acompañantes. ¡Es muy entretenido!

IMG_4609

IMG_2678

En general el ambiente en el lugar es muy relajado, desenfadado, fresco. Igual que los socios, igual que los chavos que atienden el lugar. Se nota que les importa lo que hacen, que quieren ofrecer café y comida creativa, deliciosa y muy lejos de fanfarronerías y esnobismos. Encontrar lugares así de auténticos siempre es una sorpresa, un regalito dentro de la ciudad. Como extra, justo a un lado de Palreal abrieron Suculenta, boutique ecológica y ya saben, ¡yo como loca! Desde donde te tomas tu cafecito en Palreal puedes observar los diferentes tipos, sus colores y formas; puedes acercarte a comprar lo necesario para criar las tuyas.

IMG_4606

¡Los invito a que conozcan y me cuenten qué les pareció! ¡Platíquenme su experiencia! Ya saben que lo que más me gusta es leer sus comentarios e intercambiar anécdotas. Les mando a todos un abrazo y les deseo una semana sabrosa y muy productiva. ¡Hasta pronto!

IMG_4610

Mis zapatos negros son de Zara, mis zapatos de tacón de Nine West.