Puerto Clandestino: ostiones, ceviches, aguachiles y cerveza

5C52BD76-D6A0-4DDE-8F94-A0EE81375DAA

El otro día recibí una invitación para comer en Puerto Clandestino. La verdad es que cada vez más recibo invitaciones y propuestas para ir a conocer restaurantes y locales, y con la idea de que no puedo hablar de lo que no conozco y de que siempre es divertido conocer nuevos lugares, siempre acepto las invitaciones. Pero eso sí, sólo escribo de las que realmente me gustan o se me antojan diferentes e innovadoras. Es parte de mi política de credibilidad, sostengo.

Les platico entonces que quedé contenta con Puerto Clandestino. Se me hizo un lugar perfecto para ir a tomarte una cerveza y un aguachile muy sabroso cualquier día de la semana, pero sobre todo en viernes, para que puedas extender la comida sin necesidad de regresar a trabajar. Ubicado en Pedro Moreno 1550, el local es pequeño, como un pasillo envuelto en madera y cachivaches que recuerdan al mar y a sus embarcaciones. Las luces son bajitas, lo que aumenta el ambiente acogedor del restaurante.

6EA6FB99-663A-40F4-9A62-5BC2257C526E

La terraza

80392103-98EC-428D-90BD-26CBFBA0876A

Fui con René y nos sentamos en la terraza. Llovía. Luego luego se acercó un mesero joven a atendernos, pedimos un par de cervezas y nos acercaron el menú. Lo hojeamos y se nos antojaron muchas cosas, ¡además tienen una gran variedad de platillos! Personalmente, me hecho muy fanática de los ostiones, así que en cuanto vi las diferentes preparaciones que ofrecían supe que teníamos que ordenar unos. Así pues, nos sirvieron una docena de ostiones entre frescos y a las brasas. Probamos los Bloody Mary (como el coctel tradicional), los de aderezo de soya y jengibre aridulce, al aire de cilantro y limón (muy frescos y aciditos), chimichurri (muy, pero muy recomendables, quizá los favoritos de la tarde), los rockefeller, y los zarandeados (picositos, y otros de los preferidos del día). Con nuestra cerveza, los ostiones nos abrieron el apetito y la curiosidad por saber qué más probaríamos. Además, la verdad es que pagar entre 120 y 160 pesos -dependiendo de la preparación que elijan- por una docena de ostiones se me hace un precio espectacular.

C1354E86-C284-450D-9FCF-2FEBBC3B9F70

Variedad de ostiones

9A9C5378-E378-4177-B123-4D5F1782C25A

Antes de que llegara el siguiente tiempo, nos obsequiaron un balazo: un ostión servido en un caballito con clamato, salsas y sal. Continuamos la comida con un par de entradas más. Lo siguiente fue un plato de mejillones al vino blanco. Estaban tan ricos los condenados que René y yo terminamos cuchareando la salsa (muy cremosa y deliciosamente sazonada) y pasando pedacitos de pan por los restos de crema y queso del plato hondo.

51563B2F-D9E5-4641-887D-5CE06AA5F447

Mejillones al vino blanco

D577D36E-8353-4C78-96AC-0A1C2829F34D

Tiradito de atún

Seguimos con un tiradito de atún con acentos súper orientales. Las láminas de atún fresco estaban cubiertas en una salsa espesa de soya, pepino y zanahoria en juliana, cebollín, ajonjolí y rodajas de rábano. Si les gustan los sabores agridulces y notas fuertes de sal provenientes de la soya y el pescado, este tiradito es para ustedes. Ren y yo lo disfrutamos, aunque sí tuvimos que ordenar la segunda cerveza para preparar el paladar para el siguiente platillo.

4DAFB915-69BF-4E8C-8A61-75292A5E75B2

En Puerto Clandestino puedes elegir de entre cuatro distintos tipos de aguachiles: verde, rojo, mango, oro negro (todos pueden ser de pescado o camarón), o puedes aventurarte y elegir un Aguacachile. El Aguacachile es distinto al aguachile porque la salsa tiene aguacate, por lo que se vuelve más espesa, además de que también le agregan otros chiles y toques orientales, por lo que el resultado es totalmente diferente, ¡y muy enchiloso! Nosotros pedimos el de camarón y la verdad es que quedamos muy sorprendidos. La salsa estaba muy rica, y con rodajas extra de aguacate, láminas de rábano y trocitos de chile verde, no podíamos dejar de comer (ni de limpiarnos el sudor con una servilleta, ¡qué picante!).

28131B7C-1A5E-4D93-ADA1-7BA2D68D8785

Aguacachile

28E870BD-EAC2-40CB-BDDB-B467AE49F690

Ceviche Trajinera

Seguimos el festín con un ceviche, ¡cómo ir a un lugar de mariscos y no probar el de la casa! Pues la elección estuvo difícil, porque en Puerto Clandestino tienen nueve tradicionales (pescado en trozo, camarón, marlin guisado, pulpo, surimi…) y diez tropicales. ¡Neta son muchísimos de dónde escoger! Los meseros, todos muy amables, nos recomendaron el  Trajinera: pulpo mezclado con chicharrón y carnitas (la orden a $110.00, ¡les digo que está bastante bien de precios!). El ceviche venía con pico de gallo y totopos para comértelo con más gusto. ¡Nos lo comimos de volada!

32AB0CF2-A541-4DC0-9C65-A3F35D19FD69

Casi para finalizar (claro, pedimos también un par de cervezas más), probamos una de las especialidades: el atún en costra de ajonjolí, que va preparado con crocante de espinacas y fresas salteadas al balsámico. La verdad es que las fresas le dan un toque muy distinto al atún tradicional. El pescado estaba muy fresco y además le pusimos gotitas de las salsitas que te ponen al centro de la mesa -todas muy muy ricas-, lo cual nos dejó un gran sabor de boca.

C6AD24DC-56BD-4FC8-BB20-B612AB079D2C

Atún encostrado

De postre degustamos una nieve casera de zarzamora, perfecta para cerrar con broche de oro la abundante y rica comilona.

Alargamos lo más que pudimos nuestra partida, yo tenía que entrar a trabajar, pero estábamos tan a gusto que preferí llegar un poco tarde, por quedarme un rato más ahí con René. Además estábamos a un par de días de nuestra boda civil, y con el día lluvioso, como que estábamos reflexivos y más enamorados (si es que eso es posible, je).

68078E2A-40C2-4E9C-8EF5-0B20046C12DA

Balazo

Disfruté mucho mi comida en Puerto Clandestino, el trato de su personal, la amabilidad de Sergio, que estuvo muy al pendiente de nosotros todo el tiempo. Se me antoja volver pronto con amigos, además está padre que queda a media cuadra de Chapultepec, porque te toca ver todo el movimiento de la gente sobre el solicitado camellón. Además, tiene televisiones, así que puedes ver cualquier partido de futbol, americano o cualquier deporte o juego que en el momento sea de su interés. Los invito a que vayan a probarlo y también disfruten de un rato agradable.

Furter Hotdogs Gourmet

Furter1

¡Hola a todos! ¿Cómo les va en estas épocas decembrinas de fiesta y posadas? Yo les confieso que estuve MUY ocupada los últimos 15 días. Con la Feria Internacional del Libro (FIL) se nos vino la chamba encima en el periódico y nos fue difícil conseguir momentos para descansar. ¿Ustedes visitaron la FIL? ¿Compraron algo? ¿Vieron y escucharon a alguien interesante? A mí me encanta la FIL y tengo mis propias ideas sobre qué es lo que debes aprovechar cuando el evento llega a la ciudad, pero ese es motivo para otro post y para otra ocasión…

Hoy les quiero compartir platicar sobre un lugarcito que me di chance de conocer el otro día. Creo que ya antes les había mencionado que los hotdogs no son lo mío, pero a veces (o más que a veces) necesitamos abrirnos a otras experiencias y opciones. Además, este lugar ya me lo habían recomendado muchas veces, así que no podía dejarlo de visitar.

furter2

Les hablo de Furter Hotdogs Gourmet, ¿ya los conocen? Actualmente cuentan con tres sucursales: la original, en Ruben Darío 1247; en avenida Tepeyac 427 y en Naciones Unidas 4953. Como su nombre lo dice, no son cualquier hotdog, ya que tienen ingredientes de alta calidad y preparaciones que van más allá del jitomatito y la catsup. De hecho, tienes ocho opciones para elegir, cuatro con salchicha frankfurter (cerdo y res) y cuatro con salchicha bratwurst 100% cerdo.

furter3

La última vez que los visité yo pedí el Tres Quesos, que lleva queso de cabra y mozzarela con pimientos y cebollas a la planacha, todo eso envuelto en una costra de queso gouda. Y para complementar, lo aderecé con mayonesa de jalapeño y un poco de catsup al chipotle. ¿Suena rico, no? Otros que les recomiendo mucho son el Campirano, con calabacitas a la plancha, queso de cabra y mostaza a la miel; el Mexa, con tocino crocante, aguacate y mayonesa de jalapeño; y el Klassiker, con col agria y mostaza dijón que le dan un toque muy auténtico alemán… ¡se me hace agua la boca! Y les repito, para que se me antoje un hotdog está cañón.

IMG_6554

Yo me puedo comer dos de un sentón, además todos vienen acompañados con papitas tipo ruffles y ahí en la mesa vienen más aditamentos, como pepinillos, aderezos y chiles jalapeños para que realmente te comas el tuyo como a ti se te antoja. ¿Y de tomar? La mala noticia es que no venden vino o cervezas, pero puedes tomar una deliciosa agua e horchata, té helado, refrescos o, lo mejor, ¡boings!

furter9

Algo que me gustó mucho de Furter es que, a pesar de que el lugar es chiquitito, no te sientes apretado. En Ruben Darío, están ubicados en una esquina y el espacio es alargado, como un chorizo, y tienen dos mesas de madera largas que entre todos los comensales comparten. Es chistoso cómo los acomodos te pueden hacer sentir más o menos cómoda en un lugar. El efecto en Furter es agradable. Te sientes como alguien más del barrio. Es común encontrarte a jóvenes y eso añade al ambiente relajado del local. Vale la pena mencionar que abren de martes a domingo de las 14 a las 24 horas. Así que también está ideal para un día llegar antes o después de la precopa y calmar el hambre. Además, todos los letreros, logotipos y utensilios tienen un diseño atractivo.

furter4

furter8

La verdad es que se nota que a los dueños les importa lo que hacen y, a todo esto, apoyan la teoría de que no necesitas mucho para ser exitosos y ofrecer productos de calidad, ¡Furter siempre tiene gente!

furter5

¿Cómo ven? ¿Se animan? Espero que sí, sobre todo que no necesitas disponer de mucho tiempo para visitarlo, cualquier día que tengan hambre y que quieran comer algo rico y rápido Furter sería una gran opción. ¡Cuando vayan, platíquenme cómo les fue! Ya saben que me encanta leer todos sus comentarios. Les mando un abrazo a todos y ¡a seguir probando y comiendo!

furter11