Preámbulo Café – sabor, café y tranquilidad

4E7A84D5-F8CA-4D5B-A54A-8EB8457A24D9

Después de un complicado inicio de diciembre (cerró el periódico donde trabajaba y el estrés se nos subió hasta las orejas) y luego un vacacionado cierre de año, estoy de vuelta en la ciudad, desayunando en lugarcitos nuevos, degustando cafecitos y una vez más frente al monitor, lista para contarles sobre mis nuevos descubrimientos culinarios y planes de vida (¡son tantos!).

Pero para no abrumarlos ni enfadarlos con mis discursos motivacionales y muy personales, hoy les quiero recomendar un cafecito que se ha ganado mi corazón.

15C1AC42-AB19-43CD-9805-12DC083A2B72

En un rincón tranquilo de la colonia San Antonio, en una cuadra en donde López Cotilla encuentra calma después del barullo de la colonia Americana y antes del estruendo del Centro, hay una casita verde que despide notas de los años 20s, mientras en su interior gotea un café lleno de cuerpo. El interior de la casa, con piso original y paredes blancas, da hogar a una cafetería local que, con detalles sencillos y aromas alegres, da la bienvenida al comensal que busca refugio del bullicio o un lugar donde parar antes de iniciar un día atropellado y lleno de ruidos y pendientes. El preámbulo perfecto, así como lo antoja su nombre.

83F363C4-1A0C-43C7-91F1-8FB21D4BA0F5

Con mesas de madera vieja, sillas blancas y plantas en macetas de cerámica, Preámbulo tiene más de un rincón que invita a sentarse y desayunar. Las ventanas arrojan sombras y cobijan libros en los alféizares. Al fondo en la barra, un V60 en uso, y el barista dibujando una flor en un latté calientito.

El menú es breve pero delicioso y  no toma más que un platito de fruta para abrir el apetito. Pido al mesero -muy joven- un muffin inglés, los demás ordenan chilaquiles, otro, un muffin con salchicha. Llega el café y el primer sorbo despierta a Edith Piaf, que desde hace rato murmura al fondo. Platicamos. Disfrutamos el domingo. Por un resquicio nos toca el sol y alcanzamos a ver a los ciclistas que se dirigen a la Vía Recreactiva. Los jugos ya están en la mesa: naranja, verde, fresa con naranja. También chisporrotea un chocolate caliente.

8808894D-3B42-495E-9004-D12211482493

¡Mi muffin inglés está muy sabroso! El pan, con frijolitos negros, queso gratinado, un huevo estrellado, tocino crujiente y miel de maple, abraza la lengua y deja al paladar contento. Para complementar, un puré de papa suave deja una estela de mantequilla en la boca. A un lado, los chilaquiles en salsa de chile pasilla y los trozos de pancita comienzan a desaparecer. Al otro lado, otro muffin -aunque este con salchicha- es devorado.

7D31FB39-1F43-4C6C-BBF5-167075030EDD

Nos retiran los platos, pero aún quedan traguitos de café en nuestras tazas. Un charleston reanima las anécdotas y nos queremos quedar ahí un ratito más. En la carta, nos hace ojitos un pan francés con fruta y queso de cabra, pero la barriga está satisfecha y tendrá que esperar para la próxima visita. La cuenta, el dinero, y nos marchamos con el corazón alborozado, dispuesto a prolongar esa placidez, a evadir el tráfico y el trabajo aunque sea cinco minutitos más.

EB9845A0-71E4-463E-9CC7-E10C80D8D401

Preámbulo, Cafetería Local abre de lunes a sábado, de 8:30 a 22:30 horas. Los domingos, de 8:30 a 16:00 horas. ¡No lo dejen de visitar!

Si quieres escuchar un poco de música para sentirte en el ambiente de Preámbulo, da click aquí.

 

Puerto Clandestino: ostiones, ceviches, aguachiles y cerveza

5C52BD76-D6A0-4DDE-8F94-A0EE81375DAA

El otro día recibí una invitación para comer en Puerto Clandestino. La verdad es que cada vez más recibo invitaciones y propuestas para ir a conocer restaurantes y locales, y con la idea de que no puedo hablar de lo que no conozco y de que siempre es divertido conocer nuevos lugares, siempre acepto las invitaciones. Pero eso sí, sólo escribo de las que realmente me gustan o se me antojan diferentes e innovadoras. Es parte de mi política de credibilidad, sostengo.

Les platico entonces que quedé contenta con Puerto Clandestino. Se me hizo un lugar perfecto para ir a tomarte una cerveza y un aguachile muy sabroso cualquier día de la semana, pero sobre todo en viernes, para que puedas extender la comida sin necesidad de regresar a trabajar. Ubicado en Pedro Moreno 1550, el local es pequeño, como un pasillo envuelto en madera y cachivaches que recuerdan al mar y a sus embarcaciones. Las luces son bajitas, lo que aumenta el ambiente acogedor del restaurante.

6EA6FB99-663A-40F4-9A62-5BC2257C526E

La terraza

80392103-98EC-428D-90BD-26CBFBA0876A

Fui con René y nos sentamos en la terraza. Llovía. Luego luego se acercó un mesero joven a atendernos, pedimos un par de cervezas y nos acercaron el menú. Lo hojeamos y se nos antojaron muchas cosas, ¡además tienen una gran variedad de platillos! Personalmente, me hecho muy fanática de los ostiones, así que en cuanto vi las diferentes preparaciones que ofrecían supe que teníamos que ordenar unos. Así pues, nos sirvieron una docena de ostiones entre frescos y a las brasas. Probamos los Bloody Mary (como el coctel tradicional), los de aderezo de soya y jengibre aridulce, al aire de cilantro y limón (muy frescos y aciditos), chimichurri (muy, pero muy recomendables, quizá los favoritos de la tarde), los rockefeller, y los zarandeados (picositos, y otros de los preferidos del día). Con nuestra cerveza, los ostiones nos abrieron el apetito y la curiosidad por saber qué más probaríamos. Además, la verdad es que pagar entre 120 y 160 pesos -dependiendo de la preparación que elijan- por una docena de ostiones se me hace un precio espectacular.

C1354E86-C284-450D-9FCF-2FEBBC3B9F70

Variedad de ostiones

9A9C5378-E378-4177-B123-4D5F1782C25A

Antes de que llegara el siguiente tiempo, nos obsequiaron un balazo: un ostión servido en un caballito con clamato, salsas y sal. Continuamos la comida con un par de entradas más. Lo siguiente fue un plato de mejillones al vino blanco. Estaban tan ricos los condenados que René y yo terminamos cuchareando la salsa (muy cremosa y deliciosamente sazonada) y pasando pedacitos de pan por los restos de crema y queso del plato hondo.

51563B2F-D9E5-4641-887D-5CE06AA5F447

Mejillones al vino blanco

D577D36E-8353-4C78-96AC-0A1C2829F34D

Tiradito de atún

Seguimos con un tiradito de atún con acentos súper orientales. Las láminas de atún fresco estaban cubiertas en una salsa espesa de soya, pepino y zanahoria en juliana, cebollín, ajonjolí y rodajas de rábano. Si les gustan los sabores agridulces y notas fuertes de sal provenientes de la soya y el pescado, este tiradito es para ustedes. Ren y yo lo disfrutamos, aunque sí tuvimos que ordenar la segunda cerveza para preparar el paladar para el siguiente platillo.

4DAFB915-69BF-4E8C-8A61-75292A5E75B2

En Puerto Clandestino puedes elegir de entre cuatro distintos tipos de aguachiles: verde, rojo, mango, oro negro (todos pueden ser de pescado o camarón), o puedes aventurarte y elegir un Aguacachile. El Aguacachile es distinto al aguachile porque la salsa tiene aguacate, por lo que se vuelve más espesa, además de que también le agregan otros chiles y toques orientales, por lo que el resultado es totalmente diferente, ¡y muy enchiloso! Nosotros pedimos el de camarón y la verdad es que quedamos muy sorprendidos. La salsa estaba muy rica, y con rodajas extra de aguacate, láminas de rábano y trocitos de chile verde, no podíamos dejar de comer (ni de limpiarnos el sudor con una servilleta, ¡qué picante!).

28131B7C-1A5E-4D93-ADA1-7BA2D68D8785

Aguacachile

28E870BD-EAC2-40CB-BDDB-B467AE49F690

Ceviche Trajinera

Seguimos el festín con un ceviche, ¡cómo ir a un lugar de mariscos y no probar el de la casa! Pues la elección estuvo difícil, porque en Puerto Clandestino tienen nueve tradicionales (pescado en trozo, camarón, marlin guisado, pulpo, surimi…) y diez tropicales. ¡Neta son muchísimos de dónde escoger! Los meseros, todos muy amables, nos recomendaron el  Trajinera: pulpo mezclado con chicharrón y carnitas (la orden a $110.00, ¡les digo que está bastante bien de precios!). El ceviche venía con pico de gallo y totopos para comértelo con más gusto. ¡Nos lo comimos de volada!

32AB0CF2-A541-4DC0-9C65-A3F35D19FD69

Casi para finalizar (claro, pedimos también un par de cervezas más), probamos una de las especialidades: el atún en costra de ajonjolí, que va preparado con crocante de espinacas y fresas salteadas al balsámico. La verdad es que las fresas le dan un toque muy distinto al atún tradicional. El pescado estaba muy fresco y además le pusimos gotitas de las salsitas que te ponen al centro de la mesa -todas muy muy ricas-, lo cual nos dejó un gran sabor de boca.

C6AD24DC-56BD-4FC8-BB20-B612AB079D2C

Atún encostrado

De postre degustamos una nieve casera de zarzamora, perfecta para cerrar con broche de oro la abundante y rica comilona.

Alargamos lo más que pudimos nuestra partida, yo tenía que entrar a trabajar, pero estábamos tan a gusto que preferí llegar un poco tarde, por quedarme un rato más ahí con René. Además estábamos a un par de días de nuestra boda civil, y con el día lluvioso, como que estábamos reflexivos y más enamorados (si es que eso es posible, je).

68078E2A-40C2-4E9C-8EF5-0B20046C12DA

Balazo

Disfruté mucho mi comida en Puerto Clandestino, el trato de su personal, la amabilidad de Sergio, que estuvo muy al pendiente de nosotros todo el tiempo. Se me antoja volver pronto con amigos, además está padre que queda a media cuadra de Chapultepec, porque te toca ver todo el movimiento de la gente sobre el solicitado camellón. Además, tiene televisiones, así que puedes ver cualquier partido de futbol, americano o cualquier deporte o juego que en el momento sea de su interés. Los invito a que vayan a probarlo y también disfruten de un rato agradable.

Marisquitos pa’ crudear

Erizo1

¡Buenos días a todos! Hoy les tengo una recomendación buenísima y justo a tiempo, porque la ciudad empieza a despedirse del calor para bienvenir al frío, y el tipo de comida que les voy a sugerir suele antojarse más en tiempo calientes.

Les cuento entonces que la semana pasada visité Erizo – Cocina de mar (Pedro Moreno 1565, cerquitita de Av. Chapultepec). Estaba súper desvelada (por trabajo, no por fiesta, pero eso da igual) y se me antojaban unos mariscos frescos y un cuartito de cerveza. Así que se me ocurrió que hace mucho que no iba a Erizo y que era justo el tipo de restaurante que se me antojaba: tranquilo y relajado; además, los mariscos que ofrece no son demasiado elaborados, pero no por eso menos sabrosos, y agréguenles que tienen un súper plus: ¡son sanos! De hecho el menú consta de cuatro cosas: tostadas, tacos de lechuga, tacos normales (o sea, con tortilla), y cocteles. Y para darles el toque final a los platillos, Erizo te pone siete salsas en la mesa: soya, habanero, mayonesa con chipotle, mango y albahaca picante, aceite de chile rojo, cilantro picante, tamarindo con chipotle… ¡uff!

IMG_5858

IMG_5849

Esta vez pedí una tostada de aguachile de callo de hacha, ¡deliciosa! Sólo prepárense para enchilarse y sentir la acidez del limón. Luego, me comí un taco de pulpo tempura al curry: un taco con tortilla de maíz y pedazos de pulpo capeados en una mezcla de masa con especias asiáticas, col y cebollita morada. Y lo que más me gustó: un taco de lechuga de atún fresco a la thai: el atún laminado y bien marinado en soya y cítricos, coronado con ensalada de col y germinado, jitomate y ajonjolí, le puse arriba un poquito de salsa con chipotle y perfecto para saborear. Por la noche su menú cambia un poquito, pues agregan entradas como chicharrón de pescado, mejillones, calamares fritos y empanadas.

erizo2

 

IMG_5854

Además de mi cuartito de Pacífico pedí un agua de limón con hierbabuena también muy refrescante. También pueden pedir caguamas, distintos tipos de micheladas y cocteles preparados con cerveza, tequila, ron, vodka y whisky. Aprovecho para comentarles que de martes a jueves las cubetas de 10 cuartitos están a $130.00 pesos  y las caguamas a 3×2, por si les sirve el dato, pues.

IMG_5856

Para el postre sugiero que ordenen el más recomendado de la casa, Banofie: un pudín de cajeta y plátano sobre una costra de galletas molidas, todo congelado y adornado con crema batida, un postre muy auténtico, pero casero a la vez.

IMG_5850

La verdad es que Erizo es un lugar perfecto para ir con amigos a tomar una cerveza, para platicar a gusto, ¡para ir a curar la cruda! ¡En serio! El próximo sábado o domingo, que amanezcan con resaca, no duden en ir por un cevichito, un sashimi de atún, un taco de pulpo a la arrabiata y claro, su cubeta de cervezas para quitarse la sed.

IMG_5852

Otra opción es ir entre semana. De hecho, ofrecen un menú ejecutivo que incluye ensalada, guarnición, plato fuerte de pescado (plancha, empanizado o empapelado) y un vaso agua fresca con refill por $75.00 pesos. Así que ya saben, si trabajan por la zona de Chapultepec, Pedro Moreno, la colonia Americana, tienen una opción saludable, rica y fresca para comer antes de volver a la oficina.

IMG_5857

A pesar de ser un lugar chiquito, el aire que circula y las paredes blanca le dan mayor amplitud al espacio. Me gustó mucho que lo encontré muy limpio, lo cual da confianza, porque ya saben que mariscos no hay que comer en cualquier lugar. Los baños también estaban impecables y continuaron la frescura de su concepto con una pared muy cool de rayas blancas y azules. Hasta me tomé una selfie, ¡ja!

Erizo Selfie

Les dejo entonces la recomendación de la mesa para que se animen a probar. ¿Qué otros restaurantes de mariscos me sugieren? ¿Dónde está el mejor aguachile, los mejores tacos de pescado de la ciudad? ¡Pásenme sus recomendaciones! Ya saben que yo los leo a todos y seguirá haciendo mi trabajo para también tengan ustedes sugerencias nuevas que probar.

IMG_5848