Kimono Asian Bowls: healthy, simple and delicious!

Mi obsesión por la comida japonesa es real. Sobre todo por el sushi. Es raro que pase una semana y no me haya dado el gustito de por lo menos un par de niguiris frente a la televisión. También estoy en constante búsqueda de lugares que ofrezcan pescados frescos y de calidad, rollos creativos o por lo menos una propuesta distinta a lo que en Guadalajara estamos acostumbrados.

My obsession for Japanese food is real. Specially for sushi. It’s even weird when a week goes by and I haven’t at least had a couple of nigiris in front of the TV. As a consequence of this addiction, I’m always on the look out for new places in town that offer high quality fish, fresh ingredients, creative rolls or a innovative approach to what we can usually find in Guadalajara. 

Processed with VSCO with s3 preset

Las redes sociales también influyen en mis curiosidades. Y últimamente, los poke bowls son un trend que ha conquistado hasta a quien piensa que lo japonés es sinónimo de minimal, pretencioso e innecesariamente caro. Y es que, ¿qué no ha de gustarnos? Arroz: ¡bueno! Edamame: ¡bueno! Pescado crudo: ¡bueno! Soya y sriracha: ¡bueno! O algo así nos explicaría Joey Tribianni. Dato curioso: aunque nos sorprenda, los Poke Bowl no son japoneses, sino hawaiianos, lo cual los hace un poco más fresh y relajados.

Social media also influences my curiosity. And lately, poke bowls and the like are a trend that has conquered even those who believe sushi to be minimal, pretentious and unnecessarily expensive. But really, what’s not to like about poke bowls? Rice: good! Edamame beans: good! Raw fish: good! Soy and sriracha sauce: good! That’s how Joey Tribianni would explain it! Plus, here goes a fun fact: Poke Bowl are not orginal from Japan, but from Hawaii, which makes them even cooler and fresher!

Processed with VSCO with s3 preset

Así que cuando escuché que en Guadalajara, específicamente en Rubén Darío 1453, esquina con Bogotá, en la zona de Providencia, habían abierto un local con variedad de bowls, supe que tenía que darme una vuelta.

So when I heard the trend had arrived to Guadalajara, more specifically to Ruben Dario 1453, corner with Bogota, in the Providencia neighborhood, I knew I had to try it.

El lugar es pequeñito y casual. Por dentro, unas siete mesas hacen compañía a la barra donde preparan los alimentos y a la caja, donde te toman tu orden y entregan las bebidas. Afuera, unas cuantas mesas más rodean el local y dan vista al vecindario arbolado y alegre.

The place is small and casual. Inside, about seven tables keep the bar where food is prepared and the cashier, where you order your food, company. Outside, a few more wooden tables surround the restaurant and provide a nice view of the tree filled street. 

IMG_7022

¿Qué ordenar?/What to order?

El menú en Kimono Bowls es sencillo pero delicioso. Tienes la opción de pedir un bowl o un sushi burrito, y aunque yo fui porque traía un extraño antojo del burrito, terminé cayendo en la seductora tentación de sus bowls. Pero primero, lo primero.

The menu at Kimono Bows is simple, yet delicious. You have the option to choose an asian bowl or a sushi burrito. In fact, most bowls can be turned into a burrito if you like. I originally thought I’d go for the burrito, but the seductive temptation of the bowls won me over. But first things, first. 

Entradas/Starters

Para empezar tu comida, puedes ordenar unos edamames bien sazonados o unos ricos taquitos de lechuga. Sin embargo, nosotros experimentamos con una ensalada vietnamita que me fascinó. Con fideos chinos (los delgaditos y transparentes) al fondo, zanahoria y col morada ralladas, edamames y chips de plátano, todo marinado con una salsa de cacahuate y cítricos, fue la perfecta antesala a nuestro festín. ¡Se las súper recomiendo!

To begin your meal, well seasoned edamames or some lettuce tacos might be a great choice. However, we experimented with the Vietnamese salad that I drooled over! With Chinese noodles (the super thin, transparent kind) on the bottom, grated carrots and red cabbage, edamame beans, plantain chips and a peanut and soy sauce, this salad was the perfect way to start the feast. 

Processed with VSCO with s3 presetProcessed with VSCO with s3 preset

Platos Fuertes/Entrées 

Para variar, mi acompañante en esta nueva aventura gastronómica fue mi esposo René. Y continuamos nuestra comida con un par de bowls muy sabrosos. Aunque los sushi burritos también se ven deliciosos (de hecho casi todos los bowls los puedes ordenar a manera de burrito), nuestro apetito nos pedía algo más abundante y, en relación precio-cantidad, el bowl resultaba mejor opción.

To change things a bit (not), my partner in this new culinary adventure was my beloved husband, Rene. And we continued our lunch with a couple of tasty bowls. Even though the sushi burritos also looked amazing, our appetite was asking for a more generous portion. 

Processed with VSCO with s3 preset

Todos los bowls llevan una base de arroz blanco, una proteína, verduras, guacamole y una salsa que otorga a cada uno su sello y sabor especial. Atraído por su implacable amor al pulled pork y al BBQ, el Panzón pidió el Costilla Bowl. Éste lleva costilla de cerdo desmenuzada y guisada con una salsa de tamarindo y tequila, guacamole con jengibre, col morada, pepino picado, cilantro y chips de camote.

All the bowls at Kimono (and practically anywhere in the world) have white rice as a base, a protein, veggies, guacamole and a sauce that gives each its own fun and unique flavor. Truthful to his honest love to pulled pork and BBQ, Ren ordered the Costilla Bowl. This bowl comes served with pork marinated in a tamarind and tequila sauce, guac with a tinge of ginger, red cabbage, chopped cucumber, cilantro and some sweet potato chips. 

Processed with VSCO with s3 preset

Por mi parte, me aventuré con una de sus especialidades: el Super Bowl de Spicy Tuna (¡me enloquece el spicy tuna!), que se acompaña con el guacamole de la casa, cebollín y lajitas de rábano.

Faithful to myself, I asked for one of the house’s specialties: the Spicy Tuna Super Bowl. I’m just obsessed with anything spicy tuna! In Kimono, this bowl comes with the house guac, chives and radish slices. 

Processed with VSCO with s3 preset

Aunque no lo parezca, un bowl es suficiente para saciar tu hambre. Lo que me gusta de Kimono Asian Bowls, además de su sabor y propuesta, es que una visita a su restaurante es sinónimo de una comida rica, relajada y uno puede decir que hasta saludable.

I must say, the bowls are bigger than they seem; they will successfully ease your hunger. What I like about Kimono Asian Bowls, besides the flavor, is that a visit to the joint means great, casual and even healthy food. 

Processed with VSCO with s3 preset

En esta ocasión nos saltamos el postre, pero le eché el ojito a unos plátanos congelados cubiertos de chocolate y chispas de colores.

We skipped dessert this time around, but I did eye a chocolate and sprinkle covered frozen banana that I’ll get on my next visit!

Processed with VSCO with s3 preset

Y si vas con amigos o familiares que de plano no tienen afición al sushi, ¡no te preocupes! Porque puerta con puerta los mismos dueños te ofrecen otra excelente opción: ¡pizza! Pero bueno, esa experiencia la guardaré para otra ocasión.

Oh! And extra points: if you visit Kimono Asian Bowls with friends or family members that are just not fond of sushi and the likes, don’t fret! Just next door, the same creators of Kimono offer another great option: pizza! But that is an experience for another occasion…

Processed with VSCO with s3 presetProcessed with VSCO with s3 preset

¡Así que no esperen más! ¡Anímense a probar uno de los deliciosos bowls que Kimono prepara de martes a domingo a partir de las 2:00 de la tarde. ¡Hasta la próxima semana!

So don’t wait any longer and pay Kimono a visit this weekend! Give yourself the pleasure of trying out any the bowls they prepare Tuesdays to Sundays, from 2:00 pm until night. 

La Res Pública: parrilla de barrio

Antes de mudarme de Guadalajara, tenía literal más de dos años cruzando casi diariamente la esquina de Marsella y Vidrio. Trabajaba a media cuadra del mencionado cruce y, aunque solía ver esa esquina repleta de gente cada jueves o sábado y, aunque las humaredas de asado de tira en su punto llegaban hasta mi escritorio, nunca me di la oportunidad de ir a probar.

Before I moved from Guadalajara, I crossed the corner on Marsella and Vidrio almost daily for two years. I worked half a block away from this crossing, and even when I saw lots of movement and people their on the weekends, and even when the smoky aromas of chuck ribs wafted to my desk every evening, I never gave myself a chance to check it out. 

Processed with VSCO with s3 preset

Hasta la semana pasada. Invitada por mis padres a comer para aprovechar los últimos ratitos que nos quedan juntos, el viernes pasado me encontré bajo el techo de lámina que cubre la amplia y desenfadada terraza de la Res Pública. Así como el lugar: espacioso, modesto, sin pretensión, es la cocina de esta “parilla de barrio”. De carácter argentino, la Res Pública ofrece una experiencia auténtica: cortes de calidad, cerveza artesanal, chimichurri sencillo y la ausencia de una salsita martajada, que al final ni te hará falta.

Until last week. Invited by my parents to make the most out of my last days here in Mexico, I found myself under the thin metal roof that covers the spacious, casual terrace of La Res Pública last Friday. And just like the place: roomy, modest, comfortable and unpretentious, you can expect the food. A neighborhood grill. Dedicated to Argentinian cuisine, La Res Pública offers an authentic experience: quality meat cuts, artisanal brews, simple chimichurri and the absence of Mexican salsa, that you won’t even miss!

Processed with VSCO with s3 preset

Bebidas y entradas/Beverages and starters

Para calmarme la sed y revivir de una semana de mucho trabajo, pedí una rusa de agua mineral. Curioso que me trajeron un platito con limones y sal de mar, mi agua Topochico y mi vaso, como diciendo: hágalo usted mismo. Me pareció un poco raro, pero finalmente me agradó la sensación de que me hicieran partícipe de su cocina, de que me dejaran sentirme en casa y me preparara mi rusa a mi muy personal gusto.

To quench my thirst and revive after a hectic week, I ordered a “rusa de agua mineral” (basically gas water with lime and salt). Curiously, the waiter brought me a small plate with slices of lime, coarse salt and a Topochico water, just like saying: do it yourself. I found it a bit odd, but then grew on the idea, feeling like I was being invited to be a part of the kitchen, like I was in my own home and could prepare my drink however it pleased me. 

Processed with VSCO with s3 preset

Si ya de plano quieres olvidarte de la oficina e iniciar el fin de semana, pídete una Stella Artois bien helada o una copa de Lab, un vino tinto portugués.

And if you are ready to forget about the office and truly begin your weekend, order an ice cold Stella Artois or a glass of Lab, a Portuguese red wine. 

Processed with VSCO with s3 preset

Ya con la sed controlada y el alma relajada, es momento de ordenar las entradas. Anímate a ordenar algo diferente, como los pimientos asados, que vienen con aceite de oliva y especies y son perfectos para calentar el paladar. Mi papá también pidió una orden de boquerones. Confieso que yo no soy tan fanática de esta anchoa europea, pero sí le di un par de bocados a uno y no lo encontré tan salado como suelen parecerme. Si son de espíritu aventurero, ordénenlos también.

With my thirst under control and a relaxed soul, time came to order our starters. Be adventurous and try something different! The roasted peppers with olive oil and herbs are perfect to wake up your palate. My dad went ahead and asked for the anchovies. I’ll confess that I’m not a big fan of small, salty fish, but I did try a couple of bites and found them less slimy than usual. If you like risky and bold, order them too!

Processed with VSCO with s2 presetProcessed with VSCO with s2 preset

Dos entradas nunca serán suficientes para satisfacer a cuatro bocas hambrientas. Y la verdad es que hay algo que yo no perdono cuando visito un asador argentino… ¡Las empanadas! Así que seguimos la comilona con una empanada cada quien. La mía, de elote, fue una grata sorpresa: desbordante en granos de elote blanco, poco queso y una masa crujiente y ligera, puedo decir que encontré -¡por fin!- una propuesta creativa a la ya clásica humita. 

Two starters will never be enough for four hungry mouths. And the truth is there is something I always look forward to when in an Argentinian restaurant and couldn’t go without: the empanadas! So we continued the feast with an empanada each. I always go for the classic corn and cheese filling, and the Res Pública’s version was a pleasant surprise! Brimming with white corn, light on the cheese, and a delicate, but super crunchy dough, I can finally say I found a creative take on the typical humita. 

Processed with VSCO with s3 preset

Platos fuertes/Entrées 

Aquí sí que no hay demasiado en qué pensar. Tienen que ordenar un buen corte de carne. Porque aunque hay otras opciones, como la milanesa de berenjena o el fetuccini con albóndigas, en la Res Pública la carne es la especialidad. Acertamos pues con el Bife de Chorizo, término medio.

There is not much to think about when it comes to the main courses. Meat is the way to go. Of course you’ll find other tasty options, like the eggplant milanese and the meatball fetuccini, but at La Res Pública, meat is the house’s specialty. We struck gold with a medium rare Bife de Chorizo (strip loin steak).

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with s3 preset

La carne llegó justo como la esperábamos: de porción generosa y cocción perfecta, acompañada de una guarnición de la clásica ensalada de lechuga, jitomate, cebolla, aceite y vinagre. ¡Un manjar!

The steaks came just as we hoped: generous in size, perfectly cooked, and garnished with a classic lettuce, tomato, onion and vinegar salad. A delight!

Processed with VSCO with s2 preset

Processed with VSCO with s2 presetProcessed with VSCO with s2 preset

Y para acompañar los cortes con un extra, agregamos una orden de espárragos y unas papas fritas a la mesa.

And to complete the spread, we ordered the asparagus and some french fries. Dig in! 

Processed with VSCO with s2 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Postre

Para cerrar el festín (y tristemente regresar a la oficina), optamos por compartir un cheesecake con topping de blueberries. Me fascina cuando los cheesecakes son aterciopelados y livianos, ¡y este no decepcionó! Un espresso y un último traguito de vino, cerraron placenteramente la reunión familiar.

To close the banquet (and sadly go back to the office), we chose to share a cheesecake with blueberry topping. I love it when cheesecakes are velvety and light, and this one did not disappoint! A strong espresso and a last sip of wine finished our lovely family reunion. 

Processed with VSCO with s3 preset

Así que no se esperen más tiempo -como lo hice yo- y vayan este mismo fin de semana a deleitarse con ese sabor de barrio argentino que recrean en la Res Pública. Entre la comida sabrosa y el ambiente animado y casual, estoy segura de que vivirán un rato riquísimo. Y si ya lo conocen, ¡cuéntenme sus experiencias, sus platos favoritos, sus recomendaciones! Ya saben que me emociona leer sus historias y comentarios.

So don’t waste anymore time -like I did- and get yourselves to La Res Pública to enjoy their legitimate Argentinian taste this very weekend! Between the savory food and the lively and relaxed atmosphere, I’m sure you’ll have a delicious time! And if you have been to La Res Pública before, don’t hesitate to share with me your experience, favorite dishes and recommendations! You know how much I love to read your stories and comments!

Processed with VSCO with s2 preset

Recuerden seguirme en mis redes sociales (Facebook e Instagram) y compartir esta entrada si la disfrutaron, ¡siempre es un gusto y una ayuda para mí! ¡Hasta la próxima semana!

Remember to follow me on social media (Facebook and Instagram) and share this post if you found it interesting!

 

Punto y coma: guiño de Sonora en la ciudad

IMG_9884

Cuando escuchamos “restaurante de mariscos”, ¿qué es lo primero que viene a la mente? ¿Tostadas de ceviche? ¿Aguachile? ¿Coronitas? Pareciera que estamos acostumbrados a catalogar todos los establecimientos de mar en estos platillos típicos y nos olvidamos de que la creatividad humana ha hecho aún más variada y extensa la profundidad de los océanos.

IMG_9881IMG_9885

Ayer, Punto y Coma, en avenida Providencia 2889, me refrescó el paladar. Con una carta extensísima, donde el ceviche y el aguachile no son los protagonistas, disfruté una comida fuera de lo que cualquiera de los más de 50 restaurantes de tan cotizada calle podría otorgar. Y es que aquí, los mariscos son más estilo sonorense, que siempre suelen estar acompañados de un guiño oriental.

IMG_9879IMG_9880

Además, me sorprendió lo agradable del lugar: con paredes grises con guiños náuticos, mesas de madera, arena y conchas debajo de la escalera y una barra llena de licores y botellas, el ambiente está puesto para una tarde de satisfacción.

IMG_9882

El personal fue extremadamente atento, no teníamos dos minutos sentados cuando ya nos ofrecían (fui con mis padres) una bebida y algo para picar. Sin embargo, la carta es tan amplia que sí tuvimos que tomarnos varios minutos para elegir los primeros platos. A sugerencia de una de las meseras, comenzamos con una torre de atún, camarón y guacamole, y a sugerencia de uno de los socios, ordenamos también una docena de ostiones variados para cucar un poco la boca.

IMG_9868

La verdad me sorprendió el oyster bar de Punto y coma, y entre más de 15 preparaciones distintas, escogimos cuatro: Renata (frescos con un toque de aceite de oliva y un gajo de toronja), Alba (con una salsa especial y un toque de miel, ¡me fascinaron!), Asturias (fritos, con salsa tártara y hueva de pescado) y Premiere (con callo de hacha y camarón crudo, clamato, cebolla y chile verde). Otra opción fresca es pedir balazos: shots de ostión con distintas salsas y sabores, ¡muy sabrosos!

IMG_9866IMG_9875

IMG_9869

Una vez que devoramos nuestras entradas al centro, continuamos con antojitos y platos fuertes. Confieso que fue difícil elegir, porque el menú es tan amplio y tiene propuestas tan diferentes a la de una marisquería tradicional, ¡que todo se me antojaba! Las tostadas con callo, camarón y pulpo, los taquitos volteados de camarón con queso añejo encostrado y salsas cítricas y japonesas, los chiles güeros rellenos de mariscos, los filetes de robalo con sabores agridulces… Finalmente yo pedí una tostada de salmón y cebolla frita, y es que ahorita la tostada de atún la encuentras en tostadas parte, pero de salmón, no me había tocado por lo menos a mí. Llegó muy abundante, con un salmón deliciosamente sazonado y de textura suave, un acierto sin duda, porque además el aguacate y el tajín resaltaban aún más los sabores.

IMG_9862IMG_9874

En la mesa también desfilaron un taquito de Pulpo Mandilón (con pulpo tierno, tortilla de maíz, queso gratinado, ajillo y cebolla caramelizada), un filete de pescado Península (una lonja de dorado sobre una cama de papas fileteadas y doradas, y adornada con chile guajillo), y, bajo insistencia del mesero, una pork chop al durazno (un rib eye de puerco con una salsita agridulce, sobre un puré de papa que no tenía madre).

IMG_9887IMG_9871IMG_9870

Comimos los tres muy a gusto, la verdad: todos los platos fueron vastos, las cervezas llegaron heladas y nos hicieron sentir súper bien atendidos y bienvenidos. El lugar es relativamente nuevo y tiene una ubicación inmejorable en la avenida Providencia, así que no hay excusas para no darse una vuelta para probar y conocer. Además, para mí fue un plus sentarme en una mesa en la planta alta, porque tenía una vista diferente y muy linda de esa avenida que con tanta frecuencia recorro.

IMG_9873IMG_9867

Ya para terminar la tarde, no podía faltar el postre y el café. Yo pedí mi americano y cuando vi la bandeja llena pasteles y coyotas, no pude resistirme al de chocolate, que más parecía pudín que pay y que es algo positivo porque a mí me encanta el pudín, ¡jaja!

IMG_9876IMG_9877IMG_9886

Ahora que el calor comienza a aletargarnos a todos en Guadalajara, los mariscos son una opción perfecta para combatirlo y mantenernos frescos, hidratados y de buen humor. Así que aprovecha este fin de semana y descubre un tu platillo favorito de Punto y Coma, tómate unas chelas con tus amigos, un carajillo con tus amigas, o hasta una piña colada con tu mamá. Estoy segura de que vas a pasar un buen rato.

Loló: pedacito de cielo en Andares

1E468E8B-4963-4491-8E4F-FD7E8FEA447E

Pareciera que en estas épocas decembrinas nuestro destino es estar o en posadas o enclaustrados en centros comerciales buscando todos los regalos y outfits navideños. Y yo no sé ustedes, pero en este mes que parece que la vida toma un acelere tremebundo, no es raro que termine comiendo siempre sándwiches preparados a las carreras o tacos de la esquina cada tercer día. Por eso, aunque no sea mi predilección comer en restaurantes dentro de plazas o malls, hay algunos sitios que no sólo amainan el agobio de estar entre un gentío que compra como loco (la verdad es que yo estoy incluida en ese colectivo), sino que lo vuelven antojable y hasta disfrutable, pues te permiten escaparte un rato -en el mismo inmueble- para comer delicioso y tomar un par de copas antes de volver al ajetreo.

BB65A66E-554B-423D-A741-58F3470BA089

No les voy a mentir, pero lo usual para mí es que cuando quiero comprar un regalo y necesito ir a un lugar cerquita y que concentre muchas opciones, sin pensármelo dos veces voy a Andares. Y sí, tienen toda la razón: ir a Andares puede ser una odisea en estas fechas: ¡el tumulto, la locura, las filas, el estacionamiento! Pero tienen también muchas tiendas con opciones coquetas para regalos. Así que es natural que en las jornadas extensas de compras y probadores busque opciones para comer o cenar ahí mismo. ¡Y por suerte las hay! Puedes encontrar, por ejemplo, un par de restaurantes de los que ya he escrito: La Docena, La Pastería, ¡hasta un Le Garraf!, pero del que hoy quiero hablarles es de uno que acerca un pedacito de mi lugar favorito a mi casa y a mi plaza favorita de la ciudad: Loló.

35503915-4AAB-4675-8B2B-D27E9E78F791

Aunque nunca he reseñado a Anita Li o a la i Latina en Ojos Mexicanos, estoy segura de que más de alguno de ustedes sabe que el primero es mi restaurante favorito de Guadalajara. ¡Ah, pues los creadores de estos dos emblemáticos restaurantes de la ciudad crearon Loló! Realmente, ya existía un Loló en San Francisco, pero ahora, el chef Jorge Martínez y su esposa Lorena Zertuche (Loló) lo trajeron a conquistar la ciudad desde Paseo Andares.

Empecemos con el ambiente

Fiel a sus hermanos i Latina y Anita Li, Loló mantiene un estilo alegre, colorido, divertido y kitsch (todo gracias a las mezclas de texturas, colores, y materiales que Zertuche inventa y plasma). Con lámaparas de botellas de 7up de vidrio colgando sobre la barra, los tradicionales puerquitos de cerámica negra, zapatos de plástico incrustados en los pilares, y paredes en colores rosa, rojo y verde, Loló te aparta del ambiente del centro comercial y te da la bienvenida a un lugar fresco, juvenil, mexicano, moderno y divertido.

B7B50399-97EB-4A18-BDC0-2301DFE37A03

878A2DD9-EFF8-4C18-9A48-960DED793C95

Los drinks

A mí, Loló y sus hermanos mayores siempre me antojan sentarme en la barra y pedir unos drinks para comenzar. Con nombres de cartitas de lotería, hay una gran variedad para elegir. La garza, por ejemplo, es un delicioso coctel con ginebra, campari, toronja y cítricos. Uno que me encanta es El Venado: con mezcal blanco, jugo de piña, horchata de almendra y licor de durazno. Lo que me fascina es que todos los tragos son muy diferentes a lo que sueles encontrar en otros bares o restaurantes, son perfectos para pasar un miércoles o viernes con los amigos, tu familia o la pareja. Prueba todos las bebidas del menú: El Pájaro, La Estrella, La Sandía, El Diablito, ¡y lotería de sabor!

AA1B53E4-6D2D-4456-838C-1B5CEA89B573

IMG_4113

Las entradas

Cuando yo voy en plan de tomarme unos drinks, disfruto muchísimo de pedir puros platos al centro, y las entradas en Loló son perfectas para esta dinámica. El aguachiles arabesque y los taquitos coreanos son un must. Los taquitos se preparan con una salsa coreana y los sirven con mousse de aguacate y fruta en vinagre, ¡no tiene madre! Por otra parte, el aguachile es más lechoso que acuoso, ¡riquísimo! Otra entrada buenísima, y que sólo encuentras en Loló es la orden de sopes a la bbq con mezcal, ¡buenísimos!

B844DA35-73CE-46C1-8A97-71CA7C661EF3

Aguachile Arabesque

E2EDF5AD-1FE2-44FF-A592-7DCC6A8825D3

Taquitos coreanos, taquitos tropicales y tartar de atún

Para algo más vegetal no se pueden perder la ensalada Loló (capas delgadas de betabel -¡amo el betabel!- rostizado, con mousse de quesos, con hojas baby, pistaches y aderezo de balsámico y aceite de cebollín. O quizá quieran probar los vegetales (calabazas, portobello, pimientos, camote) asados que son riquísimos y muy light.

7EEF020F-746C-437E-8507-5510E4A66589

Verduras asadas

B3E0D63D-4A2D-4263-94B4-6C7AF8068C8A

Sopes BBQ-Mezcal

IMG_3066

Taquitos tropicales

3BF5F35D-1F57-4B45-AF98-FC8D812728F6

Tacones de atún

Si quieren algo más clásico siempre pueden pedir sus taquitos tropicales o los tacones de atún, ¡nunca fallan!

Los fuertes

El otro día pedí el salmón enchilado con pasta oriental y la verdad está para chuparse los dedos. Si les gustan los platillos picositos, no duden en pedirlo. Las costillitas Baby Back Rib Chifa también son sabrosas, además de que están muy tiernitas. El Pollo Kum Yom, con aceite de ajonjolí y cacahuate, servido sobre fideos bañados en leche de coco y salsa del lima, es otra gran opción que combina los sabores orientales característicos de i Latina y Anita Li. ¡Otro favorito es el Atún Loló! Sea lo que sea que pidan, seguro estará delicioso y querrán compartirlo con el resto de la mesa, mientras continúan brindando ahora con vino tinto.

IMG_3706

Atún enchilado

08F4298C-9C29-4943-8752-7318B2EC5392

Aguachile Arabesque

BDE09DED-2744-4124-95BA-7CF6444BAAE6

Vacío Porcini

40DA448B-0FF6-4A9E-8C57-1D6F7A9CD0FD

Baby Back Rib Chifa

Los postres

La creatividad y la innovación de Loló se impregna a cada una de las áreas del menú, y esto incluye los postres. Aquí no encontrarás el típico pastel de chocolate o de tres leches. No, en Loló tienes opciones más originales y sabrosas como el crème brulée Miguelito, que se sirve con cajeta, helado y coulis de guayaba, ¡espectacular! También puedes probar unos duraznos al bourbon o irte por un clásico de i Latina (¡mi favorito de todos!), el Crocante de Cajeta: pan deshidratado, helado de vainilla, cajeta, queso crema (le da un toque, ¡uf!), nuez caramelizada, frutos rojos y salsa de vainilla. ¡Uno no será suficiente, lo aseguro!

AED38473-CD2F-48C9-AADD-14DA9D5CFD97

Creme Brulee Miguelito

177DFB4E-72EA-42DB-A3AD-849E5F5A786B

Crocante de cajeta

Termina todo con un carajillo o un café espresso, y te aseguro que te sentirás ya tan satisfecho y pleno que habrás olvidado que estás en medio de un centro comercial, atorado en las compras navideñas. Así que o una de dos: o volverás feliz a tu shopping pendiente, o de plano pedirás otro drink y alargarás la velada con los amigos ahí mismo.

DEED5ED4-8927-4000-8C7A-FE5DF170215D

Carajillos

 ¿A poco no se te antojó? Mi consejo es que no dudes y visites Loló pronto, eso sí, marca para hacer reservación o llega con tiempo, ¡porque se llena! Yo después de escribir esto estoy levantando el teléfono para apartar mi lugar este fin de semana, ¡quiero salivar!

Nuevo tributo a Dainzú – comida oaxaqueña para todo bien y todo mal

B5668D5C-386E-4837-B3A6-E6B8FD441129

Hoy iba a escribir sobre un restaurante que he frecuentado mucho últimamente por su cercanía, sabor y buen ambiente. Pero la verdad es que ayer estaba teniendo un día súper complicado, lleno de imprevistos, estrés y pendientes interminables (todos tenemos días, semanas, ¡meses! así) y cuando mi mamá me dijo que quería ir a comer a Dainzú y cuando en efecto fuimos y me senté a la mesa y cuando tomé el primer trago de mi agua de horchata, y cuando luego me sirvieron mi crema de frijoles y la devoré, me percaté que mi día de pronto había mejorado. Ese bienestar que Dainzú logró darme en un día de sumo estrés me convenció de escribir otra vez sobre esta joyita (Providencia 2920).

91F4D5C4-7D57-4B43-9992-EA93A8AA01AE

Sí, ya había escrito sobre este paraíso de comida oaxaqueña -quizá lo recuerden o no- y, un año después, mi opinión se sostiene (o en realidad muchos años después de aquella mi primera visita): Dainzú no sirve más que manjares y lo hace de una manera espléndida, vasta, abundante y lo hace dentro de un ambiente lleno de cariño, dedicación, creatividad y amor.

07D0D98A-6D2E-4F19-B5DA-1893FCAD0E8B

¿Por qué digo creatividad? Porque en Dainzú siempre hay algo nuevo. Pablo, la mente creadora y artística detrás del concepto y la cocina, además de un gran amigo, siempre tiene un proyecto y una idea nueva, además de todas las ganas y habilidades para llevarla a cabo. Este año impulsó en su restaurante muestras gastronómicas de Michoacán; en julio un especial oaxaqueño por la Guelaguetza, un recorrido septembrino por Tlaxcala, Puebla, Colima, Yucatán y Veracruz; en octubre, por el 50 aniversario de las Fiestas de Octubre, exploró Jalisco, y ahorita puedes ir a probar alguna delicia inspirada y basada en recetas tradicionales chiapanecas.

28EBEA58-3269-4892-896B-2DD330CE6D85

Y los especiales culinarios no son las únicas sorpresas. ¡La decoración siempre es una fiesta distinta! ¡Un deleite! Pablo se sentó a la mesa con mi mamá, mi hermana y conmigo, y mientras comíamos nuestras sopas de frijol picositas, con queso, pollo y totopos bien crujientes, nos platicaba su proyecto para el árbol de Navidad de este año: ya preparado para su montaje, el árbol de lámina estaba cubierto de un papel lleno de centellas, y modelaba series de luces que prendían y apagaban. Debajo de la mesa, Pablo sacó una caja y nos enseñó el toque final: ¡el árbol artesanal llevará más de 150 corazones de aluminio repujado que él mismo hizo! ¡Sí, él mismo! Ese es el nivel de cariño y dedicación que tienen en Dainzú, porque además Pablo lo contagia y todos los meseros y cocineros más parecen su familia y sus amigos que sus empleados, además de que a todos los comensales los tratan con la misma familiaridad.

2446001E-CE14-48FC-B87D-93EDA847FF27

0384E453-81CA-48C4-B675-9B7D5462A7D6

Mientras Pablo seguía platicándonos los detalles de la decoración navideña para este 2015, llegaron nuestros platos fuertes. Mi mamá y yo aprovechamos la promoción, tipo buffet, que están ofertando: por 150 pesos podrás comer una taza de sopa del día, pasar a la amplísima barra de ensaladas, elegir un plato fuerte (a la promoción entran desde enfrijoladas, hasta chiles en nogada y camarones al mango), y tomar un café. ¡Es una ganga! Porque además les insisto, los platos se sirven de manera muy muy generosa.

DEF8A072-7CA4-410E-A236-9E2B858640DD

Yo ayer pedí enchiladas con mole negro. Vienen tres enchiladas de queso cubiertas en un mole riquísimo, con lechuga, crema y más quesito para adornar, y aun lado un filete de carne (¡les digo que es abundante!), al que le puse salsa roja para comérmelo con mayor alegría. ¡Exquisito todo!

EF1BEE65-700E-4B15-B947-76237335CE68

Mi mamá pidió su tradicional chile en nogada, ¡no los perdona! Y quiero decirles algo, me he dado a la tarea de probar chiles en nogada en muchos lugares diferentes, pero ningún local o restaurante de la ciudad prepara este manjar como se hace en Dainzú. ¡Háganse un favor y no se lo pierdan!

B6B2B24C-2ED9-4A72-B0DA-F1A66491993F

Por otra parte, mi hermana pidió unas picaditas con asiento: cuatro sopecitos con frijoles, queso, carnita adobada y aguacate que son perfectas para compartir o para cuando no tienes demasiada hambre.

2BFE6647-D786-4E23-B4B8-4923DDB64BD2

Cerramos la comida (y casi fue motivo para desabotonarnos el pantalón), con una rebanada de flan de calabaza con un espejo de rompope y cada quien su café grande.

Nos despedimos de Pablo con un fuerte abrazo y con una última mirada al árbol de Navidad. Salí de ahí con fuerza renovada, con la sensación de que el día había mejorado y que estaba lista para terminar los pendientes y vencer todos los obstáculos que se sumaran a los contratiempos del día.

42E9C32B-3E6D-4DAA-A999-08E511D48E62

Como hace un año o más, los vuelvo a invitar a que visiten Dainzú, y a que lo hagan con frecuencia para que descubran más sabores no sólo de Oaxaca, sino del país. Además de comer delicioso, siempre encontrarán elementos distintos -aunque siempre súper artesanales y mexicanos- en su decoración, y sonrisas y alegrías de Pablo y su equipo de trabajo.

¡Buen provecho! ¡Disfruten su fin de semana!

¡Lee mi anterior reseña de Dainzú aquí!