Puerto Clandestino: ostiones, ceviches, aguachiles y cerveza

5C52BD76-D6A0-4DDE-8F94-A0EE81375DAA

El otro día recibí una invitación para comer en Puerto Clandestino. La verdad es que cada vez más recibo invitaciones y propuestas para ir a conocer restaurantes y locales, y con la idea de que no puedo hablar de lo que no conozco y de que siempre es divertido conocer nuevos lugares, siempre acepto las invitaciones. Pero eso sí, sólo escribo de las que realmente me gustan o se me antojan diferentes e innovadoras. Es parte de mi política de credibilidad, sostengo.

Les platico entonces que quedé contenta con Puerto Clandestino. Se me hizo un lugar perfecto para ir a tomarte una cerveza y un aguachile muy sabroso cualquier día de la semana, pero sobre todo en viernes, para que puedas extender la comida sin necesidad de regresar a trabajar. Ubicado en Pedro Moreno 1550, el local es pequeño, como un pasillo envuelto en madera y cachivaches que recuerdan al mar y a sus embarcaciones. Las luces son bajitas, lo que aumenta el ambiente acogedor del restaurante.

6EA6FB99-663A-40F4-9A62-5BC2257C526E

La terraza

80392103-98EC-428D-90BD-26CBFBA0876A

Fui con René y nos sentamos en la terraza. Llovía. Luego luego se acercó un mesero joven a atendernos, pedimos un par de cervezas y nos acercaron el menú. Lo hojeamos y se nos antojaron muchas cosas, ¡además tienen una gran variedad de platillos! Personalmente, me hecho muy fanática de los ostiones, así que en cuanto vi las diferentes preparaciones que ofrecían supe que teníamos que ordenar unos. Así pues, nos sirvieron una docena de ostiones entre frescos y a las brasas. Probamos los Bloody Mary (como el coctel tradicional), los de aderezo de soya y jengibre aridulce, al aire de cilantro y limón (muy frescos y aciditos), chimichurri (muy, pero muy recomendables, quizá los favoritos de la tarde), los rockefeller, y los zarandeados (picositos, y otros de los preferidos del día). Con nuestra cerveza, los ostiones nos abrieron el apetito y la curiosidad por saber qué más probaríamos. Además, la verdad es que pagar entre 120 y 160 pesos -dependiendo de la preparación que elijan- por una docena de ostiones se me hace un precio espectacular.

C1354E86-C284-450D-9FCF-2FEBBC3B9F70

Variedad de ostiones

9A9C5378-E378-4177-B123-4D5F1782C25A

Antes de que llegara el siguiente tiempo, nos obsequiaron un balazo: un ostión servido en un caballito con clamato, salsas y sal. Continuamos la comida con un par de entradas más. Lo siguiente fue un plato de mejillones al vino blanco. Estaban tan ricos los condenados que René y yo terminamos cuchareando la salsa (muy cremosa y deliciosamente sazonada) y pasando pedacitos de pan por los restos de crema y queso del plato hondo.

51563B2F-D9E5-4641-887D-5CE06AA5F447

Mejillones al vino blanco

D577D36E-8353-4C78-96AC-0A1C2829F34D

Tiradito de atún

Seguimos con un tiradito de atún con acentos súper orientales. Las láminas de atún fresco estaban cubiertas en una salsa espesa de soya, pepino y zanahoria en juliana, cebollín, ajonjolí y rodajas de rábano. Si les gustan los sabores agridulces y notas fuertes de sal provenientes de la soya y el pescado, este tiradito es para ustedes. Ren y yo lo disfrutamos, aunque sí tuvimos que ordenar la segunda cerveza para preparar el paladar para el siguiente platillo.

4DAFB915-69BF-4E8C-8A61-75292A5E75B2

En Puerto Clandestino puedes elegir de entre cuatro distintos tipos de aguachiles: verde, rojo, mango, oro negro (todos pueden ser de pescado o camarón), o puedes aventurarte y elegir un Aguacachile. El Aguacachile es distinto al aguachile porque la salsa tiene aguacate, por lo que se vuelve más espesa, además de que también le agregan otros chiles y toques orientales, por lo que el resultado es totalmente diferente, ¡y muy enchiloso! Nosotros pedimos el de camarón y la verdad es que quedamos muy sorprendidos. La salsa estaba muy rica, y con rodajas extra de aguacate, láminas de rábano y trocitos de chile verde, no podíamos dejar de comer (ni de limpiarnos el sudor con una servilleta, ¡qué picante!).

28131B7C-1A5E-4D93-ADA1-7BA2D68D8785

Aguacachile

28E870BD-EAC2-40CB-BDDB-B467AE49F690

Ceviche Trajinera

Seguimos el festín con un ceviche, ¡cómo ir a un lugar de mariscos y no probar el de la casa! Pues la elección estuvo difícil, porque en Puerto Clandestino tienen nueve tradicionales (pescado en trozo, camarón, marlin guisado, pulpo, surimi…) y diez tropicales. ¡Neta son muchísimos de dónde escoger! Los meseros, todos muy amables, nos recomendaron el  Trajinera: pulpo mezclado con chicharrón y carnitas (la orden a $110.00, ¡les digo que está bastante bien de precios!). El ceviche venía con pico de gallo y totopos para comértelo con más gusto. ¡Nos lo comimos de volada!

32AB0CF2-A541-4DC0-9C65-A3F35D19FD69

Casi para finalizar (claro, pedimos también un par de cervezas más), probamos una de las especialidades: el atún en costra de ajonjolí, que va preparado con crocante de espinacas y fresas salteadas al balsámico. La verdad es que las fresas le dan un toque muy distinto al atún tradicional. El pescado estaba muy fresco y además le pusimos gotitas de las salsitas que te ponen al centro de la mesa -todas muy muy ricas-, lo cual nos dejó un gran sabor de boca.

C6AD24DC-56BD-4FC8-BB20-B612AB079D2C

Atún encostrado

De postre degustamos una nieve casera de zarzamora, perfecta para cerrar con broche de oro la abundante y rica comilona.

Alargamos lo más que pudimos nuestra partida, yo tenía que entrar a trabajar, pero estábamos tan a gusto que preferí llegar un poco tarde, por quedarme un rato más ahí con René. Además estábamos a un par de días de nuestra boda civil, y con el día lluvioso, como que estábamos reflexivos y más enamorados (si es que eso es posible, je).

68078E2A-40C2-4E9C-8EF5-0B20046C12DA

Balazo

Disfruté mucho mi comida en Puerto Clandestino, el trato de su personal, la amabilidad de Sergio, que estuvo muy al pendiente de nosotros todo el tiempo. Se me antoja volver pronto con amigos, además está padre que queda a media cuadra de Chapultepec, porque te toca ver todo el movimiento de la gente sobre el solicitado camellón. Además, tiene televisiones, así que puedes ver cualquier partido de futbol, americano o cualquier deporte o juego que en el momento sea de su interés. Los invito a que vayan a probarlo y también disfruten de un rato agradable.

Uncle Beef: el gran sabor de un clásico diner americano

Estoy muy contenta porque hoy les tengo no sólo una entrada al blog, sino que también una sorpresa. Pero para enterarse tendrán que terminar de leer el post completo.

UB1

Les platico que a veces me pasa que estoy tan concentrada en buscar nuevas propuestas, nuevos sabores, nuevos restaurantes que me impacten con su creatividad e ingenio culinario, que me olvido de que en muchas ocasiones lo clásico, lo sencillo y lo original nunca pierde su valor o, incluso, su sorpresa. Les doy un ejemplo, cuando como cerca de la oficina me gusta ir a tomar unas aguas frescas que siempre preparan con combinaciones exóticas: papaya-fresa, naranja-jengibre, pepino con menta… Y sucede que estoy tan acostumbrada a buscar este tipo de mezclas y sabores que se me olvida que un agua de limón bien fresca y con muchos hielos es una delicia del cielo. O que un agua de lima muy fría es de mis favoritas. ¿No les sucede lo mismo?

Pues algo similar me pasa con las hamburguesas. Ya en más de alguna ocasión les he dicho que no soy muy hamburguesera, a ver, no soy muy carnívora tampoco. Pero el pasado martes visité un lugar, en el que la hamburguesa vegetariana fue lo último que se me ocurrió pedir, es más, ni mi hamburguesa de portobello o pescado extrañé. ¡Imagínense qué deliciosas estaban!

UB2

UB3

Les hablo de Uncle Beef: burgers and shakes. Ubicado en avenida Terranova 1446 (entre Pablo Neruda y Buenos Aires), en el segundo nivel (justo arriba de Cirila Boutique), Uncle Beef entrega la mezcla perfecta entre una hamburguesería americana de los 50s y las paredes de concreto y letreros de neón de la época actual. El piso a cuadros negros con blanco, las butacas de madera y plástico, la barra para ordenar la comida con el menú desplegado en la parte superior, las licuadoras vintage, y las cajas de galletas Oreo, los Milky Ways, el jarabe Hershey’s y los botes de ketchup Heinz expuestos sobre las repisas recrean ese diner gringo que despierta la nostalgia y las ganas de una clásica cheeseburger.

UB4

UB5

Y eso es lo que te ofrecen en Uncle Beef: una hamburguesa sin pretensiones. Una hecha con ingredientes frescos y carne muy sabrosa en un lugar donde puedes ir con tu familia, tus amigos, tu pareja, tus hijos y pasarla a gusto, sin compromisos y en shorts y chanclas si es como más se te antoja. Además, el lugar tiene un par de televisiones, que siempre son ganancia si buscas un lugar donde ver tu partido de futbol.

UB6

UB7

Pero acerca de lo más importante: la comida. Muy acorde a la filosofía y concepto del restaurante, el menú es sencillo, pero muy delicioso. De cajón, Uncle Beef oferta ocho hamburguesas distintas. Si lo tuyo es lo más clásico te recomiendo pedir la Classic Bacon Cheeseburger, que lleva lechuga, tomate, cebolla morada, queso cheddar, tocino y una salsita de la casa. ¡Realmente no tiene abuela! El pan es redondo, suave y fresco; el queso va bien derretido entre los ingredientes; la carne, de primera calidad, y el tocino -y vaya que yo casi no como tocino- cruje y sazona cada bocado.

UB8

Si eres más aventado y buscas una variación a la clásica cheeseburger, te recomeindo pedir la Jalapeño Suizo, que además de todos los aditamentos que lleva cualquier otra de las burgers, tiene cebolla caramelizada y una Mayonesa Bacon Especial, un aderezo hecho de chiles jalapeños y aguacate.

UB9

Yo quise aventurarme a saborear la propia esencia del diner americano y me fui por la Sunny Side, una hamburguesa que sobre la carne molida y el queso cheddar lleva un hermoso huevo estrellado y unos hilos de miel de maple. Pum. En un segundo revives y recreas el desayuno de huevos estrellados, tocino y hot cakes de tu último viaje a San Antonio. ¡Exquisita!

UB10

UB11

UB12

Todas las hamburguesas incluyen una orden de fries. Aunque por $10 pesos más puedes cambiar esa orden de papas normales a unas riquísimas Papas Parmesanas (con queso, ajo y perejil) o unas Papas Uncle Beef (con queso cheddar y salsa Uncle Beef). Yo probé las fries clásicas y las parmesanas, y déjenme decirles que vale la pena que las pidan. También pueden complementar su burger con aros de cebolla y, lo más padre, puedes agregarle los ingredientes extras que quieras, ¡gratis! A lo mejor a ti te gusta comer tu hamburguesa con pepinillossalsa BBQ, mostaza o cebolla caramelizada, ¡hasta una carne extra puedes pedir y hacerla doble!  El chiste es que te comas tu hamburguesa como a ti más te guste, así que no dudes en pedir todos los adornos que necesites, Uncle Beef es tan flexible como lo puede ser un In n’ Out en California.

UB13

Y ahora, mi parte favorita, sí, hay algo que supera esa irreal hamburguesa con huevo: ¡las malteadas! Yo no sé si es mi niña interior que siempre fue débil ante una malteada de chocolate, o si simplemente sucede que las malteadas son el complemento (o postre) perfecto en una comida americana, pero yo no me pude resistir a probar una en Uncle Beef. Y, ¿les digo qué? ¡Están para morirse! Puedes pedir la clásica de vainilla, o la de fresa o la de chocolate o la de oreo, pero sus especialidades son la Milky Way y la de Peanut Butter. Sólo imagínense: le das un traguito y no sólo la nieve resbala por tu garganta, sino también los trocitos congelados del chocolate con caramelo y turrón. ¡Uff! ¡Ya quiero ir por otra, de verdad!

UB14

La verdad es que me llevé una sorpresa muy grata en Uncle Beef, y quiero que se den la oportunidad de volver a esa tradicional hamburguesería y se den el gusto de una cheeseburger y una malteada llena de sabor. Lleven a sus amigos o a sus familias, ¡les aseguro que les va a encantar! Eso sí, debo decir que está en la parte superior y sólo puedes accesar subiendo las escaleras, para que tomen eso en consideración. También me comentaron que pronto instalarán un par de aires acondicionados, que aunque no se siente un calor intenso dentro del lugar, aseguran que será una manera de hacer su espacio aún más agradable para los comensales.

UB15

¿Cómo ven? ¿Se animan a ir y probar este delicioso lugar? Para que no lo duden ni un segundo -ahí les va la sorpresa- voy a regalar tres cortesías a las primeras tres personas que entren a mi página de Facebook y compartan (desde la misma página) este post en su muro y en el de alguno de sus amigos. Una vez que lo hayan hecho etiquétenme y digan, “listo” y yo les escribiré para que nos organicemos y les pueda entregar sus cortesías. ¡Córranle! ¡No se van a arrepentir!

Besos y abrazos siempre,

M.

UB16